LA DESORIENTADA

Ya os he hablado en alguna ocasión de mi nulo sentido de la orientación, cuando digo nulo, es nulo. Ejemplo: este año pasado para el cumpleaños de Carlos, me lo llevé a un hotel especial, a una suite impresionante (cumplió 40 y merecía regalo especial), bueno pues como era grande y la rodeaba una terraza, pues era un ático, tenía varias entradas a la suite desde la misma, y yo según por la que accediera, me costaba centrarme y saber en que parte de la habitación estaba y como llegar al baño, os lo juro. Así soy. Yo he estado en la puerta de El Corte Inglés de Pintor Sorolla y he tenido que llamar a mi madre para llegar a El Corte Inglés de la calle Colón (a los que sois de fuera os digo que están al lado), sabía que estaban cerca pero para no dar vueltas, prefiero consultar. Creo que con estos dos ejemplos os dejo claro que si condujera a menudo el precio de la gasolina se dispararía, yo acabaría con la reserva mundial. Pues eso, soy "la desorientada" si me hicieran un culebrón le podrían poner ese título. Luego soy doña memorias, cualquier número de teléfono, aunque sólo lo haya visto una vez escrito, las fechas de nacimiento de toda la gente que me rodea, incluso de gente que hace mucho ya no forma parte de mi día a día, y es que si me sé una fecha, la recordaré para siempre. Los DNI mío, de Carlos, de mi padre y mi madre. El nº de la SS de mis padres. El SIP de los cuatro. Para todo eso soy una crack, pero lo de perderme también iba en mi ADN qué le vamos a hacer.
Como imaginaréis, con este panorama, me he perdido muchas veces. Es más, a veces para ir andando a un sitio, me saco una ruta igual que las que saca uno para ir en coche, pues yo me la saco para ir andando y la llevo en la mano. La primera vez que salí por mi pueblo actual a comprar, al día siguiente de mudarnos aquí, me fui a Mercadona a comprar, y llegué. Llegué a Mercadona y compré. Pero...fui capaz de llegar luego a casa??? Sí, llegué después de dar unas cuantas vueltas. Me perdí, obviamente, pero al final, con la compra un poco mareada llegué. A mi favor, era la primera vez que iba por este pueblo. Vale ya sé que otra persona se habría fijado como había llegado al super y luego habría sido capaz de volver a la primera, pero era yo, qué queréis.
Puestos en antecedentes, os cuento la última. El otro día tuve que ir al salir del trabajo a un centro comercial de Valencia. Para ello cogí el metro al salir de trabajar y yo no sé en qué iba pensando, porque os aseguro que el metro lo controlo de maravilla, el caso es que me subí a otro metro y me di cuenta cuando llevaba un rato de camino. Al ver una de las paradas, pensé: ups! me he equivocado! y me dispuse a bajar en la siguiente. Bajé y subí a la superficie, porque pensé que con un autobús llegaría antes a mi destino que recorriendo de nuevo el metro al revés. Y...sí lo habéis adivinado, subí a la calle...y me perdí. El caso es que cuando salí del metro lo tenía todo controlado. Sabía donde estaba (más o menos) y decidí ir andando porque no me pillaba lejos y me apetecía dar un paseo al sol. Me puse a pensar y a caminar y cuando me quise dar cuenta, no tenía ni puñetera idea de donde estaba. Menos mal que Valencia tampoco es tan grande y en seguida me centré y conseguí ponerme en camino, esta vez pensando en lo que hacía, que se estaba haciendo tarde y no era cuestión de pasar por Santiago de Compostela a dar un abrazo al santo antes de ir a cenar, otro día si eso, con más tiempo ;-)
Se acerca mi cumpleaños, si algun@ quiere regalarme una brújula...

Comentarios

  1. Jajajaja me ha hecho mucha gracia porque mi madre se orienta igual de mal que tú, y dice que no conduce por lo mismo...

