ADICTA

Soy adicta a las sonrisas, a esas que salen naturales, sin forzar. Soy adicta a las personas que me trasmiten buen rollo. A los momentos divertidos, a las carcajadas.
Soy adicta al olor del café y al sonido del mar, incluso en días de viento y marea fuerte, ahí me gusta más el sonido del mar, si cabe, cuando está embravecido.
Estoy enganchada a la música, a ciertas canciones que me saben a personas, a momentos. Y soy capaz de escucharlas en bucle, para revivirlos. Y eso me recuerda que soy adicta a algunos ratos especiales, esos que te supieron a magia y que son irrepetibles.
Soy adicta a los suspiros que se escapan cuando no puedes escapar tú, a los besos que saben a vida, y a los abrazos en los que te das entera y se dan a ti, esos apretados y que te levantan los pies del suelo. Soy adicta a las caricias, esas que te estremecen y ponen el vello de punta.
Adicta también a que el viento me meza mientras corro, a ver caer las hojas en otoño y la primavera sacar los colores a mi paso. Y a correr bajo la lluvia mientras las gotas mojan mi cara y me recuerdan que el cielo puede llorar si se lo propone.
Soy adicta al deseo, al sentimiento de ser uno siendo dos, y a verme reflejada en la mirada de otra persona mientras dejo de respirar, porque hay momentos, en los que sobra hasta el oxígeno.
Tengo adicción por la vida y por las personas que la viven a tope.
Soy adicta a ti que me escuchas, a ti que me lees y a ti que me haces reír. Y a ti que quieres pasar por aquí por mi vida, dejando tu huella.
Soy absolutamente adicta a mis sobrinos. Y soy adicta a mi familia. También a mis amigos.
Adicta incluso a los madrugones, porque me encanta empezar el día sola y en silencio, y con la paz que se respira a las seis de la mañana, cuando aún apenas hay luces en el resto de las ventanas. Soy adicta a respirar el aire fresco de esas horas cuando salgo a la calle para irme al trabajo.
Soy adicta a viajar, a descubrir sitios nuevos y también personas nuevas. Y si puedo hacer lo mismo que hagan en el sitio al que vaya, lo haré.
Soy adicta a bailar, a correr, a sentir, a cantar, a abrazar, a acariciar, a besar, a mirar a los ojos, a dar mi mano a quien la necesite, a intentar absorber momentos que serán recuerdos, y ante todo, soy adicta a vivir y a dejarme llevar.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ESTE AÑO HE APRENDIDO

LO QUE ESTE AÑO HE APRENDIDO

#LAVIDAMEPONE