ESPERANZA

Esta mañana me he sometido por primera vez a mi primera revisión de mama. Este verano cumplí los cuarenta y hasta ahora nunca me habían realizado ninguna mamografía ni tampoco una ecografía en condiciones de mama, eso unido a que últimamente me molestaba un poco la izquierda, hizo que me decidiera a no esperar más y hoy era el día. No voy a crear morbo con esto porque nada más lejos de lo que quiero expresar, así que lo primero diré que todo ha ido bien, afortunadamente no han encontrado nada y me han dicho que todo estaba perfecto. La verdad es que iba bastante nerviosa, no por las pruebas en sí que sabía que no eran nada, sino por la posibilidad de que pudieran arrojar un resultado que nadie quiere recibir. Así que cuando me han dicho que estaba todo bien en esa camilla con la doctora dando por terminada la ecografía, he respirado y he mirado al techo dando las gracias (durante el rato que ha durado la eco no he dejado de mirar la cara de la doctora en busca de algún cambio en su rictus que me resultara preocupante, cosas de mi profesión eso de estudiar las emociones en las caras de la gente) y al segundo de ese respiro me ha dado por pensar en todas las mujeres que no reciben buenas noticias al realizarse la revisión y me he intentado poner por un segundo en su piel, he sido incapaz. Por más que he querido pensar en cómo me hubiera sentido en ese caso, era tal mi relax después de estos días en los que he estado un poco intranquila a causa del dolor que sentía en la mama izquierda, que no podía pensar en otra cosa que no fuera ese "tranquila todo está bien" y al salir la doctora de la sala y quedarme sola para vestirme me han vuelto a venir a la mente todas esas mujeres, algunas de las cuales conozco y alguna a la que ya hemos perdido por esta enfermedad y no he podido evitar ponerme a llorar. He llorado por pensar en cómo afrontar algo así, por pensar en cómo dar la noticia a la gente que te quiere, ¿cómo le dices algo así por ejemplo a tu madre o a tu pareja o a tus amigas o hermanos y hermanas?. He llorado porque no podía parar de recordar a Mónica, una chica excepcional que sólo tenía 43 años y esta puta enfermedad se la llevó sin darle la oportunidad de seguir disfrutando de la vida, de su hermana y sus padres y sus amigas. He llorado porque vi a sus amigas y familia llorándola y me parece tan cruel la vida cuando te da estos golpes. He llorado porque sé que tengo a una persona muy querida que lo ha pasado con su madre y que, en este caso afortunadamente, ha tenido un final "feliz" Digo "feliz" porque con todo lo que hay que pasar para llegar a ese final....lo de "feliz" me parece incluso atrevido. Lloraba por una ex compañera de trabajo que también lo ha pasado y ahora está con su propia batalla con la reconstrucción para poder volver a "la normalidad". Y también lloraba por Sara que tenía 27 años cuando tuvo que enfrentarse a ello y también por fortuna está aquí para contarlo. Y por ti que no te conozco pero a lo mejor estás leyendo esto y lo estás pasando o lo has pasado o quizá lo pases. Y por mí, porque este año ha sido un "tranquila todo está bien" pero quién sabe el año que viene.
Al final he salido del hospital con una buena noticia y una sonrisa extraña en la cara, una de esas sonrisas que te dice da las gracias y sobretodo vive VIVE. Disfruta el momento y disfruta cada segundo porque la vida es una carrera que no para. Vive y recuerda que ahora estás bien pero mañana no sabes, porque esta enfermedad no perdona y te puede parar de golpe. Así que adelante y vive por ti y por las que ya no podrán, pero vivieron hasta el último momento.
Y a ti que me lees y a lo mejor estás pasando por ello...no sé qué decirte, esa es la verdad. Mil frases he escrito y las he borrado porque me parecen vacías. Porque ese momento en que he intentado ponerme en esa tesitura algo me ha quedado claro, no sé qué hubiera querido escuchar, no sé que frase hubiera querido leer o qué palabra hubiera podido animarme. Lo que sí sé es que no hubiera querido pasarlo sola, así que no te quedes sola y llora lo que necesites pero no lo hagas sola. Lo demás que pueda decirte no sé si pueda ayudarte, pero aquí estoy pensándote y sé que no seré la única.
Y al resto sólo una cosa REVISIÓN siempre, no lo dejéis por favor.



Comentarios

  1. sí, esa enfermedad es terrible y todos tenemos personas cercanas que la han sufrido. me alegro infinito de que estés bien, y no pierdas la costumbre de hacerte revisiones de vez en cuando. tengamos fe en que se continúe investigando y que algún día se encuentre una cura definitiva.
    un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el tema de las revisiones es importante, pero si no fuera porque tengo seguro privado...la médica de cabecera no me mandaba, a pesar de que le dije que me dolía bastante. En fin...Ojalá como bien dices, pronto una vacuna, o una cura.

      Eliminar
  2. Vive y disfruta del ahora, es con lo que hay que quedarse, porque nunca sabes lo que pasará en un futuro. Hace poco tuve un día así, cuando recibimos la noticia del accidente de un conocido, tan joven y tan inesperado todo. Al final la vida es riesgo y nadie quiere que le pasen cosas pero pasan a diario.
    Me alegro de que estés bien. Siento los que no lo están.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno esa es mi filosofía de vida, vivo siempre el momento y disfruto de todo, hasta de lo más simple. Pero bueno, ayer era imposible no pensar en todas las mueres que reciben ese terrible diagnóstico, lo cierto es que cuando te están haciendo la prueba se te pasa por la cabeza y ni pensarlo quieres.
      Un abrazo guapísima

      Eliminar
  3. Yo nunca me he hecho una. Cumplo 40 este año, así que ya no voy a tener escapatoria. Me alegro de que todo haya salido bien pero es cierto que tiene que ser muy duro recibir esa noticia. Siempre he pensado que probablemente yo intentaría no contárselo a nadie pero, claro, ¿cómo ocultas eso? Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de todo corazón espero que no tengas que enfrentarte jamás a eso, (ojalá ninguna tuviéramos que hacerlo) pero si llegara el caso, no te aconsejaría jamás pasarlo sola, he visto los estragos de la enfermedad y he visto como te trastoca por dentro y estar acompañada de quien te quiera bien es una parte importante para tu bienestar y para ayudarte a superarlo, en serio. Y te lo dice alguien que se suele comer las cosas sola, que yo soy de las que está ahí para todos pero luego no cuenta nada de lo suyo, pero en un caso así, sé que si necesitaría de los míos. En fin que mejor no pensarlo y eso sí, no dejes de hacerte la revisión, merece la pena.
      Un besazo

      Eliminar
  4. Uffff, qué mal momento he elegido para leer esto, en la familia hemos recibido estos días una noticia complicada sobre esta enfermedad y aunque sé que mi familiar está luchando, ufffff, qué duro, horrible para ellos pero para los queremos también es difícil y no sabes qué hacer, no quieres estar demasiado pendiente para que no se sientan moribundos pero no quieres estar poco pendiente porque no te sale...es duro.
    Yo soy como Álter, creo, pero solo creo, que intentaría no contarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto lamente leerte Gema, no sabes cuanto. Por desgracia ya sabes que yo el año pasado también lo he vivido con mi suegra y afortunadamente salió bien, después del enorme susto, todo ha ido bien. Así que sólo quiero mandarte muchos ánimos y decirte que aunque esta enfermedad nos asusta y nos da por pensar lo peor, por suerte, muchos casos se curan y van saliendo bien. Os mando todo el apoyo y la energía del mundo. Y con respecto a estar más o menos ahí para esta persona, lo mejor en estos casos es ser sincero, decirle, quiero estar a tu lado pero no quiero tampoco agobiarte, si lo hago dímelo. Pero si quieres estar, hazlo.
      Un abrazo enorme cariño

      Eliminar
  5. Hola! Soy de Chile y creo que acá es distinto, se recomienda la mamografía desde los 30 o 35, pero yo nunca me he hecho una. Sin embargo, el año pasado tuve un bultito y fui al médico, quien me mandó a hacerme la ecografia mamaria directamente. Por suerte al final no era nada (nódulos benignos) que debo seguir controlando cada 6 meses un tiempo, pero nada más. Paralelamente en otro control creyeron que podía tener un tumor enorme en un ovario y eso sí que me asustó. Al final también era algo benigno, pero las tres semanas que estuve esperando los resultados fueron ufff. Me daba mucho miedo (¿o tristeza?) morirme porque tengo un hijo aún muy jovencito, pero descubrí que si fuera el caso, me mantendría optimista como suelo ser hasta el final. No puedo asegurar al 100% que así sería, pero en el momento lo sentí así. De todas formas, ojalá nunca saberlo, y para eso lo mejor es mantener al día los controles y cuidarse.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ESTE AÑO HE APRENDIDO

LO QUE ESTE AÑO HE APRENDIDO

#LAVIDAMEPONE