    En cambio yo me oriento bastante bien y tengo muy buen sentido de la orientación, que mi madre envidia jijiji. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dile a tu madre que no se preocupe, con un GPS, arreglao ;-)
      Mi marido también se orienta super bien, menos mal, si no, imagina que panorama jajaja
      Besos

      Eliminar
  2. a mí lo de 'la desorientada' me ha sonado a canción de manu chao. ;)
    en ese aspecto seguramente te gano. cuando voy en metro a una zona que no conozco, soy experto en irme hacia el lado contrario. y el viernes por la tarde he quedado con unas amigas en villaviciosa. hay que ir en tren de cercanías y nunca he estado, a saber cómo puede acabar la aventura. ^_^
    el peor lado de mí mismo sale cuando voy a un barrio que no conozco y no hay ni una (piii) placa que indique en qué calle estoy. o cuando no veo números en los portales que me den la pista de en qué sentido voy.
    besos de otro desorientado!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, lo de "la desorientada" me ha venido por un capítulo de Aquí no hay quien viva en el que veían todos un culebrón que se llamaba "La despechada" por eso he dicho que un culebrón sobre mi persona debería llamarse así ;-)
      Así que eres de los míos eh, pues nada tú haz lo que yo, una rutita de esas que te da el GPS y au, solucionado
      Besotes desorientadillo
      Y no te me pierdas este viernes ;-)

      Eliminar
  3. Yo te voy a obsequiar con un GPS que me parece más práctico jajajaja
    La verdad que yo soy completamente lo contrario. He estado quizá dos veces en una ciudad y si vuelvo más o menos me oriento (por la zona en la que he estado claro) y como antes de ir suelo mirar mapas pues parece que hasta voy a menudo. Muchas veces me han dicho "es que tú conoces esto" y les he tenido que decir que no, que sólo lo había visto en planos y me miran como si les estuviese mintiendo.
    Luego la memoria no la tengo muy bien del todo, pero lo soluciono con una agenda pegada a mí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ya ya tengo GPS. Además ahora con los navegadores de los móviles, está todo solucionado en seguida jeje.
      Pues nada, hagamos un trato, me pasas un poquito de orientación y yo te paso un poquito de memoria ;-)
      Besos

      Eliminar
  4. Jajajajaja, somos igualitas. Yo me sé el dni de toda la familia, incluyendo padres, hijos y abuelos, y tele´fonos de cualquiera, pero me pierdo siempre.
    Me perdí dos veces en Carrefour, y una de ellas estaban mis cuñados, mi marido y mi madre esperándome y ellos me veían desde arriba y sabían perfectamente que me habíoa perdido, pero ninguno me ayudó porque tenían diversión gratis viéndome deambular. Y ora vez en el parking de Alcampo, di tantas vueltas para buscar el coche que acabé en la otra punta del centro comercial.
    Me he perdido en mi ambulatorio que es bien pequeño, y en varias zonas de mi ciudad. Y al ir al instituto de mis hijos hace un par de años, fui en bus y me equivoqué de parada y llegué tardísimo a la tutoría, sudando y con pintas de loca porque no era capaz de orientarme pero es que era facilísimo llegar y había ido muchas veces, en coche pero vamos, que no había pérdida.
    Cuando viajo fuera de mi provincia o de España voy cargada de mapas y me fijo en todo y nunca me he perdido porque voy con mil ojos y nunca voy sola, que todo influye,jejeje, pero en mi ciudad me perdí mil veces. De jovencita mis amigas se lo pasaban pipa a costa mía, una ve me perdí en una discoteca por ir al baño y acabé en una terraza que ni se usaba, menuda angustia.
    Un besito y me ha encantado el post,jejejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajaja, sí lo del instituto de tus hijos ya me lo contaste, ay que par de dos estamos hechas. Y anda que tu familia en Carrefour ya les vale dejarte vagar por ahí sin decirte nada pa descojonarse, que cabritos.
      En fin, es lo que yo digo reina, no podemos ser perfectas ;-)
      Besos

      Eliminar
  5. Jajajajaja, me meoooo. Yo también la tengo mala pero tú me ganas. Mira que perderse hasta el en Corte Inglés, jajajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sí yo soy nula de veras que sí, no es por exagerar.
      Besos

      Eliminar
  6. suele suceder, a mi me pasa a veces por ejemplo, un día me perdí en el centro y eso que no tiene pierde.

