VALENCIA (EN VERANO)

Valenciaaaa, es la tierra de las flores, de la luz y del amooor....eso dice la canción y yo lo suscribo. Flores a montones por todas partes, luz toda la del mundo, y amor, qué voy a decir yo, mucho. Pero Valencia es mucho más para mí. Es mi tierra, la que me vio nacer, crecer, enamorarme, divertirme....Es la ciudad donde he vivido toda la vida y no creo que viviera en otro lugar. Reconozco que me encanta ser valenciana, eso sí, aclaro que también soy manchega. Me explico, mi familia es manchega, mis padres y la mayoría de mis abuelos y familiares son de Puertollano (Ciudad Real) y también tengo un poquito de sangre extremeña por parte de mi abuelo paterno. Vamos que yo siempre digo que soy Valenciana de cuerpo y alma y Manchega de sangre y corazón. Y adoro mis dos tierras, porque Puertollano siempre tuvo y tendrá un rincón muy importante de mi corazoncito.
Pero hoy vengo a hablaros de Valencia, y no de Valencia en general, de Valencia en verano y sus "pequeños" inconvenientes.
En Valencia hace calor, mucho calor, y no hace calor en verano, hace calor durante gran parte del año (menos este año que ha sido raro de narices) Normalmente en mayo (y a veces en abril) empieza el calor que suele alargarse hasta diciembre, sí, habéis leído bien, aquí la gente el día de todos los santos suele ir en manga corta todavía (bueno hay gente por ahí que porque El Corte Inglés dice que es otoño pues se pone el abrigo aunque caigan 25 grados, será por amortizarlo) Y además como es una ciudad costera tenemos calor húmedo, lo que significa que te pasas sudando gran parte del día. En los meses de Junio, Julio y Agosto tenemos una media de 30 grados (que en Julio y Agosto suben a bastante más) y por la noche no suele refrescar. Vamos que si vienes aquí de vacaciones no te vayas a traer chaquetita por si refresca por las noches, que no, eso aquí no pasa. ¿Sabéis lo que es levantarte sudando, ducharte, y mientras te secas volver a sudar? Si encima eres de tensión baja, como es mi caso, sueles pasar el verano arrastrándote por las calles porque este calor intenso te apachorra que no veas.
El calor trae de la mano los aires acondicionados, que son una maravilla para poder sobrevivir, pero traen sus consecuencias. Dolor de garganta, resfriados estivales y ojos resecos. Pero claro, si tienes huevos lo quitas y aguantas los cuarenta grados a la sombra. Yo lo tengo centralizado en toda la casa y lo agradezco en el alma.
También el verano nos trae el tiempo de las mascotas, y no me refiero a perritos, gatitos, o peces no, me refiero a mis bichos favoritos, las cucarachas. Las cucarachas o los chihuahuas como queráis llamarlos porque de tamaño andan a la par. Olvidaos de las cucarachas negras de toda la vida porque esas, al menos aquí, no existen ya (tampoco es que aquellas me entusiasmaran) ahora son enormes, marrones y lo mejor, voladoras. Que ya no salen sólo por la noche a recorrer las calles en plan festivalero, ahora también van volando por el día por ahí, y de vez en cuando te ves a alguna y piensas "joder que bajo vuelan los aviones últimamente" y no, no es un avión, aunque yo juraría que les he visto hasta el tren de aterrizaje. Lo peor de esto es que ya no te vas de casa tranquilo dejando las ventanas abiertas para ventilar, porque te puedes encontrar una invitada a la vuelta como me pasó a mí y os conté en esta entrada. A causa de esto, yo vivo esta época con el Cucal bajo el brazo. Tengo el edificio lleno de trampas, y en mi terraza a diario hago un riego de insecticida que ni en los campos para evitar la mosca de la fruta.
Los turistas es otra cosa del verano que, si bien en teoría dejan dinero a la terreta, no dejan tanto como para que sea rentable. El tema está en que los turistas extranjeros cada vez son más tacaños y gastan más en cosas que no hacen que el tema salga equilibrado con lo que ensucian (son muy cochinos, lo siento pero es verdad) y lo que llenan, que hacen que te lo pienses para ir a ciertos lugares. Hablo de los extranjeros que conste, no de los turistas españoles. Hay mucho turismo de borrachera y bueno, de eso para qué hablar, los que seáis de Mallorca, entre otros,  me entenderéis perfectamente.
Baja la frecuencia de paso de autobús y metro, algo que no entiendo que ocurra a día de hoy. Hace unos años, casi todo el mundo cogía las vacaciones en Agosto, y vale, puedo comprender que se hicera eso, pero hoy que las vacaciones se cogen escalonadas, no lo entiendo. Llega Agosto y tienes que ir a trabajar y te toca madrugar más porque el metro pasa cada media hora en lugar de cada diez minutos.
Como veréis no todo son ventajas, aún así me quedo con la terreta, y puede que algunos después de leerme penséis "estás segura?" pues sí. Me quedo con mi calor, aunque sea excesivo y sude (tengo la enorrrme suerte de sudar muy poco y no tener problemas de olor corporal. Y ya que nombro esto, una petición, por favor si vais en metro DUCHAROS POR DIOR, que luego no se puede respirar y en el metro no puedes sacar la cabeza por la ventanilla) Me quedo con mi playa a la que puedo ir a diario si quiero. Me quedo con ese olor a mar que suele haber en la ciudad. Me quedo con las horchaterías con esa horchata tan rica (horchata de verdad, no la envasada que nada tiene que ver) Me quedo con ese sol que te saluda bien temprano en la mañana y te dibuja una sonrisa en la cara. Y sobre todo me quedo con ese cielo azul prácticamente a diario, que el azul siempre fue mi color.

