COMPLEJOS

Cuando yo nací era como todos los bebés, monísima. Rubia, ojos azules, cara redondita, pues eso, una monada. Luego con los años no sé qué coño pasó. No, no me vayáis de dignos en plan "yo soy igual de mono que de bebé, que no cuela" Vaaaleee Eva, tú eres igual de guapa, que sí, pero quitándote a ti, el resto nos estropeamos. Vamos creciendo y aparecen los complejos. ¿Quién no tiene algo de sí mismo que cambiaría? Ojo, estoy hablando de complejillos, cosas que nos gustaría que fueran distintas pero que aceptamos como son. Recordad que hay que quererse mucho. ¿Y sabéis que es lo mejor para quererse y aceptarse? Reírse de uno mismo. Es algo que yo hago bastante a menudo. Y a ello me dispongo con esta entrada, reírme un poco de mis propios complejos. Allá vamos.
Cuando tenía unos ocho años más o menos, me pasó lo que le pasa a muchos niños a esa edad, algunos incluso antes, dejé de ver la pizarra en clase. Mejor dicho, la pizarra la veía, lo que no veía era lo que había en ella escrito. Al principio traté de ignorarlo y me cambié de sitio para estar más cerca, pero no funcionó, evidentemente. Cuando me cansé de tener que pedir a mis amigas que me dijeran lo que ponía y de achinar los ojos para intentar verlo yo misma, se lo dije a mi madre: "mami, no veo la pizarra en el cole" Y mi madre, también con problemas de vista toda la vida, no se sorprendió demasiado (ya sabéis, los genes) y me llevó al oculista que confirmó lo que ella se temía, tenía miopía (es decir que no veía bien de lejos) y con ello vino lo único que podía solucionar el problema, mi primer complejo, las gafas. Ni que decir tiene que las odié desde el minuto uno y por supuesto al principio, pasaba de ponérmelas. Pero claro, la miopía iba a más, y al final no me quedó otra que acceder a llevarlas. A los 16 años limpiando las gafas, me las cargué accidentalmente (juro por Dios que fue accidental, pero sé que no me vais a creer) y mis padres me ofrecieron si quería probar las lentillas. Desde entonces llevo mis lentillas y sólo las gafas en casa y por la noche. Al que inventó las lentillas, de hecho, yo le ponía un monumento.
Mi segundo complejo me empezó sobre los 12 años más o menos que empecé a desarrollarme, sí, empecé demasiado pronto y la verdad, a esa edad, no mola. Por lo menos en aquella época no molaba, ahora como a los 13 ya se operan para hacerse más voluptuosas a lo mejor hubiera triunfado. Pero en aquellos años, lo pasé mal. Y cierta parte de mi anatomía, se desarrolló y se desarrolló y se desarrolló y no paraba aquello oiga. Pero es que yo ya soñaba con sujetadores gigantes que me perseguían sin compasión. Menos mal que al final paró, a Dios gracias. Ese es otro de mis complejos, ser demasiado....vistosa. Ahora ya estoy acostumbrada. Me ha tocado pedir que me miren a los ojos en más de una ocasión. Me toca comprar las camisas con elástico en esa zona para que no se me abran. Y nunca, nunca entenderé a la que se opera y se pone una barbaridad. No me refiero a las chicas que se ponen una talla normal para su anatomía, porque tengan el complejo contrario, el de no tener, no. Me refiero a la que midiendo un metro sesenta se pone una talla 100. Eso no lo puedo entender, porque os prometo que si no me diera tanto respeto el quirófano, yo me las quitaba, vamos pero ya. ¿Qué se piensan que van a conseguir? En fin.
Otro complejo, mi piel lechosa. Si algo me da envidia en esta vida son las pieles morenas, esas tipo Paula Echevarría que se ponen morenas en seguida, ains. Yo paso del blanco al rojo y del rojo al blanco. Sí, consigo broncearme, pero siempre más hacia el rojo que otra cosa. Y además tengo un montón de lunares, más que un vestido de faralaes, así que me toca cuidar mucho la piel y siempre con protección 50.
Podría seguir con mi 1.63 de estatura, el peso que siempre estoy teniendo que luchar por controlar, y muchas otras cosas, pero no es cuestión de alargar esto. Aún así, como os he dicho al principio, me gusto mucho a pesar de estas cositas que no me importaría mejorar, pero luego pienso, a lo mejor no sería yo entonces. Así que, me quedo como estoy!

Comentarios

  1. Haces bien en reírte de ello. Yo también lo hago continuamente. A medida que uno va alcanzando la madurez, los complejos pasan a ser meras anécdotas. El problema de los complejos es que surgen en una edad donde todo se magnifica debido más que nada a la inmadurez propia de la edad. Yo tenía la mala costumbre de tener las orejas en plan puertas de 600 abiertas y también tenía la mala costumbre de ser bajito. Mas de un día habría salido de casa con esparadrapo en las orejas y tacones en los zapatos... hasta que maduré y dejé de darle importancia. Ahora, como ya te he dicho, me río de ello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es justo lo que hay que hacer, reírse de ello ;-) Todos, absolutamente, todos, tenemos algo que no nos termina de convencer, algo que cambiaríamos pero...es lo que hay jeje.
      Besos

      Eliminar
  2. Yo también tenía complejos y se me fueron con la edad, ahora el único que tengo es que me hago mayor, joer! jajajaja
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, pero mujer, eso no ha de ser un complejo, eso es la vida, todos vamos para viejos, si no...mal asunto
      Besotes

      Eliminar
  3. Mola!!!!! Yo también me río de mí misma.
    Tienes razón, ahora las niñas de 13 años se operan el pecho y antes nos ocultábamos.
    Yo siempre he tenido complejo de delgada, ahora estoy normal aunque a veces adelgazo más de la cuenta pero en términos generales estoy normal, pero con 12 o 13 años lo pasaba mal porque además soy de buen comer y siempre me decían que tenía la solitaria.
    Por la talla de sujetador...yo no es que sea exagerada, pero es que con 12 o 13 años tener una 90 de sujetador pesando 500 Kg y midiendo 1,70 queda exagerado, así que doble complejo. Ahora estoy menos delgada y no pienso en ello.
    Y las piernas, extralargas y extradelgadas, ufffff, me negaba a ponerme falda, y si lo hacía era con medias ultragordas que además me quedaban mal pero yo pensaba que disimulaban,jajaja.
    De las demás cosas la verdad es que no tenía gran complejo, suelo reírme y punto, pero de niña la delgadez me atormentaba,jajaja.
    Un besito y me ha encantado leerte, a veces hacemos unos dramas por cosas que a lo mejor otros querrían tener por encima de todo.
    Besos guapa y feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, lo imaginaba, jajajaja, no te veía yo pesando 500 kg, cual toro de Osborne, jajaja.
      Nena lo de la delgadez también sé que es un complejo, lo he vivido con mi cuñada, la pobre se ponía tres pantalones para aparentar más pierna. Si es que, ni de más ni de menos, las dos cosas nos acomplejan. Pero mira ahora seguro que estás guapísima bombón.
      Besotes

      Eliminar
  4. Yo he sido muy acomplejada toda mi vida, especialmente con mi cuerpo y mis kilos de más. Ya se acordaban mis compañeros de recordármelo a diario. Y siempre quería lo que tenían los demás y ufff ¡que épocas más malas! Pero curiosamente, cuando se me fueron o atenuaron los complejos fue en la segunda mitad de la adolescencia, empecé a pasar de casi todo!
    Y curiosamente tampoco he tenido nunca ningún completo por mi piel lechosa. De hecho mucha gente me lo ha dicho de forma despectiva y a mí me la ha resbalado. "Bua que blanca estás" "¿y?" les decía yo.
    Besos
    (Yo también adoro las lentillas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los niños o jóvenes, tienden a ser muy crueles. Ya ves, seguro que la mayoría de los que se metían contigo, tenían bastante por lo que callar, pero mira. En fin, me alegro que con los años eso pasara. Tú, seguro, pero seguro, eres preciosa, y tienes mil cosas que te hacen sentir orgullosa. Nadie es perfecto, y ese que lo cree, tiene en su soberbia el mayor de los defectos.
      Besazos