    Saludos y ojalá te regalen una brújula bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si es que los que somos nulos para orientarnos, nos perdemos hasta donde es imposible perderse, yo de coña siempre digo que perdería hasta un imperdible ;-)
      Besos

      Eliminar
  7. A mi mejor amiga le pasa lo mismito que a ti. Todavía me acuerdo del primer día de clase cuando no conocíamos el campus, y se emperró en que era por donde ella decía (en contra de mi voluntad) y después de atravesarnos la modesta parcela de un millón de metros cuadrados le preguntamos a un vigilante que estaba en la garita y nos dice que vamos justo en dirección contraria. En ese momento no supe muy bien si echarme a llorar o matarla. Se orienta fatal, desde tiempos inmemoriales, es superior a ella.
    Yo en cambio me defiendo bastante bien, cojo alguna referencia y me voy apañando, pero tampoco soy yo aqui ninguna crack. No obstante tengo una pequeña manái friki: me sé las matrículas de los coches que veo. Y no me lo propongo eh, es solo con una mirada. Me sé los de toda mi familia (incluso los que ya no los tienen) y hasta de la matrícula del bus que me llevó a Italia. Ah, y la clave de apertura de la puerta del hotel en que estuvimos en París en 2005. Se lo dije a mis amigas y creyeron que me tiraba el pegote. Una de ellas había guardado el papelito, lo apunté en uno para que lo comprobara en casa y flipó cuando vio que tenía razón.
    Somos así de originales maja, qué le vamos a hacer!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sin duda tu amiga es de las mías. Cuando hice la primera carrera en la universidad de Valencia, mis amigos se morían de la risa porque siempre quedábamos en una zona del césped cuando nos pelábamos alguna clase, y siempre me costaba encontrarlos, aquellos se descojonaban, cuando llegaba a la hora me decían "hostias Ana, has llegado pronto" jajajaja
      Lo de las matrículas también me pasa, eso es la memoria fotográfica ;-)
      Viene muy bien tener algo de memoria fotográfica, te saca de algún que otro apuro de vez en cuando.
      Besos

      Eliminar
  8. gracias por llegar a mi blog El tuyo me ha encantado

    ResponderEliminar
  9. Yo me perdí hasta los 13-14 años en un centro comercial súper enano de mi ciudad y bendigo el día que a los móviles les pusieron gps ahahaha

    Besos, flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síp! DEfinitivamente los móviles con gps son lo más jajajaja sobretodo para mí
      Besazos

      Eliminar
  10. Uf, yo mira que soy despistada, pero con el coche me poseo extrañamente y de respente sé llegar a todas partes incluso si no he estado nunca y me oriento genial. Andando alguna vez me desoriento en plan "huy, era esta calle o la siguiente" pero nada grave.
    para mí el problema son los espacios cerrados. Dentro de un centro comercial que no conozco, por ejemplo. Ahí estoy jodida.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo porque mi casa es pequeña si no me perdía también jajajaja
      Me alegro que tú no tengas ese problema
      Besazos

      Eliminar
  11. Bueno Amuska estar perdido es encontrar caminos nuevos para recorrer. Te lo dice un perdido cronico Me encanto la frescura de tu escrito :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad! Espero que consigas encontrarte jeje
      Gracias corazón
      Besos

      Eliminar
  12. jajajajaja me meo....!!!
    Mira que hasta hace no tanto, pensaba que era el mismo Corte Inglés de lo pegados que están.. jajajajaja

    Yo no tengo una memoria prodigiosa... y me oriento " en la media"... jaja No destaco en ninguna de las dos cosas... :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaajaja pues sí reina de uno a otro me cuesta orientarme jajaja.
      Yo la memoria sí la tengo muy desarrollada pero el sentido de la orientación, directamente inexistente en mi genética jajaja
      Besotes

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Y a mí tu forma de escribir :-)
      Muchas gracias linda

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG