Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

17 AÑOS DESPUÉS...

Imagen
Por tu abrazo cálido todas las mañanas y tu respiración en mi cuello. Por darme la mano cuando estuve asustada o cuando he llorado desesperada. Y también por las peleas, esas que luego llevan a las mejores reconciliaciones.
Porque aún con la carga de sueños no cumplidos nos sabemos felices. Porque aunque las cosas no salgan siempre como esperamos seguimos adelante.
Porque sabes hacerme reír incluso en los momentos duros y eres capaz de hacer que me olvide de todo con una mirada. Porque me sé de memoria tus gestos.
Porque sólo tú conoces cada rincón de mí, de mi cuerpo y de mi alma. Porque sabes lo que estoy sintiendo con apenas oírme respirar.
Porque sólo yo sé lo hablador que puedes llegar a ser, aunque el resto del mundo crea que eres muy callado. Qué más da lo que crean, yo sé lo divertido que eres y lo muchísimo que te fijas en todo. Y también lo grande que eres, aunque siempre quieras pasar desapercibido.
Y porque yo sin ti valgo sólo la mitad de lo que soy cuando estoy contigo, …

Y ASÍ EMPEZÓ TODO CONTIGO

La primera vez que nos vimos tú pensaste de mí que era una rubia tonta y yo de ti que eras un antipático.
La versión oficial es que el flechazo surgió la noche que nos fuimos al Perelló, pero nosotros sabemos que lo nuestro empezó realmente en un autobús.
La tarde antes de que nos fuéramos al Perelló todos, yo estaba pensando en ti y me dije: si tiene que pasar algo con él, que pase ya. Y pasó al día siguiente (ya sabes, mi sexto sentido)
Me rompiste todos los esquemas cuando acertaste que mi película favorita era Lo que el viento se llevó, sin apenas conocerme.
La primera vez que llamaste a casa te cogió el teléfono mi madre y vino a despertarme con cara de guasa porque ya le había hablado de ti.
La primera vez que yo llamé a tu casa me cogió el teléfono tu hermana Mónica, y esta vez el que dormías eras tú.
Nuestra primera cita solos y juntos me llevaste a la playa, casi no me conocías y ya supiste que el mar era mi lugar favorito en el mundo. Era tres de agosto de 1996 y sólo pudimo…

VALENCIA (EN VERANO)

Valenciaaaa, es la tierra de las flores, de la luz y del amooor....eso dice la canción y yo lo suscribo. Flores a montones por todas partes, luz toda la del mundo, y amor, qué voy a decir yo, mucho. Pero Valencia es mucho más para mí. Es mi tierra, la que me vio nacer, crecer, enamorarme, divertirme....Es la ciudad donde he vivido toda la vida y no creo que viviera en otro lugar. Reconozco que me encanta ser valenciana, eso sí, aclaro que también soy manchega. Me explico, mi familia es manchega, mis padres y la mayoría de mis abuelos y familiares son de Puertollano (Ciudad Real) y también tengo un poquito de sangre extremeña por parte de mi abuelo paterno. Vamos que yo siempre digo que soy Valenciana de cuerpo y alma y Manchega de sangre y corazón. Y adoro mis dos tierras, porque Puertollano siempre tuvo y tendrá un rincón muy importante de mi corazoncito.
Pero hoy vengo a hablaros de Valencia, y no de Valencia en general, de Valencia en verano y sus "pequeños" inconveniente…

LIBERTAD

Déjame decidir si te quiero. Déjame decidir si quiero a un hombre o a una mujer. Dame libertad para elegir mi religión y decidir si quiero ser practicante en ella o no. Quiero decidir si te creo o no. Quiero ser libre para poder votar a quien me de la gana, o gritar al mundo que no creo en nadie porque nadie me demostró nada. Déjame decidir si quiero tener sexo con uno o con viente, pero que sea decisión mía y no me juzgues por ello. Quiero poder tener las mismas oportunidades que tú y que todos, y quiero tenerlas siendo hombre, mujer, blanco, negra, joven o menos joven. Y también si pienso distinto a ti. Déjame pensar distinto a ti. Déjame pensar. Quiero poder volver a casa sola por la noche y que no tenga que tener miedo de nada. Quiero poder decidir como me visto sin que me digan porqué lo hago o lo dejo de hacer. Déjame decidir si trabajo aquí o allá, y dame la ocasión de demostrarte que soy igual de buena que cualquier otro, que no importa que ya haya cumplido los cuarenta, los c…