Y ASÍ EMPEZÓ TODO CONTIGO

La primera vez que nos vimos tú pensaste de mí que era una rubia tonta y yo de ti que eras un antipático.
La versión oficial es que el flechazo surgió la noche que nos fuimos al Perelló, pero nosotros sabemos que lo nuestro empezó realmente en un autobús.
La tarde antes de que nos fuéramos al Perelló todos, yo estaba pensando en ti y me dije: si tiene que pasar algo con él, que pase ya. Y pasó al día siguiente (ya sabes, mi sexto sentido)
Me rompiste todos los esquemas cuando acertaste que mi película favorita era Lo que el viento se llevó, sin apenas conocerme.
La primera vez que llamaste a casa te cogió el teléfono mi madre y vino a despertarme con cara de guasa porque ya le había hablado de ti.
La primera vez que yo llamé a tu casa me cogió el teléfono tu hermana Mónica, y esta vez el que dormías eras tú.
Nuestra primera cita solos y juntos me llevaste a la playa, casi no me conocías y ya supiste que el mar era mi lugar favorito en el mundo. Era tres de agosto de 1996 y sólo pudimos estar un par de horas porque te ibas a la boda de tu prima.
Me pediste salir en el coche y me dio tanta vergüenza que no sabía donde meterme (muy lanzada muy lanzada pero para algunas cosas sigo siendo aquella niña tímida)
Cuando te conocí acababas de empezar la mili porque habías pedido prórroga para acabar los estudios y la empezaste más tarde. Así que viví tu mili, tu cabeza rapada y tus arrestos, que alguno te cayó como cabo.
También descubrí que eras árbitro de fútbol, y por fin aprendí lo que era un fuera de juego. Recuerdo ir a verte pitar y salirme al coche a mitad partido porque no me gustaba oír como te insultaban, nunca lo llevé del todo bien.
Aunque nos casamos el 30 de Junio del 2001, nosotros nos pusimos unos anillos unos años antes, ¿lo recuerdas? De nuevo en el coche y hechos del papel dorado de una botella de cava.
La primera vez que te dije te quiero estábamos en Sunset, bailando
La primera vez que me dijiste te quiero fue en mitad de la calle íbamos de la mano, me paraste y me lo dijiste.
En nuestro primer San Valentín me regalaste una esclava preciosa que pagaste con un partido que fuiste a arbitrar a Murcia y me dejaste sin palabras. Ahora sabes que no soy de joyas, soy más de momentos que de cosas materiales, pero aquella pulsera la guardaré toda la vida por la ilusión y el cariño con el que me la compraste.
Aunque hemos tenido peleas jamás hemos roto, nunca me lo he planteado aunque hemos tenido momentos duros, porque no imagino mi vida sin ti.
Nuestro primer piso no era gran cosa, pero para nosotros fue un palacio porque era nuestro. Durante un tiempo sólo tuvimos una caja que hacía de mesa, una televisión pequeña y nos sentábamos en el suelo.
No vivimos juntos hasta que nos casamos porque yo quería hacerlo así y tú siempre lo respetaste.
Nos casamos jóvenes, tú 25 y yo 23.
Este sábado hará 17 años de aquel sábado de nuestra boda y también hará 22 años de la noche en que nos presentaron, porque sí, nos casamos 5 años después de conocernos y justo el mismo día.
Y sabes, si hoy me volvieran a preguntar aquello de: Ana María (porque sí, el mamón del cura se equivocó y me llamó Ana María en el momento clave) ¿quieres recibir a Juan Carlos como tu legítimo esposo? Volvería a decir, sí quiero (aunque le aclararía al cura que me llamo Ana Cristina)
Para saber los motivos por los que 17 años después volvería a decir sí, tendrás que esperar al sábado...

Comentarios

  1. Qué bonitooooooo!!! Yo es que soy cero romántica y creo que en la vida escribiría algo así pero me gusta ver cómo la gente se quiere tanto después de tantos años. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo....bueno ya me leéis, llevo el romanticismo por bandera. Me chiflan Benedetti, Neruda, la poesía en general. Alejandro Sanz....qué te voy a decir. Quizá me paso de intensa pero no lo puedo remediar.
      Un besazooo

      Eliminar
  2. Ayyyyy me encanta y me siento muy identificada. Nosotros llevamos 25 años y medio y estamos mejor que nunca, a pesar de haber vivido momentos durísimos, pero nos han reforzado y han sido cosas externas a la pareja así que supongo que por eso no hay desgaste. Ay esa mili siendo cabo, hasta en eso coincidimos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, estos cabos....dos veces me lo arrestaron por cosas de la compañía jeje. Me alegro mucho que esteis así cariñet, los momentos duros, aunque sean ajenos a la pareja pueden desgastar igualmente, así que si se pasa por eso y sales reforzado, fantástico.
      Un beso enorme

      Eliminar
  3. que bonito post. hay recuerdos que nunca se borran. y qué diferente puede ser la primera impresión que nos causa una persona de lo que realmente será... por eso a veces hay que dar a los demás una segunda oportunidad. si hay buena química, acabará manifestándose.
    besos y feliz aniversario!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias corazón! La verdad es que fue apenas un vistazo, porque esa noche ni siquiera hablamos. Fue eso de mirarnos y caernos mal a simple vista jejeje. Y...ya ves. Si me lo llegan a decir esa noche, ni de coña me lo hubiera creído.
      Un abrazo y gracias Chema

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ME OFENDE MÁS UN ZORRA EN LAS REDES QUE UN GUAPA EN LA CALLE

COSAS MÍAS

ESTE AÑO HE APRENDIDO