FECUNDACIÓN IN VITRO: NUESTRO PRIMER TRATAMIENTO

Después de una entrada humorística, toca ponerse serios. Tenía esta entrada pendiente de hacer, pero me ha costado decidirme. Desde que empezó este año, he pasado por todo tipo de estados de ánimo. Primero me costó aceptar el nuevo negativo, después vino el bajonazo, que por supuesto, traté de esconder, como siempre hago, me escudé en mi fortaleza y decidí que aquello no iba a afectarme más de dos o tres días; no fue así. Es lo que tienen los estados de ánimo, que no los eliges tú. Si algo ha de afectarte, lo hará, quieras tú o no, y no podrás esconderlo, si lo haces, será peor, acabarás cayendo con todo el equipo. Y caí, caí a lo más hondo. Dejé de tener ganas de todo, de arreglarme, de salir, de ver a nadie, de contar nada, de leer, de escribir, de estudiar; y en medio de todo aquello me tocó preparar los exámenes del primer cuatrimestre de la Uned, y lo hice, aún no sé como. Pero cuando dejé de estar ocupada en aquello, aún caí más. Y llegué a ese punto en el que levantarte de la cama ya es un esfuerzo, porque no estás bien. Afortunadamente cuando Dios repartió la fortaleza, a mí me dio una dosis extra, lo sé, tuvo que ser así, porque si no no me explico de donde saco esto que me sale de dentro y siempre tira de mí para arriba. Y volví a subir. Ahora vuelvo a ser yo. Además empecé mi rutina laboral y eso ha terminado de ponerme en mi sitio. Por eso ahora me cuesta aún más volver a escribir sobre esto, porque esto, para mí, para nosotros, para todos los que pasamos por aquí, es una herida abierta que si la tocas mucho, vuelve a sangrar. Pero debo hacerlo, me lo debo a mí, porque sé que escribir a mí me cura, me alivia al menos, ya sabéis que es mi forma de soltar lo que llevo dentro. A toda o casi toda la gente importante para mí, le he escrito algo en algún momento de mi vida, es mi forma de decirles precisamente eso, que son importantes en mi vida. Así que, si tienes una carta o escrito mío, dedicado a ti, ya sabes que eres alguien en mi vida, alguien especial, y si no lo tienes y sabes que lo eres, espéralo (sí, es una amenaza ;-) ) También se lo debo a toda la gente que está atravesando o va a atravesar este duro camino, y a los que ya lo hicieron, que les voy a contar que no sepan.
Cuando entras en el mundo de la infertilidad, sea por el motivo que sea, te adentras en un mundo desconocido para ti, en algo de lo que habías oído hablar, pero nunca te habías parado a examinar de cerca. Y lo primero que te encuentras es que hay mucha más gente en tu situación de la que pensabas. A ti de repente te han dicho que no podréis ser padres por el método natural y piensas que sólo te pasa a ti, porque sí, porque tendemos a pensar que lo malo sólo nos pasa a nosotros, pero no, en cuanto asomas un poquito la cabeza en este mundillo, te vas encontrando gente que está como tú, cada uno con sus circunstancias, pero al final todos en las mismas. Cuando ya te has hecho a la idea y pasas la fase de negación y la de aceptación del problema, empiezas a buscar soluciones, y te das cuenta que la solución pasa por buscar una clínica, también es cierto que puedes recurrir a la seguridad social, pero nosotros, por motivos que no vienen al caso no nos decantamos por ello, nos fuimos directos a buscar clínica. En nuestro caso, hemos estado en dos distintas. El primer tratamiento lo hicimos con una, de la que os hablaré a continuación. Para empezar os digo que la diferencia entre una y la otra es abismal. A la primera llegamos por recomendación de mi ginecóloga en aquel momento y porque al comparar con la archiconocida clínica que tenemos en Valencia, era más económica. Así pues empezamos por ir a ver esta clínica. Fui yo sola a la primera visita, no queríamos que Carlos perdiera más días de trabajo de los estrictamente necesarios. En esa primera visita sólo vi a una matrona, que me explicó todo con muy buenas palabras y sin ver a ningún médico y sin ninguna prueba más las que yo ya llevaba hechas de fuera (que no eran más que un espermiograma, una citología) ya salí con el tratamiento pautado. Habían decidido hacernos una ICSI, inyección intracitroplasmática, esto es, extraer a tu pareja el semen, y a ti extraerte los ovocitos conseguidos tras una medicación de varios días, y luego mediante una inyección en el laboratorio introducir el espermatozoide seleccionado directamente dentro del óvulo. Esta técnica se suele utilizar cuando es problema del varón, que no tiene un recuento de espermatozoides óptimo y los que tiene son de calidad deficitaria. En cada caso el tratamiento que os van a pautar será distinto, dependerá de los problemas que presentéis. No voy a explicar paso a paso lo que es un tratamiento, sobre esto ya hay mucho escrito y no soy ninguna profesional en la materia.
Como os decía en mi primera visita salí con todo pautado e incluso con la medicación para empezar y vino el primer desembolso de dinero importante. En la farmacia nos dejamos unos mil quinientos euros para empezar, en pinchazos y pastillas que iba a tener que empezar a auto administrarme para comenzar la estimulación. Ni que decir tiene, que si vas sobrado, que no era el caso, es posible que no te parezca caro, pero en la mayoría de parejas, esto ya supone un gasto importante, y acabas de empezar. Luego viene el desasosiego de los pinchazos, que sueles acabar poniéndote tu misma porque buscar a alguien supondría otro gasto extra y además, tampoco es para tanto. Yo siempre fui una miedosa para las agujas y me pinché sola dos inyecciones seguidas cada noche. Entonces empiezan las hormonas a hacer su trabajo, y tú a notarlo. No voy a contaros nada especialmente extraordinario porque a mí me afectaron más bien poco. Me sentí más hinchada y algo más sensible pero tampoco nada exagerado, las llevé bien. Llegó el día en que me tenían que extraer los ovocitos en quirófano y para eso debían sedarme. Me tumbaron en una camilla con las piernas en los estribos atadas y los brazos también atados para evitar movimientos involuntarios que pudieran hacer pinchar donde no debían. Debo decir que si te ataran una vez sedada, se agradecería, porque yo, me puse un poco nerviosa al verme así y sin poder moverme. Al ponerme el anestesista la pinza en el dedo índice que marcaría mis pulsaciones descubrió que no funcionaba la máquina, y el ginecólogo muy tranquilo le dijo, "sí, es cierto, está estropeada" a lo que el anestesista bastante molesto dijo "y como pretendes que la controle así", pero me durmieron igualmente, lo cual yo hice bastante tranquila como podéis imaginar, dormirme sabiendo que nadie controlaría si mi pulso estaba bien o no. Cuando me despertaron lo hicieron a base de golpecitos en la cara, nada cariñosos, la verdad, "Ana despierta despierta" les faltó decirme, hay prisa. Y me levantaron así de golpe, entre dos personas, que podían haber sido la Virgen de Lourdes y la de La Macarena y yo me habría quedado igual, estaba tan sedada que al llegar a la habitación le dije a Carlos que había llegado andando y él me aclaró que no, lo había hecho en silla de ruedas, no sé como no me caí de la silla por el camino. No me dejaron descansar en la cama ni diez minutos y me metieron prisa para irnos. Y lo hicimos, afortunadamente espabilé pronto.
Al día siguiente recibí la llamada que me confirmaba que habían fecundado dos embriones y que al día siguiente sería la transferencia. La transferencia es el momento en que tus embriones o mejor dicho pre embriones, pasan a tu útero. Iba bastante nerviosa, porque el médico no me causaba ningún tipo de tranquilidad, más bien al contrario. Llegamos y como me habían dicho que bebiera mucha agua, pues eso hice. Me tuvieron casi media hora esperando y empecé a notar que la vejiga me reventaba, pero aguanté. Vino el biólogo a hablar con nosotros y le preguntamos como estaban nuestros pequeños y qué calidad tenían y vino la segunda decepción. Yo sabía de sobra por todo lo que había leído que sí te decían