      Eliminar
  5. Pues hoy vengo a llevarte la contraria ;)
    Yo fui un bebé feo, y fui mejorando con los años, aunque tampoco para tirar cohetes jaja
    Nací con gafas, estrábica e hipermétrope y con un ojo vago. Vamos, el pack completo. Estuve varios años con lentillas hasta que mis ojos los rechazaron y me encantan las gafas! Las tengo de varias formas y colores.
    Y yo fui de las que desarrollé tarde, tardísimo! Y me dabais entre envidia y asquete las tetonas. Mi primer sujetador me lo regalaron a los 16 y era talla 80! Vamos, que había poco que sujetar!
    De altura ahora contenta, pero cuando era más pequeña era difícili encontrar un pantalón que no me quedara corto. Por no hablarte de calzar un 41...
    En fin, que soy toda complejos pero a mi edad, superados, me rio de ellos también.
    Buen finde guapa!
    Abrazo apretao!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, venga! Seguro que tu mami no pensaba que fueras un bebé feo, además no sería para tanto. A ver, sí es cierto que hay bebés más monos y otros...menos agraciados. Y es cierto, que hay gente que, como el vino, mejora con los años.
      Yo te he visto con las gafas y es que te sientan bien nena, estás preciosa con ellas. Y lo de ser tetona, es una mierda, yo me cambiaba por cualquiera que no lo fuera. Por mucho que adelgaces, nunca pareces delgada. Es un asco.
      Besazos

      Eliminar
  6. Pues yo mido 1,55 y me da un poco igual. Antes me creía muy bajita y ahora veo que no lo soy tanto, que hay un montón de chicas tanto o más bajitas que yo y ya está. Asumo que soy taponcillo y punto :). De pecho estoy proporcionada y no me quejo 85-90 y aunque llevo muchos años con gafas solo las necesito para fijar la vista.

    Me hubiera encantado tener los ojos azules como mi madre pero los tengo marrones, eso sí, muy grandes. Espero que si algún día soy mamá, algún hijo mío herede los ojos de su abuela. Me ha encantado esta entrada tan simpática. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo tengo los ojos azules, y me gusta, no me malinterpretes, pero hubiera preferido no ser miope, fuera cual fuera el color. Mucha gente me decía antes, haber si tienes un hijo con el color de tus ojos, y yo les decía, prefiero el precioso marrón de mi marido y sus ojos sanos para mis niños que mis cegatos azules, jajaja.
      Ah y recuerda, que las grandes esencias vienen en frascos pequeños ;-)
      Besos

      Eliminar
  7. Yo también sufrí las gafas desde los 9 años. Por suerte a los catorce me puse lentillas y benditas sean, toda la razón.
    En cuanto a la delantera, yo tengo el complejo contrario. Mucho tiempo estuve pensando en ponerme más pero si ya no lo he hecho dudo que lo vaya a hacer. Por suerte ahora hay unos sujetadores divinos que me hacen parecer un poco más voluptuosa.
    Y otra cosa que pensé operarme es la nariz. La tengo muy larga y muy fina pero lo que más me molesta de ella es una curva que tengo en el tabique. Detesto mi nariz pero bueno, hemos aprendido a convivir. Jajajaja.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad que las lentillas son lo más?
      Ahora hay unos sujetadores preciosos que si eres tetona no te puedes permitir así que, fuera ese complejo. Nena yo me cambiaba por vostras, te lo juro. Hay mil cosas para parecer que tienes más, pero sólo una para tener menos, operarte y es una ful.
      Y yo te veo preciosa en las fotos. Piensa que tu nariz seguro va acorde con tu cara, hay gente que se opera y lo pierde todo. Por ejemplo Doña Letizia, para mí lo perdió todo con la operación de nariz.
      Besazos

      Eliminar
  8. me ha encantado esta entrada! en una fiesta de la promoción del colegio, saludé a un compañero y me preguntó "eehh, tú eras...?", le dije mi nombre y me soltó "no jodas! yo te recordaba mucho más delgado!". sincero el hombre!! :D
    yo también soy blanco como la leche. si tomo mucho el sol en verano me pongo de un color un poco más tostado, pero en cuanto vuelvo a madrid se me quita en una semana.
    pero tú estás fantástica! además me suelen gustar las chicas con cara redondita, como emma watson. ya ves que te estoy comparando con una bien guapa. ;)
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sincero y gilipollas tu compañero. A ver cuando se da cuenta la gente que no hace falta que te digan si estás más gordo o más delgado, que ni eres ciego ni tonto. De verdad. Tú debías haber dicho "y tú bastante más viejo y feo" te hubieras quedado la mar de ancho.
      Y gracias!!!! por esa comparación jejeje, no sí, desde luego cara redonda sí tengo sí, por aquí le llaman cara de Valenciana, dicen que somos a las que mejor nos sientan los moños de fallera, no sé yo que decirte
      Besotes

      Eliminar
  9. Mis gafas fueron también con 8 años... pero a diferencia de ti.... yo estaba deseando llevar gafas... de hecho lloré con 4 años porque me dijeron que todavía no me las tenían que poner...
    Me puse lentillas con 16 también y en su momento me parecieron un milagro de los inventos (junto a los tampones, que también empecé a usar por entonces y no entendía por qué nadie me había explicado antes que existían... jaja). Pero de tanto abusar de ellas, hace unos años hice un rechazo bastante importante. Desde entonces únicamente me las estoy poniendo en días sueltos. Un par de veces a la semana como mucho. Con el tiempo veré si vuelvo. De momento... he tenido que vovler a las gafas.

    Para mí la tetosidad también fue un complejo y eso que no me crecieron mucho. Pero también fue pronto. Ahora tengo unas tetas tirando a pequeñas, pero a mí me gustan así la verdad...

    No llego al 1,60. Con 17 sí que llevaba zapatos con tendencia a la plataforma... Ahora ya no... de hecho me doy cuenta de que hay mogollón de gente más bajita que yo... así que me parece buena altura (o ya me acostumbré a ella... jaja :p)

    Quizás algo que no me gusta y que sí que cambiaría es que tengo bastante vello en piernas etc y es un tostón. A veces he conocido chicas que dicen: noooo si yo los muslos no me los depilo, para lo que me sale... Me dan una envidia... jaja :p

    Pero ya está. Nada que no tenga solución =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy velluda, ves ahí tengo algo bueno jeje. Jamás me he depilado los muslos, de hecho no sabía que la gente se lo depilaba hasta que me lo dijo una cuñada.
      Con respecto a la altura bueno pues si nos caemos nos hacemos menos daño que digo yo.
      Las tetas, puaj, es un asco, te lo digo yo, cuando quieras te las dejo, pero te las quedas pa siempre ya.
      Y las gafas, joer, ahora también está de moda entre las niñas llevar gafas, algunas se las ponen sin cristal. Yo alucino. Suerte tuviste. Yo las odiaba.
      BEsazos

      Eliminar
  10. jajaja mi complejo es como tu dices, no tener... antes hasta me daba tristeza ir a comprar ropa porque no llenaba nada, bueno todavía me pasa pero ya no me da tristeza, ya aprendí a aceptar mi condición plana jajaja

    :(

    En fin, creo que ese fue mi mayor complejo. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso tiene arreglo, venta pacá que te regalo las mías, en cuanto las lleves dos semanas, me las devuelves, te lo digo yo.
      Es mejor no tener que tener en demasía.
      Besotes

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG