SÁBADO 22 DE JULIO DE 2017

Hoy estoy de resaca y no de alcohol, que conste, estoy de resaca emocional ¿sabéis lo qué es? Es el estado en que te encuentras después de vivir una situación emocional muy fuerte. En concreto estoy de resaca emocional por la noche del sábado.
Este pasado sábado tenía en casa por la noche una cena con amigos y mi sister Mónica y su marido (mi sister es en realidad hermana de mi marido, pero para mí es una hermana más porque así me ha hecho ella sentir siempre). Venían mis tres mejores amigas, Loli, Cristina y Loli, con sus parejas y el mejor amigo de mi marido, Enrique, porque íbamos a celebrar mi 40 cumpleaños que fue el día 6. Era una cena muy especial de por sí, quería celebrar con ellos mi entrada en la nueva década y el hecho de que ya soy Graduada en Psicología, algo bastante importante para mí. Así que ya la esperaba con ganas y sabía que iba a ser una noche bonita, pero no imaginaba cuanto.
Nada más llegar mi sister y mi cuñado ya me traían un regalo con el que no contaba, una preciosa pulsera que no me puede gustar más y que ya está en el grupo de mis cosas favoritas sólo por venir de quien viene. Llegados a este punto, quiero aclarar que no soy una persona materialista, me puede más un dibujo pintado por mis sobrinos que el regalo más caro, así pues lo que valoro siempre es de quien viene un obsequio más que lo que sea.
Al rato sonó el timbre y venían dos de mis amigas y ya me dieron una sorpresa tremenda, cuando abrí me las encontré con un gran cartel pintado por la hija de una de ellas, que es mi ahijada y sobrina, Lucía. Un cartel felicitándome que me hizo muchísima ilusión. La noche estaba siendo ya fuera de serie y apenas estábamos empezando. Un poco más tarde llegó Quique y me traía un ramo de flores tan bonito que me hizo quedar boquiabierta, vaya y yo que estaba tan preocupada por lo que iba a poner de cenar, y parece que ellos se habían propuesto que lo menos importante de aquella noche fuera la comida. Finalmente llegó mi otra amiga y su novio y empezamos la cena. Yo creía que ya lo tenía todo controlado y cuando después de sacar la tarta y soplar junto a mi sister las velas (ella cumplió los 40 hace unos meses y me apetecía soplarlas juntas y entrar de la mano en la era del 4) me sacaron otro regalo, esta vez de parte de mis amigas, mi cara ya era de no poder cerrar la boca, me regalaron entre las tres una pulsera estilo brazalete de Pandora, que me costó no llorar al verla. Como podéis imaginar no pienso quitarla de mi muñeca jamás. Llevarlas conmigo siempre es como un acuerdo de sonrisa asegurada y es que no puedo dejar de sonreír al pensarlas cada vez que me la veo en el brazo.
A estas alturas ya sí pensaba que la noche no podía depararme más alegrías y emociones, pues no, de nuevo me equivocaba. De repente mi marido dice, sentaos en el sofá que vamos a ver un vídeo, y yo de coña digo: que vas a poner el vídeo de la boda? Y veo que sacan un pendrive lo colocan en la tele y....bueno, aquí si os digo que no llorar me costó la misma vida, aunque me hiciera la chulita delante de todos y dijera que he aprendido a controlarme. En la tele empecé a ver el vídeo más bonito que me podía imaginar, con un principio de chupinazo puro y duro (nací ese día, el del chupinazo) y con una música preciosa de Alejandro Sanz, como no podía ser de otra manera, empezaron a salir imágenes de toda mi vida, desde la boda de mis padres, mis fotos de pequeña, con ellas de adolescente, con Carlos cuando apenas empezábamos y además un montón de personas importantes en mi vida habían grabado mensajes para mí felicitándome: mis padres, mi amor (gracias por tu mensaje mi amor), mi sister y su marido y sus hijas, mis sobrinos, mi ahijada, mis amigos, ellas mis amigas.....En resumen, es el regalo más bonito que me podían haber hecho. No sólo el hecho del vídeo en sí, es el trabajo de ir a casa de mis padres a recopilar las fotos, el grabarlos a ellos, el pedir a todo el mundo que me grabara mensajes, el montaje del vídeo. Os aseguro que es un montaje espectacular y los que lo habéis visto sabéis que es así.
A todos los que habéis participado en ese vídeo os digo que os quiero con locura, y que me habéis hecho sentir muy querida y muy especial.
Y ahora esto es para vosotras, para vosotras tres, mis amores, mi niñas, mis friends and sisters: creo que a estas alturas cuando os digo que os quiero no os viene de nuevas, sé que lo sabéis, que os consta, de otra manera no hubierais hecho todo esto por mí, así que os diré lo que significáis para mí, pasando por alto el hecho indiscutible de que os adoro. Significáis vida, amistad, amor, fidelidad, fuerza, pasado presente y futuro, constancia, lucha. Significáis cariño, lealtad, confidencias. Significáis calor, consuelo y también risas y fiesta. Cafés a media tarde o a media mañana lo mismo da. Cervezas y tequila y mucho baile. Risas, he dicho risas ya?, da igual muchas risas, risas de lágrimas y dolor de estómago. Y también lágrimas de las otras, de las malas, pero lágrimas compartidas. Abrazos, a veces de pura alegría y a veces abrazos rotos. Abrazos de los que nunca terminarías. Y besos, besos de esos que sólo das a la gente que te llena el alma. Significáis eso, precisamente eso, alma, porque ahí es donde os llevo, dentro del alma. Me llenáis la vida y espero llenar un poquito la vuestra. Ahora y siempre FRIENDS AND SISTERS

Comentarios

  1. esa resaca emocional, el sentirse en una nube, es de las mejores cosas que hay en la vida. si te han hecho esos regalos de tanto valor sentimental, es que te quieren y que estás haciendo las cosas muy bien. lo cual por otra parte no me sorprende, dada la pasión que pones en la amistad y en todo lo que haces.
    besotes, guapa!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bonito!
    Los detalles de la gente que te quiere son de lo más bonito que hay. Y que vivan ese tipo de resacas!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO