SIGO SIENDO YO

Ya se me han olvidado las vacaciones...
Martes, 6 de septiembre de 2016
Estoy feliz, llevo una temporada muy buena, en realidad llevo un buen año y eso que no prometía cuando empezó. Pero estoy agotada y eso que no hace tanto que he vuelto. Creo que el calor tampoco me ayuda. A primeros de mes, o mejor dicho a últimos de agosto, tomé la decisión de quitarme definitivamente el café y he tenido que volver a él porque no puedo, me caigo de sueño por las mañanas y me caigo de sueño por las tardes, y tengo entendido que si te quedas dormido delante de un paciente mientras te cuenta su problema o sus cosas, no quedas muy bien como terapeuta.
Así pues, he vuelto a tomar café o no puedo con mi alma. Por ejemplo ahora mismo, son las nueve y media de la noche, hace un ratito que he llegado del trabajo y estoy ya que me caigo de sueño. Estoy pensando que tengo aún que desmaquillarme y me dan ganas de arrancarme la cara a tortazos por haberme maquillado, pero también tengo entendido que ir con ojeras y cara de cansancio a la consulta tampoco queda precisamente bien. Que esto del maquillaje tiene mucha guasa, porque cuando sales de casa con tu raya bien perfecta y tu rimmel en las pestañas dices, olé yo que mona voy, y cuando vuelves te miras en el espejo del ascensor y te ves ya con todo un poco corrido y piensas: ¿adónde vas Kung Fu Panda?
Y a todo esto no sé porqué os estoy contando todo esto, supongo que porque estoy reflexiva yo hoy y he pensado, jo ¿dónde están mis vacaciones? Hace cuatro días que las preparaba y ya no las recuerdo. Es más, hace cuatro días era navidad y estamos a tres meses de que vuelva a serlo. ¿Soy yo, o el tiempo vuela? A veces cuando estoy con mis amigas, con mi grupo de amigas desde niñas, que nos hacemos llamar "Las Mosqueteras", empezamos a contar anécdotas de cuando éramos crías y nos damos cuenta del tiempo que ha pasado. ¿Pero dónde está aquella niña de 18 años que soñaba con hacerse mayor? Si hace cuatro días que estaba por ahí con ellas en Woody bailando y pensando en lo largo que se me hacían los días, en que el tiempo parecía que no pasaba y ahora mira...se me escapa de entre los dedos y no puedo pararlo.
No sé vosotros, pero yo desde que cumplí los treinta ni me entero, pasa un año y otro y otro y ya voy por mis 39. Y el año que viene, en verano, cumpliré 40, Dios mío 40! Y no me siento mayor, yo me siento con la misma ilusión y las mismas ganas que cuando tenía 16, exactamente igual. Y no sé si soy la misma que entonces, supongo que en esencia sí. Más madura, más hecha diría yo, pero igual de yo que siempre, para bien y para mal. No sé si eso es bueno o no, lo de ser más o menos el mismo toda la vida. Algunos pensarán que sí, que está genial seguir siendo el mismo de siempre. Otros pensarán quizá que eso significa no avanzar, podría ser, pero si me gusto y así me va bien, ¿para qué cambiar?
Contadme cosas, ¿habéis cambiado vosotros en estos años? ¿Diríais que habéis madurado? ¿También se os va el tiempo como a mí? ¿Y pensáis que es bueno o malo no cambiar con los años?
Os leo

Comentarios

  1. yo también tomo té por la mañana porque el café me sienta regular, pero me pasa como a ti, que a veces estoy un poco adormilado. de todos modos es mi estado natural. ^_^
    seguro que eres una psicóloga fantástica. a juzgar por tu carácter reflexivo, y habiéndote puesto voz en aquel video que pusiste... es que te veo, te visualizo perfectamente. :)
    mi personalidad definitiva yo diría que se formó a los 15-16 años. desde entonces he evolucionado, pero en esencia soy el mismo.
    besotes y que lo pases genial en tus vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo he tenido que volver a retomarlo un poquito el café, o no arrancaba Windows por las mañanas.
      Muchas gracias por ese concepto tan bueno que tienes de mí, espero que el día que me conozcas no te defraude ;-)
      Sí, yo creo que la de todos más o menos se forma hacia la adolescencia, salvo en excepciones de gente a la que le cuesta madurar.
      Y con respecto a las vacaciones, ya no tengo más hasta el año que viene :-(
      Aunque las he pasado pipa
      Besazos guapo

      Eliminar
  2. Sí, he madurado con el tiempo por supuesto (porque desde luego si siguiese siendo la niña inocente que era.... me darían para el pelo), pero creo que la esencia sigue ahí, siempre he sido una soñadora y una romántica y eso sigue ahí, pero sí que noto que pienso más las cosas a la hora de actuar...

    Yo tomo cola cao y hasta que no me lo tomo no me espabilo... te mando un besazo reina mía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno, madurar, pero seguir siendo la misma en esencia. Porque yo pienso que si cambias dejas de ser tú mismo, para convertirte en qué??
      Uf yo el Cola Cao no me hace nada, necesito café, y últimamente en vena directamente.
      Besazos linda

      Eliminar
  3. Lo bueno es tener una buena actitud y no dormirse frente a los pacientes jajaja, todavía me acuerdo cuando no me gustaba el café y ahora es mi vicio

    Saludos y que duermas bien en la noche!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, definitivamente no debo dormirme en plena consulta, no iba a ser la profesional del año si lo hiciera.
      Uff yo con el café tengo un amor odio, por una parte me es totalmente necesario si quiero arrancar, pero por otra me pone como una moto como me pase y luego tengo ansiedad...el secreto está en tomar un café muy ligero y es lo que hago.
      Besotes y sí, dormí excelente

      Eliminar
  4. Pues sí, el tiempo pasa volando. Se crece, se madura... y cuando se trabaja con mayores, como hago yo, te das cuenta de que algunos no tenemos tanta vida como para cumplir todos los sueños que se nos acumulan y a otros les sobra vida porque les faltan metas. Así somos los humanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad! Hay gente que está en el mundo con ganas de comérselo y quizá se va demasiado pronto, lo vemos todos los días. Y hay gente que sin embargo le sobra tiempo y le faltan ganas.
      Besos a montones amiga <3

      Eliminar
  5. Uf, disfruta de los cuarenta, pasa volando. Yo he cambiado mogollón, claro que se cambia, pero hay que tener siempre una mente joven.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno de momento disfruto los 39 que acabo de cumplir, ya habrá tiempo de disfrutar los 40, no adelantemos acontecimientos jajaja.
      Mi mente es demasiado joven fíjate que mi padre dice que me planté en los 16 ;-)
      Besos Celia

      Eliminar
  6. Yo creo que la esencia no debería cambiar pero sí que hay que madurar. Hacer el payaso de vez en cuando está genial (yo lo practico a menudo) pero hay gente que parece que todavía no sabe ni atarse los zapatos sin ayuda y eso me pone muy nerviosa.
    El tiempo a mí también se me pasa que ni me entero. Da mucho vértigo.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da muchísimo vértigo, sobretodo acercarse al 4...en fin. Dejaremos que llegue, lo importante es cumplirlos.
      El tiempo se escapa y no nos damos ni cuenta.
      Yo también soy payasa de nacimiento, aunque intento parecer seria cuando no se me conoce, pero... enseguida me calan jajaja
      Besos

      Eliminar
  7. Yo te diría que sí he cambiado, y madurado. En realidad mis abuelos siempre han dicho que fui madura siempre. Especialmente cambió mi forma de ver la vida que a mi padre le diera un infarto que por poco y no lo cuenta, a partir de ahí supe lo que era importante y lo que no, y con quién podía contar y con quién no.

    Pero pienso en lo rápido que pasa el tiempo y me dan escalofríos. Hoy me ha dado por subir a IG una foto del gordito de la primera vez que se quedó en casa, y me entró una nostalgia horrible. En Enero hará cuatro años y parece que fue ayer cuando lo conocí. Y esta última época, con la coña de estar estudiando, me pasa el tiempo sin darme cuenta y siento que me pierdo cosas.

    Pero en el fondo creo que aunque cambiemos algo del carácter, nunca dejamos de ser nosotros.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego los golpes duros te hacen madurar de repente, eso es cierto. Yo creo que maduré bastante cuando la operación de corazón y tenía apenas 16. Te das cuenta de que la vida es tan frágil y que la puedes perder en un segundo, tanto es así que nada más salir del hospital hice algo que deseaba hacer hacía mucho tiempo...tampoco me sirvió de mucho, pero yo me quedé tranquila.
      En el fondo nunca hay que perder tu yo más personal, madurar sí, cambiar no.
      Besazos cielo

      Eliminar
  8. Uf, yo qué sé. Igual no he cambiado tanto... o igual sí y como estoy aquí todos los días no me doy cuenta. A ver, no soy la que era, pero tampoco soy otra. Supongo que como dicen todos he evolucionado pero sigo siendo yo.
    ay, no sé, me haces pensar cosas muy profundas cuando yo lo que quiero ser es una rubia tonta (sobre todo a estas horas y después de un día un poco largo)
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  9. Yo he cambiado pero no para bien. Me he vuelto mas triste...desilusionada...no quiero ser así pero la q yo era hace 5 años antes de los tratamientos de fertilidad. .los palos..ya no está. El tema infertilidad me consume y no puedo evitarlo. Pensar q no podre ser mamá es increible pero m ha cambiado para siempre y lo intentado todo...pero no se q hacer para volver a ser feliz. Se q tengo q hacerlo pero no se como

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO