SIN ZONA DE CONFORT

Lo sé, hace muchísimo que no actualizo, pero digamos que he estado un poco...liada. En muy poco tiempo, mi vida se ha dado la vuelta, y ahora mismo, puedo decir que no soy la de hace unos meses, imposible serlo.
En apenas seis meses: he cambiado de trabajo, localidad, casa y estado civil, y todo así, sin casi respirar. Además he perdido a uno de mis mejores amigos y he pasado una serie de historias, que si bien me harán aprender y crecer como persona, eso es seguro, también me han hecho de alguna manera tocar fondo un poco.
Lo bueno de tocar fondo, es que sólo puedes ir hacia arriba.
Así que, podríamos decir, que en este momento mi zona de confort es inexistente. Supongo que todos sabéis lo que es la zona de confort, ese lugar donde todos nos sentimos seguros y cómodos, una relación, una zona de residencia, unas rutinas adquiridas. Yo con todos estos cambios, me he quedado fuera de lo que hasta hace muy poco era mi zona de confort. Afortunadamente nunca me dieron miedo los cambios.
Una vez leí, que todo lo extraordinario sucede fuera de la zona de confort, así que espero que en breve empiecen a pasarme cosas increíbles, no sé, que venga a verme la reina de Inglaterra o que conozca a Miguel Ángel Silvestre y vivamos una tórrida pasión, algo así.
Como habréis podido comprobar, el sentido del humor, pese a todo, no lo he perdido. Es más, si alguna vez lo pierdo, os pido que me matéis, que estaré sufriendo.
Muchos de los que me leéis hace años, os preguntaréis qué ha pasado, el porqué de tantos cambios. Bueno, ha pasado la vida, sin más (y sin menos). Y es que la vida tiende a ser complicada y no siempre es fácil terminar en el punto en el que empezaste, de hecho, suele ser raro hacerlo. Creo firmemente en esa cita que dice "el cambio es lo único constante" O en esa otra de "renovarse o morir"
Así que, aquí estoy. Viviendo sola, en un piso precioso que me encanta y en el que estoy muy bien, en un trabajo que me da la vida, y abierta al mundo y a lo que venga.
Y no puedo terminar esta entrada, sin mencionar a las personas que están ahí en todo este cambio, a esas personas sin las que no sé que hubiera hecho estos meses, esas que me han brindado apoyo constante. Mis padres evidentemente, porque sin ellos NADA. Mis sobrinos porque me dan todo con cada sonrisa. Mi hermano y cuñada. Mis niñas de Murcia os adoro. Mis compañeros de trabajo que no pueden ser mejores y más bonitos. Mi ex compañero de vida, que siempre seguirá en ella y sigue dándome la mano. Mi Sister.  Mis niñas, esas del grupo de whatsapp, que aún en la distancia están. La persona que me regaló la canción Breath me de la cantante Sia, que siempre irá en mi corazón y en mi piel.
Y especialmente esta entrada va para ti Luis, porque estás siempre, porque me haces reír hasta cuando parece imposible y porque te la mereces.
GRACIAS INFINITAS A TODOS

Comentarios

  1. Argggg por qué no me metéis a mí en el grupo de guasap?

    ResponderEliminar
  2. la zona de confort, quizá está injustamente denostada. en esa zona es fácil estar, pero no ha sido fácil encontrarla o crearla. si las circunstancias de la vida te hacen salir de la zona de confort, pues intentas sacar algo positivo a partir de ahí, eso sí.
    te admiro, siempre eres positiva. todo lo que publicas transmite buenas sensaciones. me encantan tus historias de instagram en las que sales en primer plano hablando. ;)
    besotes!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ESTE AÑO HE APRENDIDO

LO QUE ESTE AÑO HE APRENDIDO

#LAVIDAMEPONE