siempre la calidad de los mismos, esta podía ser, desde buenísima a malísima, pasando por, buenos, decentes, regulares....Este señor, nos dijo que él no ponía calidades, que eso era una tontería, cosa que nos olió a chamusquina, pero eso nos dijo, que no iba a hablar de calidades. Y con eso nos tocó quedarnos y entrar al quirófano. Me tumbaron de nuevo en la camilla y empezó el baile. Yo había hablado con una amiga y me había tranquilizado un poco, que no dolía, que era una tontería...Bueno, depende quien te la haga supongo. Este señor empezó a guerrear ya con el espéculo. Se empeñó en ponerme uno corto, y utilizar una cánula corta para meter luego los embriones. Y después de hacerlo, bastante mal, me hizo bastante daño, se dio cuenta que no llegaba y le tocaba volver a empezar con uno nuevo. Sacó el pequeño, de nuevo me hizo mal, y metió uno más grande pero de plástico, y lo partió dentro de mí. Os podéis imaginar que cosquillas no me hizo. Necesitó volver a sacar y comenzar de nuevo. Noté como me rasgaba al sacarlo y a todo esto yo me meaba viva. Nada más tumbarme me dijeron que había bebido demasiado y que por eso el ecógrafo no captaba las imágenes bien, mentira, luego nos dimos cuenta que no funcionaba, pero daba igual, todo era culpa mía, siempre. O había bebido mucho, o poco, o no me relajaba, siempre todo lo que iba mal, culpa mía. A todo él ya iba por el tercer espéculo que consiguió introducir y empezar a trabajar. A esas alturas yo miraba hacia arriba y me caían las lágrimas y pensaba, "por favor que esto funcione porque yo no repito ni de coña" Empezó con la cánula para arriba y para abajo, no atinaba. Y de nuevo, culpa mía, decía que tenía el útero no sé como ( cosa que ahora sé que no es verdad, mi nueva doctora atinó en dos segundos) en fin, le costó Dios y ayuda pero atinó. Y por fin, tras casi hora y media lo consiguió (normalmente tardas entre quince minutos y media hora por transferencia) y nada más terminar me hicieron levantarme e irme a mi habitación andando. Nada de camillas, nada de piernas levantadas, nada. Andando para la habitación y de nuevo, con prisas. Y nos fuimos a casa con una sensación extraña.
Ni que decir tiene que aquello fue un desastre provocado por una clínica nefasta puesta con los medios justos, sin ningún tipo de cuidado, sin adelantos tecnológicos, sin profesionales con ganas de trabajar. Lo que es una clínica para sacarte el dinero y punto. Que sí, que seguro que alguien lo habrá conseguido, alguien que no tenga demasiados problemas. Nosotros, después de aquello, decidimos no volver y decantarnos por la archi conocida en Valencia y ahora también ya el resto de Europa, y es la mejor decisión que hemos tomado. Ah por cierto, en la consulta que te hacen al final del tratamiento, que obviamente no funcionó, también me echaron la culpa de que no hubiera funcionado, era culpa mía porque no me relajé en la transferencia. No era culpa de la falta de pruebas, no era culpa de la falta de medicación, que ni siquiera me mandaron la progesterona hasta después de la transferencia, no; era culpa mía.
En esta nueva clínica hemos descubierto que teníamos algún que otro problema más que, naturalmente, no habían detectado, al no habernos realizado más pruebas.
Lo que he querido transmitiros con este largo relato, es que depende, y mucho, de la clínica que escojas que este, ya de por sí duro camino, se convierta en una pesadilla, pues la persona o personas que te traten hace mucho, lo hace todo en realidad.
En mi próxima entrada os hablaremos de la clínica en la que ahora estamos y veréis la diferencia. Y si alguien de Valencia quiere preguntarme por la clínica que era esta tan nefasta y que le de el nombre, que lo haga en comentarios y se lo diré en privado, no quiero demandas encima.
Por si os lo preguntáis, nos gastamos en total 7.500 euros en ese primer tratamiento. Tratamiento que, después de ver el resto de pruebas y demás, hemos descubierto que fue una estafa de principio a fin.

Comentarios

  1. Hola!!!!!
    Madre mía!!!! ¿Y no hay alguna forma de denunciar eso? Ya no solo es el dinero, es que a lo mejor para ellos tener hijos no es importante pero muchísimas parejas están sufriendo por ese tema y ellos les están estafando.
    Y menos mal que no te han quedado consecuencias de tan nefasta manipulación, que a mí me dolía solo con leerte.
    Ojalá todo te salga genial ahora, ya verás como ahora irá bien.
    Un beso y sé muy bien lo que quieres decir con levantarse de la cama ya es un esfuerzo. Cuando murió mi padre el primer mes yo estaba así, zombie perdida y sin ganas de nada, pero de pronto uno despierta y se supera, siempre se puede.
    Besos guapa y mucha mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denunciar claro que nos apetecía, pero hay que contar con dinero, tiempo y ganas y de las tres cosas andamos escasos. Y luego viene el tema de que, meterte con un médico...complicado.
      Mil gracias por tu apoyo siempre
      Besazos

      Eliminar
  2. Hola. gracias por compartir esa experiencia tan personal y traumática. Por lo meos ahora estás en otra clínica con profesionalidad. Mucho ánimo y no te rindas nunca. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, un abrazo Marta

      Eliminar
  3. Es vergonzoso que cueste tanto dinero, así hay gente pagando préstamos y de todo.

    Cada día es un día menos hasta tu bebé ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros, por ejemplo, estamos pagando préstamo para este tratamiento de ahora, y tenemos nada más que ocho años por delante de pagos. Esperamos poder quitarlo antes de encima.
      Eso espero, y si no, al menos, habremos luchado hasta el final.
      Besazos

      Eliminar
  4. Buf nena! Cómo he sufrido leyéndote!
    Por una parte, por abrir esa herida que nunca terminará de cerrar. Nuestra primera experiencia fue muy mala también, aunque en quirófano no, gracias a Dios. Eso sí, me lo comí solita porque no dejaban entrar a marido.
    Hasta consultamos para denunciar, pero con el cuerpo médico hemos topado!!

    Y por otra parte, porque no soporto leer el sufrimiento de alguien que me importa.
    No debías haber pasado ese mal trago, no es justo!
    Hay muchos "profesionales" con vocación perdida, que más les valdría ir a limpiar portales. Que no lo harían bien tampoco, pero no se juega con la salud y los sentimientos de las personas.

    Eres increiblemente fuerte!
    Y cuando flojees, aquí estoy para sujetarte.
    Te quiero rubia!
    Abrazo apretadísimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quiero mucho rubia! y cuando me necesites, aquí estoy, siempre
      <3

      Eliminar
  5. Yo te iba a preguntar como marigem... ¿esto no se puede denunciar? Hay que ver como le gusta a "determinados profesionales" jugar con los sentimientos de las personas. Me parece denigrante que se trate así a las personas. Al igual que me parece indignante lo que cuestan estos tratamientos. Cómo les gusta sangrar a las personas! Es que es hablar de esto y encenderme.

    Muchas gracias Ana por compartir esta experiencia tan íntima con todos nosotros. Sabes que aquí nos tienes para lo que necesites.

    Un besazo flor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que se puede denunciar, pero dinero, tiempo y ganas no nos sobran. Y los que nos dejaron preferimos gastarlos en volver a intentarlo en otro sitio. Como ha comentado Trax, con la iglesia hemos topado, o en este caso con médicos, se tapan unos a otros y son pocos los casos que se les ganan.
      Millones de gracias por leerme y apoyarme de esa manera en que lo hacéis.
      UN besazo linda

      Eliminar
  6. Ay, Rubiales, qué trago más malo. Pero estoy convencida de que las experiencias nos construyen, y esa seguro que ha hecho de ti una persona incluso mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, si no mejor, más fuerte sí. Ahora sé que puedo aguantar mucho más de lo que pensaba y que tengo una fortaleza que aguanta palos.
      Millones de besos amiga

      Eliminar
  7. Mil gracias por abrirte en canal y contarnos tu experiencia...me parece una vergüenza que se juegue así con el dinero y las ilusiones de la gente, se merecen una denuncia... tu tiempo es oro y la cifra ya ves,no es moco de pavo.

    Te digo como Sandry, aquí estamos para lo que sea. Un besazo valiente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña! Espero que vayas mejorcita, aprovechando que hoy quiere funcionar internet mejor, voy a pasarme corriendo por vuestros blogs antes de irme a trabajar.
      Millones de besitos

      Eliminar
  8. bueno, si tú has pagado por los servicios de esa clínica y no has quedado satisfecha, tienes todo el derecho del mundo a criticarles. pero bueno, entiendo que seas prudente y omitas su nombre, seguramente yo también haría lo mismo.
    lo de culparte a ti de que no saliera bien es totalmente irresponsable. su trabajo consistía en indicarte la medicación adecuada, en hacer que estuvieras lo más relajada posible...
    siento que lo hayas pasado tan mal. y aun así has aprobado los exámenes de psicología, no hay duda de que tienes una gran fortaleza. espero que en la nueva clínica os vaya mucho mejor, y que todo esto se quede en un mal recuerdo.
    muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, sé que tengo derecho a quejarme, pero si doy nombres ellos tienen el derecho a demandarme y será como siempre, nuestra palabra contra la suya, y adivina quién ganaría? Se cubren bien las espaldas.
      Ahora en la nueva clínica estamos muy cuidados.
      Besotes amigo

      Eliminar
  9. Qué horror,Ana. 😥 No me puedo ni imaginar por todo lo que pasasteis, sobretodo tú, física y anímicamente. No me entra en la cabeza cómo nadie puede jugar así con personas que van a un centro ilusionados, buscando lo que tanto desean... De verdad que no lo entiendo.
    Me alegro de que hayáis encontrado un buen centro, y os deseo toda la suerte del mundo. Os lo merecéis, y lo sabes (lo sabes tú, lo sé yo, y lo sabe todo el mundo!)
    Mucho ánimo y un abrazo enooooorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña por tus palabras.
      Afortunadamente ya pasó. Esto ha sido escribirlo para cerrar aquel capítulo.
      Ahora vamos con los pies más en la tierra, sabiendo que puede ir bien o no.
      Pero que sea lo que Dios y la ciencia quieran.
      Un beso enormeeee

      Eliminar
  10. Qué fuerte. Hay gente para todo, qué cabrones jugar con los sentimientos e ilusiones.
    Eres muy fuerte, y muy valiente por contarlo.
    Ánimo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Celia!
      Un besazo gordo

      Eliminar
  11. Que cosas, acá he visto un montón de clínicas de fertilidad y según firman ante notario publico garantizando el éxito sino te devuelven el dinero, pero aún devolviendo lo invertido la ilusión o las esperanzas nadie las devuelve. Me imagino que debe ser una experiencia muy intensa y se aplaude que la hayas escrito en el blog, cuantas personas hay que prefieren hacer como que no pasó nada y por dentro estan todas desmoralizadas, más vale hacerle frente a las cosas y bueno, aceptarlas o algo así


    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff que suerte! Aquí no devuelven el dinero ni en sueños. Y desde luego, como bien dices, las ilusiones que vas perdiendo por el camino no te las devuelve nadie.
      Mil gracias por tus palabras
      Besos

      Eliminar
  12. Jolín, qué mal rollo la primera clínica... Desde luego, hay médicos que parece que se equivocaron de profesión. Hay que tener mucha empatía cuando se trabaja con personas y más aún en determinadas circunstancias. Menos mal que ahora has dado con una que te gusta más. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos la empatía la tenían en el culo ya te lo digo. Nada, a por otra cosa mariposa, ha sido escribirlo para cerrarlo.
      Besotes

      Eliminar
  13. No sabes la rabia que me da haber leído todo esto, de verdad, es que ese tipo de prácticas deberían estar prohibidas. Espero que hayas hablado en foros de esa clínica para que nadie vuelva a ella.
    Nosotros vamos por S.S. y ya os contaré, desde luego rápidos no son y si quiero tener otro ya me estoy planteando ir por privado. No sé, ya veremos. Llegado el caso me gustaría saber los nombres de esas clínicas, para no repetir en tu primera.
    Besos y muchos ánimos. Ojalá lo consigáis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no te plantees más. Si estás allí sigue. Conozco miles de niños que han venido al mundo por la SS. Nosotros no fuimos por otros motivos pero no porque no confiáramos en ellos. Y tampoco te quiero traumatizar que esto me pasó a mí, porque esos de profesionales tenían lo que yo de monja de clausura, pero en la clínica que estamos ahora, es increíble el trato que estamos recibiendo. Y todo es más sencillo, aunque sencillo no es y tampoco vayas pensando que todo es una maravilla, que tampoco quiero que luego te vengas abajo. Tú ves paso a paso, es la mejor manera de llevarlo.
      Besotes

      Eliminar
  14. Tremendo todo tu relato...y triste q hagan pasar a las personas x momentos así. Entiendo tanto lo q dices de no tener ganas de nada....estoy así. ...Después de mucha lucha personal cuando por fin voy a un tratamiento d fiv...mi pareja descubrimos que tiene azoospermia...uno de los sablazos mas horribles de mi vids. Llevo días sin poder hablar...o saber que hacer. Si..se que hay opciones...pero es un palo tremendo. No digamos lo que despuew supone un tratamiento pero...no se siquiera si podré pasar por ello... por eso..t entiendo bien. Ojalá pase solo...mientras duele horrores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que salir adelante corazón! Que sé que es muy difícil, que sé que es durísimo, pero piensa en todo lo que te estás perdiendo mientras estás así. La clave en la vida está en pensar en todo lo que tienes, que seguro es mucho, y no tanto en lo que no has podido conseguir. Entiendo que tienes que pasar tu duelo y de hecho debes hacerlo para seguir, pero sigue. Y si me permites un consejo, no te quedes con las ganas de intentarlo. Que no es tan traumático como me pasó a mí, esto fue una mala elección. Elige bien tu clínica, es más, mira en la seguridad social que hay grandísimos profesionales también y es gratis, que desde luego ayuda. Pero no te quedes con la espinita de no haberlo intentado. En la vida hay que ir a por las cosas, lucharlas, que si luego no salen, al menos puedas decir, no salió, pero no porque yo no lo haya intentado.
      Te mando un abrazo apretao y te digo que vamos!!! que puedes salir y luchar. Eres fuerte, eso seguro.
      Y cuando necesites hablar, aquí me tienes.
      Millones de besos

      Eliminar
    2. Eres un amor. Mil gracias por los ánimos. Intentaré todo...el recurrir a un donante parece la opcion 2 mas viable...y me cuesta. La 1 es analíticas. ..pruebas...pero no pinta muy alla. Por desgracia a la s social ya no puedo ir..me paso de los 40 y se suma todo. No esperaba los resultados de mi pareja así. Ha sido un sablazo tremendo. Y bueno...veremos q se puede hacer. Muchas gracias x tu ayuda y x tu cariño. Un beso

      Eliminar
  15. Te llevo leyendo hace mucho tiempo
    Somos de la misma quinta, nos casamos en el mismo año y yo también he estado en la famosa clínica de la que hablas
    La diferencia es que yo recorrí 700 km para poder conseguir mi sueño
    De allí son mis mellis
    Quise quemar mi último cartucho y elegí la mejor opcion aunque miy lejos de casa
    Mis peques van a hacer 2 añitos y he terminado hace poco de pagar el préstamo para poder llegar a ellos
    Estas en las mejores manos
    Mucha suerte


    Rocio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te agradezco en el alma el comentario Rocio! Sé que son la mejor clínica con diferencia, en la próxima entrada hablaré de ellos. Pero también soy consciente de que no todo el mundo lo consigue y ya nos hemos hecho a la idea, de que puede ir bien, o no. De momento ya hemos fracasado en el primer intento con ellos, ha sido pura mala suerte porque todo fue bien, pero ha fallado. Me alegro de todo corazón que tú sí lo consiguieras, afortunadamente es más la gente que lo consigue finalmente que la que no. Mil besos linda y de verdad, gracias por el comentario. Y cuídame a esos pequeñajos que si tienen dos añitos estarán para comérselos ;-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG