LAS DIETAS Y COMO NO COMERTE A TU HIJO POR MUCHA CARA DE LECHÓN QUE SE LE HAYA PUESTO

LAS DIETAS
Estar a dieta: Dícese de esa época en la que te da por obsesionarte con adelgazar y además siempre quieres hacerlo rápido, no falla, y te da por dejar de comer todo lo que te gusta realmente y sustituirlo por hojas de lechuga, tomate, pepino y todo lo verde y rojo que te encuentres por el camino (salvo el ketchup) y todas las paridas light que vayas descubriendo. Una vez leí, que una persona delgada, es una persona que haga lo que haga, es delgada, el resto..., los que nos dedicamos a machacarnos a deporte y comer hojas verdes, sólo somos "gordos en reposo" jajajajaja, nunca oí mayor verdad!
Cuando estás a dieta, que normalmente te la ponen de muy pocas calorías y repetitiva como ella sola, vas por ahí, con ciertas características que harán que el resto de los mortales sepan que estás pasando más hambre que el que se come las sobras de Falete. Vamos a hacer un pequeño resumen de los días que vas llevando con esa dieta milagro que te han puesto (el milagro es durar más de una semana haciéndola)
1. El primer día estás de subidón, aún no te ha dado tiempo a empezar a salivar cada vez que ves algún manjar prohibido y estás con la moral alta. Vas por ahí con la cabeza bien arriba y cada vez que alguien te ofrece algo de comer que no, tú dices orgulloso: no, estoy a dieta. Ole tú. Esa es la actitud (siempre sale esa puta vocecilla de Pepito Grillo diciéndote de manera malvada: a ver cuánto duras esta vez)
2. El segundo día y después de acostarte con un poquito de hambre que te hizo difícil dormirte y te hizo apagar la tele en cuanto apareció el logo de Master Chef, vas con un poquito menos de alegría, pero bueno, vas. Ese día ya no dices con tanta alegría lo de "no, estoy a dieta" pero lo sigues diciendo. Sigues fuerte, ahí. moral alta (y la vocecilla que te dice: serías más convincente si no se te cayera la baba cada vez que te cruzas el camión de reparto de Bimbo)
3. Tercer día, anoche empezaste a soñar con comida y te has despertado varias veces moviendo la boca incluso. Jurarías que hasta has paladeado algún manjar. Te levantas de mala hostia, sí, no nos engañemos estás de mala hostia... y lo sabes. Te desayunas esos cereales que te han recomendado que es lo mismo que comer salvado para los pollos y te vas a trabajar. Por el camino a la oficina alguien te ofrece un cortado y le dices con no muy buenas maneras: "no, estoy a dieta" (la vocecilla que es hija de puta como ella sola te dice: hoy caes hoy caeeees) y tú te vas a tu puesto y te pones a trabajar como un loco. Te olvidas de la comida por un rato, hasta que uno de tus compañeros llega con unos pasteles porque es su cumpleaños...No....estoy....a...dieta. Y ves como los demás se ponen ciegos mientras tú sacas tu pieza de fruta para almorzar y oyes directamente a tu vocecilla descojonarse viva.
4. Cuarto día...anoche soñaste con una enorme tarta de chocolate que te perseguía y tú corrías pero por más que corrías, no avanzabas. Y tenías como entrenador físico al cabrón ese que salía por la tele y gritaba todo el rato: pescado, agua y ensalada. Te despiertas sudando. Hoy desayunas y ya tienes la tentación de meter la cuchara hasta dentro en el bote de nocilla de tus hijos. Putos niños. Puta nocilla. Puta vida.
5. Quinto día. Anoche no soñabas, directamente miraste a tu marido o mujer y le viste cara de pollo asado, apunto estuviste de darle un bocado cuando se acercó a darte el beso de buenas noches. Y...un momento, qué es eso que huele así de bien...ah sí, las lentejas que estás preparando para el mediodía, para todos, menos para ti  que te toca una ensaladita verde y un filete de pescadilla.
6. Sexto día. Como vuelvas a cruzarte esta mañana con el vecino, ese pedazo de hijo del infierno que todas las noches prepara tortilla de patatas y deja cruelmente que el olor llegue a tu casa, no es que no le vayas a saludar, es que directamente le vas a dar dos hostias, una por delgado y la otra por restregártelo.
7. Séptimo día. No puedo más buaaaaahhhhhhhhhhh, tengo unas ganas de morder al niño, es que ha cogido un kilo esta semana y en vez de un bebé parece el cochinillo de nochebuena, lo juro.
8. He dejado la dieta. Tuve que hacerlo. Anoche estaba sentado en el sofá, tranquilamente, comiéndome una manzana, que dicen que sacia (los cojones) y de repente me vi a mi mismo mordiendo el bocadillo que mi hija tenía en las manos y tan gustosamente estaba cenando. Era eso o comerme al perro, al que últimamente le he empezado a ver cada vez más apetitoso con esas patitas tan gorditas. Tu vocecilla te dice: bueno amigo/a, has durado una semana, la última vez sólo duraste cuatro días.
Y es que, que dura es la vida de los que cogemos peso sólo con oler la comida de los demás.

Comentarios

  1. jajaja, lo que me he podido reir!!! Eres la caña, nena!!
    Y ahora me pongo seria, y te digo que las dietas no sirven para nada, que hay que tomar hábitos de alimentación sanos y equilibrados, que no significa comer lechuga cada día o pesar lo que comes, eso no hay quien lo aguante!!
    Además, que tú estás estupenda!!!
    Abrazo apretao!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años que no hago una dieta así. Hace un par de años aprendí a comer bien y es lo que hago. Lo que pasa es que tengo un metabolismo muy poco agradecido y necesito cuidarme muy mucho y hacer bastante deporte si no...me suboooo yujuuu
      Besotes

      Eliminar
  2. jajajajajaj cómo me has hecho reir condenada jajajajajjaa

    Es que eres la leche.

    Un besazo reina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leche sí que soy sí, pero de avena que la otra es mala jajajajajaja
      Besotes cielo

      Eliminar
  3. Jajajaja. Yo antes estaba flaca comiese lo que comiese. De un tiempo a esta parte empecé a acumular kilos y me dije: "Pues esto lo soluciono en un plis, dejando de comer porquerías". Pero resulta que las porquerías están muy ricas, oye. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, a más porquería más rica está! Puta vida!!!
      Besotes

      Eliminar
  4. Jajajajaja, qué graciosa eres. Yo jamás he hecho dieta en ese sentido. Cuando subo un par de kilos, reduzco comida entre semana, pero sigo tomándome mi helado light y mi cervecita, me machaco a correr, y el finde me pongo como el kiko y subo dos kilos, jajaja, pero oye, funciona, tardas más pero no sufres y en tres meses ya estás en tu peso otra vez. A no ser que tengas muchos kilos de más, no es necesario sufrir demasiado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era delgada hasta que dejé de serlo. Provengo de una larga saga de gente a la que todo nos sienta igual de bien. Y siempre me tengo que estar cuidando, es así. Pero no, no hago este tipo de dietas, ni de coña. Como estupendamente bien y sano sanísimo. Pero no nos engañemos, las cosas que están más ricas, no son sanas.
      besotes

      Eliminar
  5. Me parto. Yo fui una afortunada hasta los veintitantos, pero hace años que se acabó el chollo y sigo comiendo, así que hazte una idea...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi niña y tanto que me hago la idea. Yo también fui delgada y ahora...pues hago lo que buenamente puedo.
      Besossss

      Eliminar
  6. yo voy andando a todas partes. como mínimo cuatro días por semana me doy unas caminatas de tres cuartos de hora ida y vuelta para ir a las casas de mis alumnos, y ni por esas adelgazo. ^_^
    la nocilla o su competidora la nutella son realmente tentadoras. eso y los donuts son cosas que sólo me permito en ocasiones verdaderamente excepcionales.
    con lo de la tarta de chocolate que cobra vida y te persigue podrías escribir un cuento. tú escribes muy bien, piénsalo! ;)
    este verano evitaré tomar cerveza porque engorda, pero los refrescos con burbujas tampoco son muy beneficiosos en ese aspecto. y no me veo todo el verano bebiendo agua. es una encrucijada!!
    besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains qué me vas a contar corazón! Desde los veintitantos que empecé a engordar mi vida es una continua partida de dietas, ejercicios, ahora me quito esto y después lo otro. Conste que ya no hago dietas de estas que cuento, sólo me cuido mucho y como sano y hago bastante bastante deporte. Hago deporte a diario y andar, pues como no me gusta conducir ando y metro y bus, todo el tiempo.
      Lo de los dulces, pues en mi casa ni entran, porque reconozco que soy chocolateadicta, como lo tenga no puedo dejarlo así que, no tengo y punto. Seamos realistas, comer sano está genial, pero...lo menos sano está todo buenísimo.
      Con respecto a la cerveza, si tienes mi suerte que me chifla la cerveza 00 te la puedes permitir tranquilamente, a mi es que me gusta mucho (soy rara lo sé) y si no, pues chico, la cerveza tampoco es lo peor, por tomarte una al mediodía no te vas a morir. Recuerda siempre compensar y au. Es como dice mi admirada Paula Echevarría, la ley de Gym y el ñam. Compensar siempre.
      Besosssss

