Y TÚ, ¿ALMUERZAS O TE HACES UN BRUNCH?

Llevo unos días de bajóncillo que no puede ser. Pero es lo que tienen las despedidas, que son tristes. Aunque tengo claro que la mía no es definitiva, al menos no de las personas a las que ya considero mucho más que simples compañeros de trabajo, y ellos ya saben quienes son.
Así que hoy vengo con una de las mías, una de risas, que ya sabéis que es mi modus operanding, haceos reír, o al menos intentarlo. Vamos a hablar hoy de esta moda que lleva un tiempo con nosotros de cambiar el nombre a cosas de toda la vida por una expresión o palabra que les da un toque más sofisticado.
Ejemplo, las autofotos ahora son selfies, y sólo por eso ya son lo más. Es decir, antes tú te hacías una autofoto intentando que no te viera nadie porque corrías el riesgo de que pensaran que eras gilipollas, hoy en día lo más normal del mundo es ver a alguien haciéndose un selfie y la gente, no sólo no le da importancia, sino que lo ve guay, es la moda.
Veamos ahora algo un poco más desagradable, el bullying. Quién no haya padecido en su niñez o adolescencia a algún compañero o varios haciéndole la vida imposible es que no ha tenido infancia y ni siquiera conoció los Bollicaos. Lo que pasa es que antes lo aguantabas en silencio como las almorranas, y si te tocaban mucho la moral acababas a guantazos en el recreo y listo. Lo que ahora llamamos bullying antes era simplemente, "ese abusón me está tocando la moral y se va a llevar puesto un galletón a casa" (recordad que estoy escribiendo una entrada con un poco de humor. No quita que el bullying me parezca un grave problema que con ayuda de las redes sociales ahora se ha convertido en una pesadilla para muchos niños y adolescentes)
También tenemos el mobbing laboral. Otra palabrita que nos sacamos para describir la agonía que algunos padecen en el trabajo. Anteriormente conocíamos esta situación como, "el soplagaitas de mi jefe me está tocando los huevos a dos manos y al final le voy a decir cuatro verdades aunque luego me vaya de cabeza a la cola del paro" Yo una vez tuve un compañero cuando trabajaba en Leche Pascual, que se piró de la empresa y antes de irse le soltó al jefe: tú sabes contar? pues no cuentes más conmigo. Desde entonces he soñado con soltarle eso a algún jefe pero no se ha dado la ocasión, de un tiempo a esta parte mis jefes están siendo unos cracks.
Ahora miremos a la moda que ahí también tenemos cositas como Denim. Denim es la tela vaquera de antaño. Vamos que antes tú te ponías una camisa vaquera y un pantalón vaquero e ibas de tela vaquera. Ahora no, ahora vas Denim ( y claro molas más)
Y los colores? El azulón de toda la vida, ahora es azul klein y el rojo de toda la vida ahora es rojo Valentino, toma ya.
La gente entradita en carnes, gorditos o rellenitos desde que el mundo es mundo (que digo yo que en el paleolítico ya habría gente con sobrepeso, a pesar de que el payaso de Mc Donalds aún estuviera lejos de hacerse más famoso que Miliki y Fofito) ahora son curvys. Y espera, que de un tiempo a esta parte se está creando todo un mercado para los curvys llamado "Plus size", que queda muchísimo mejor que "tallas grandes" dónde va a parar!
La comida rápida (esa de la que si abusas terminarás siendo gordo, perdón, curvy) ahora es fast food.
Los hoteles pequeñitos con encanto, ahora son hoteles boutique. Que yo la primera vez que lo escuché ya me veía en recepción a una señorita decorando maniquís, pero no, nada que ver con la típica boutique donde se va a comprar.
Ah y una de las que más me gusta, el almuerzo de toda la vida, lo que nosotros hacemos después de salir a correr o con la bici un par de horas, meternos entre pecho y espalda una barra de pan de a cuarto con algo ligerito (tortilla de patatas o embutido), los más finos ahora le llaman brunch (que es una contracción de las palabras anglosajonas breakfast (desayuno) y lunch (comida)) vamos que te haces el brunch a mitad mañana y ya no comes, pero en lugar de almuerzo que queda más de gente llana, te haces el brunch y ya pareces un hijo adoptivo de Isabel Preysler (os habéis fijado en que Tamara Falcó Preysler cada vez habla más como si le hubieran metido un huevo en la boca, o los dos ;-) )
En resumen, expresiones y palabritas de estas cada vez proliferan más. Pero lamento deciros que aunque vistáis de azul klein, hagáis un brunch todos los días y vuestros padres se hayan lanzado a la piscina llamandoos Borja o Tamara, si queréis pasar por hijo de Julio Iglesias tendréis que acabar buscando en su basura para que alguien os reconozca los derechos, y aún así con la de hijos que tiene ya ese hombre, es más que probable que en herencia sólo te toque su colección de discos de oro o su chorva agenda que tiene que tener más páginas que la biblia.

Comentarios

  1. la palabra 'selfie' me resistí muchísimo a usarla porque me parecía muy tonta, sólo la uso en alguna ocasión en que el contexto lo exige. :P luego hay otras que en inglés no significan nada, como 'mobbing'. eso lo dices en un país anglosajón y no te entienden. buscas 'mobbing' en google y todas las entradas que te salen son en español, porque es una palabra inventada aquí imitando la fonética inglesa, como 'vueling'.
    lo de tamara falcó es alucinante, alguien que no la conozca pensaría que es una humorista imitando a los pijos. no se lo creería cuando le dijeras "que no, que va en serio, que ella habla así de verdad".
    besotes!! y aunque entiendo que las despedidas dan pena, seguro que habrá más sitios en los que te encuentres a gusto, ya lo verás.

    ResponderEliminar
  2. Yo reconozco que uso muchos anglicismos. No sé si el hecho de tener tanta familia americana influye porque, al final, en mi familia hemos terminado todos hablando una mezcolanza extraña que no hay quien entienda. Jajajajaja. Pero es que hay veces en que no encuentro palabra en castellano para la cosa exacta a la que me quiero referir y sin embargo en inglés es justo, justo, lo que quiero.
    Aunque hay algunas cosas que me niego a decir, como lo de "curvy". Eso no es más que un eufemismo para alcanzar la corrección política que se supone que hay que tener en estos tiempos. El bullying y el mobbing son acoso escolar y laboral respectivamente.
    Eso sí, a mí la palabra "brunch" me fascina. Es muy cool y tiene mucho punch. Jajajaja. Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaj jajajaja conmigo sí que has conseguido hacerme reír jajaja
    Pues mira, estarás tristona pero piensa en esas merecidas vacaciones que tienes ahora por delante. ¡Quien las pillara!
    Pues sí, tienes más razón que un santo. Es así, tal cual. Y a mí a veces me toca la moral pero ¿sabes lo peor? Que al final te tanto oírlo tú mismo acabas adoptando esas palabras y ya hasta lo normalizas. Por cierto, aquí ni almuerzo ni brunch, aquí tenemos nuestra propia palabra y todo. Y nada que ver, el brunch creo que tiende a ser más fino y digno de hacer fotos muy cool para Instagram, no nuestro bocata de salchichón. Para mí son conceptos diferentes jajajaj
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ME OFENDE MÁS UN ZORRA EN LAS REDES QUE UN GUAPA EN LA CALLE

COSAS MÍAS

ESTE AÑO HE APRENDIDO