*Este blog lo ha provocado la señorita Naar de su blog Tirando pa'lante con esta entrada así que GRACIAS REINA  por la idea. Y vosotros, no sé qué hacéis que no la seguís ya, porque reíros os vais a reír. 

Comentarios

  1. jajajaja!! Muchas gracias por la dedicatoria en un post tan bueno!!
    la verdad es que las cucarachas voladoras de levante son una cosa a estudiar. En Madrid son negras, pequeñas y no vuelan y la primera vez que de pequeña en Alicante con mi tío vi una entrar por la ventana de un octavo piso me quedé a cuadros. Fíjate que pensé que era un pájaro. Y no, una cucaracha roja enoooorme. La verdad es que no me dan miedo, pero coño, imponen.
    Por lo demás a mí me gusta el verano... y el verano en Levante (me vale Valencia, me vale Alicante) me gusta más aún... la horchata no, pero el verano y la playa y el olor a mar y las paellas de verdad y la siesta con la brisa marina de fondo y la fiestuqui por la noche y la gente y los mercadillos y... ainsss, que quién lo pillara.
    Un besazo, preciosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Creo que tenemos el mismo clima... pero aquí no hay cucarachas!!! (al menos yo no he visto). De los turistas... no me hables no me hables no me hables... que aquí ya estamos invadidos! Es lo que tiene vivir en el mediterráneo...

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el verano porque es cuando más relajado estás y cuando más planes hay pero cuando llega ese calor infernal y no se va juro que quiero que llegue el otoño ya jajaja

    ResponderEliminar
  4. en la canción 'dentro de ti' de revólver (que la cantaba a dúo carlos goñi con sole giménez, valencianos ambos) decían "a pesar de que en invierno la humedad rompe los huesos, y en verano el sol te juzga sin piedad...".
    me ha molado lo de "joder que bajo vuelan los aviones últimamente", es una frase muy de mortadelo y filemón, o de rompetechos. :D
    como yo por la mañana me ducho y me lavo el pelo, las duchas de verano en medio del día se me hacen muy rápidas en comparación.
    besotes!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ME OFENDE MÁS UN ZORRA EN LAS REDES QUE UN GUAPA EN LA CALLE

COSAS MÍAS

ESTE AÑO HE APRENDIDO