      Eliminar
  7. Jajajaja, me encanta!!!!! La verdad es que hay que comer bien pero nada de dietas salvajes y torturadoras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto! Yo empecé a coger peso a los veintitantos, y alguna de estas me ha tocado hacer pero se acabó. Ahora sé comer muy sano y muy rico también y por supuesto el deporte es lo más importante. Eso sí, si como alguna cosa que no debo, la cago. Lo cierto es que tengo un metabolismo muy hijo de su madre

      Eliminar
  8. jajajaja ha de ser terrible eso de las dietas, y luego hay gente que sobrevive con puros licuaditos, que es eso?

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay lo de los batidos o licuados, yo tampoco lo entiendo. Pues mira eso es una forma de sacar el dinero a la gente lerda, que se cree que se necesita dinero para comprar paridas. Lo peor es la cantidad de gente que vive a cuerpo de rey a costa de los incautos. Vida sana, es el único secreto.
      Besotes

      Eliminar
  9. Jajajajajaajjaa me parto¡¡¡¡¡¡ "Pasas más hambre que el que se come las sobras de Falete" jajajajajajajajaja No puedo contigo tía, qué bueno¡¡

    Pues yo te diré que siempre he sido la delgada asquerosa hasta el punto que de pequeña tenía complejo porque mi madre estaba erre que erre con que tenía que engordar.... Pero nada es eterno en esta vida, y fue desarrollar y empezar a comer (sí, ya lo sé, ya no había arreglo porque me quedé retaco igualmente), y bueno, no es que ahora esté gorda pero ya no se me notan todos los huesos del cuerpo. Y como le digo a una compi de metro que está gordita y siempre a dieta: todo el mundo tenemos que renunciar, porque seguro que si sólo comiéramos lo que nos apetece todo el mundo estaría como vacas, pero yo hay épocas (por ejemplo en la convalescencia) en que he estado más gorda y he tenido que bajar lo que he puesto, lo que pasa que soy de esas personas a las que a lo mejor no se le nota tanto el peso que pone (me lo noto yo en la ropa), pero sí el que pierde....

    Un besazo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no moverse es lo peor! Yo cuando he tenido trabajos de estar sentada todo el día y no hacía deporte para compensar lo notaba es cuando más peso cogía. Ahora ya no cometo ese error, el deporte forma parte de mi día a día.
      Besos linda!

      Eliminar
  10. jajjajajaja muy bueno
    Hace tiempo mi hermano mayor perdió bastantes kilos (y lo conserva bien) No estaba "gordo" pero sí que se había pasado un poco. La cosa es que no tardó mucho en hacerlo y en tener un peso completamente normal. Yo estaba envidiosa... no es que me sobren kilos. Tampoco me faltan. Pero me gustaría perder 4 (y así llevo desde hace años.... jaja) Le pregunté cómo lo había hecho...
    Le pregunté ya más directamente que si había dejado de comer queso y cola cao...
    Y entonces le dije: OK... entonces me quedaré cómo estoy. Que yo no pienso renunciar ni al queso ni al cola cao... jajaja FIN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pierdes peso como toca, no lo recuperas. Y te lo dice una que bajó 15 kilos hace ya tiempo y no he vuelto a cogerlos nunca. Hay que cuidarse no queda otra. Y por cierto, yo no he dejado el queso, no podría, es mi pasión.
      Besotes

      Eliminar
  11. Jo, la gente me odia cuando digo esto, pero es que no he hecho dieta en mi vida. Soy de esas que soy delgada haga lo que haga... y además que mira que soy golosa y que como lo que me da la gana, pero es genética (bendita familia delgada).
    Aún así, me he reído un montón con el post porque he visto reflejada a mucha gente que conozco y que creo que a veces está a punto de morderme una mano o algo cuando dice "no, estoy a dieta" con los ojos fuera de las órbitas.
    En fin, que mejor aceptarse y estar sano antes de merendarse al marido con patatas fritas :))))
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odiarte por qué amor, es tu constitución, es como si tu me odiaras a mí por ser más gordita. Es que si eres así, eres así. Suerte que tienes, y yo que me alegro. Yo no soy de odiar, eso lo primero. Yo sé como soy y lo que tengo que hacer para ir bajando, pues es lo que hay.
      NO hago dietas de este tipo hace mil años, no puedo con ellas.
      Besotes guapísima

