AHÍ DONDE TE SIENTAS VIVO

A veces te pierdes, te desorientas y de repente no sabes muy bien hacia dónde, o cómo seguir.
Y es en esos momentos, en que necesitas estar a solas, donde probablemente te vas a dar cuenta de que quizá no es hacia dónde tienes que ir, sino hacia dónde quieres ir. Seguramente llevas años haciéndote la pregunta incorrecta. Si te pasas la vida haciendo "lo que se supone que tienes que hacer" es muy posible que llegues al final de ella siendo una persona correcta, de esas que todo el mundo tacha de gran persona. Sin errores, sin salidas de tono. Una de esas personas que todo lo hacen bien, y que nunca han tenido que arrepentirse de nada, ni nadie ha podido reprocharle nada. Y eso está bien...o no.
Has escuchado alguna vez eso de que la perfección no existe??? Pues te informo que es cierto. No existen las vidas perfectas, ni las personas perfectas. Lo que sí existen son muchas personas infelices que se dedican a vivir su vida en base a lo que debe ser, a lo que está marcado, a lo que el resto del mundo ve como "correcto" y sí, he dicho personas infelices, porque cuando uno se dedica a ser sólo "lo que debe ser" y jamás se deja llevar, estoy segura que nunca ha experimentado esa sensación de sentirse pleno, pero pleno de plenitud, de esa que sólo sientes cuando eres tú mismo, sin cortapisas, sin órdenes marcadas. Cuando sólo te dejas llevar. En una palabra, cuando SIENTES.
Si, por ejemplo, pasas toda tu vida con una dieta estricta, seguramente, tengas un cuerpo de escándalo, pero si nunca te has comido un poco más de chocolate del que debías y te has puesto bizco del gusto, no sabes lo que te has perdido.
Si nunca has dejado plantado a alguien y te has inventado una excusa para acudir a algún sitio que no te apetecía ir, es posible que seas una persona muy bien considerada por todo el mundo, pero no habrás experimentado el placer de quedarte en casa tumbado en el sofá leyendo ese libro que tanto te apetecía empezar.
Si nunca te has puesto a bailar en una fiesta y has cerrado los ojos y has bailado sin pensar en cómo lo hacías, sólo viviendo la música y cantando en un susurro, habrás mantenido el tipo en todas partes, y nadie te habrá mirado como si estuvieras pirado, pero no sabes lo que es sentir la música y que te llegue dentro.
Si jamás te has pasado un poquito con el vino, habrás mantenido tu dignidad en cada ocasión, pero tampoco sabes lo que es beberte ese vinito blanco mientras miras a los ojos a alguien especial y después te dejas llevar en un sofá.
Y si nunca te has dejado llevar...si nunca has sentido hasta perder el norte. Si nunca has sido esa versión de ti mismo que sólo se deja sentir y cierra los ojos, entonces directamente déjame decirte que lo siento.
Lo bueno de esto es que aún estás a tiempo de cambiar de dirección y dejar de ir por el camino recto. Empieza a hacer algunas eses. Empieza ya a zigzaguear y a salirte de vez en cuando de esas normas que nos auto imponemos. Lo que siempre os digo, fluid. Dejaos llevar por aquello que os erice la piel, porque es aquello que os hará sentiros vivos.
Y si estáis perdidos, es ahí dónde os tenéis que buscar, ahí dónde os sintáis vivos. Ahí os encontraréis.

Comentarios

  1. siempre digo que no me gustan las personas demasiado perfectas y sensatas, que cuando hablas con ellas siempre te hacen sentir que has dicho alguna tontería. cuando no puedes ser tú mismo con una persona, mal vamos. y si estás en un lugar lleno de personas con las que no puedes ser tú mismo, pues hay que huir, hay que cambiar.
    besotes!!

    ResponderEliminar
  2. ya hace rato que no hago las cosas pensando en los demás, pero me llevó tiempo eh, demasiado quizá... cuestión de madurez digamos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ESTE AÑO HE APRENDIDO

LO QUE ESTE AÑO HE APRENDIDO

#LAVIDAMEPONE