      Eliminar
  12. Juajajaj ¡me descojono viva! ¡Lo has bordado!
    Pero me veo en la obligación de decirte que estar a dieta no debería ser eso, sino que dieta es todo lo que se come y una dieta llevamos siempre. Que no hay que prohibir las cosas sino cocinarlas de otra manera y si algún día un capricho dártelo. Palabrería barata lo sé pero es que sino es IM PO SI BLE. Me has recordado a mí cuando iba a la dietista esa que no me dejaba ni comerme una patata cocida en la ensalada y si lo hacía tenía que ser pequeña y no me dejaba comer pan. Un sinvivir...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé bien corazón! Yo no sigo estas dietas, esto es como siempre, un poco exagerado para hacer la gracia, aunque me consta que mucha gente se sentirá reflejada porque cuando vas a un endocrino es justo lo que te manda, comer muy poco y muy repetido y está más que demostrado que eso sólo funciona un tiempo y luego se recupera. Hay que aprender a comer y comer bien y añadir el deporte a nuestra vida, sin eso, no haces nada.
      Créeme yo me alimento de maravilla y no paso hambre en absoluto. Me cuesta llegar a donde quiero, pues sí, porque ya no tengo 20 años y con la edad cada vez cuesta más, pero se va bajando, si aprendes a comer, llegas a estar bien, siempre y cuando no tengas una enfermedad por supuesto.
      Me alegro que te hayas reído, está escrita justo para eso, y para que nadie desespere pensando que es el único o la única que le ocurre. Gordos en reposo somos muchos, la mayoría ;-)

      Eliminar
  13. Ay fía pues a mí me encanta comer. Me he puesto a dieta (en plan serio digo, en plan chorra me pongo todos los lunes por la mañana hasta que bajo a tomar el café y los pinchos me hablan) un par de veces seriamente y una vez bajé 12kg y otra algo menos, pero es que me estaba poniendo como un morlaco de los que torea el Cordobés.
    Yo creo que más que dieta lo que hay que hacer es comer saludable, ya no es por engordar ni por leches, es que las grasas y sal en abundancia no le vienen bien a nadie. En mi casa desde que le dio a mi padre un infarto allá en 2009 comemos a "dieta" con él. Y cuando como fuera lo noto que te pasas porque me sienta la comida mucho más fuerte. El problema es que a mí todo lo que sea comer me vuelve loca, y en épocas en que estoy ansiosa o nerviosa no me persigue una de tus tartas, me persigue un rebaño de ellas. Sueño hasta con comida y frecuentemente con helados, no me digas por qué.
    Ayer, en mi dieta, entró un cucuruchín de nata de estos que llevan chocolate por encima que me supo a gloria y me ahorró cogerme una mala hostia de impresión. Y fui pa casa fina como un coral. Tanta dieta ni tanta... tú sabes el esfuerzo que me cuesta a mí mantener mi tipazo asturiano?? VAMOS!
    Hay que disfrutar que aquí estamos cuatro días, coño ya.
    Besets!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah yo estas dietas no las hago, hice alguna hace años, pero ahora prefiero alimentarme sano y hacer deporte, es lo que funciona. Lo que sí es cierto que es me tengo que quitar el dulce y cosas así porque mi metabolismo es más lento que Falete corriendo una maratón. O me cuido o podría pasar por la hermana gemela de la Caballé
      Besotes linda

      Eliminar
  14. Voy a tocar la moral un poco. He perdido 16 kilos en 9 meses aproximadamente. Ha sido cuestión de cambiar hábitos más que pasar hambre.
    Pasando hambre es sencillamente inutil. Tarde o temprano lo dejas

    ResponderEliminar
  15. En absoluto tocas la moral! Estoy completamente de acuerdo. Lee mis respuestas al resto. Yo hace un tiempo aprendí a comer y combine con deporte y es lo que hago. Esto es pasado para mí ;-)

    ResponderEliminar
  16. Nunca hice dieta. En las mañanas no como nada hasta la hora del almuerzo y luego frutas de la temporada. No como hamburguesas, ni pizza ni pollo, no me gustan. No me privo de comer lo que me gusta a la hora del almuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que al final, cada uno conoce su cuerpo, y si comes lo que necesitas y gastas, tu cuerpo está bien cuidado. Aunque lo de no tomar nada por la mañana... no es lo más adecuado pero bueno, cada uno sabe lo que ha de hacer.
      Gracias por tu comentario!
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO