MI PRIMERA CHARLA SOBRE SEXO

La primera charla "formal" que recibí en mi vida sobre sexo me la dio una monja. Sí, sé que puede sonar raro, pero así fue. Ya he comentado en otras ocasiones que, desde los 8 años hasta los 17 fui a un cole de monjas. No voy a entrar en valorar si un colegio religioso es mejor o peor para un niño. Muchos sabéis que yo, como diría mi marido (y de hecho se lo soltó en la cara al cura que nos preparaba los papeles para casarnos) creo en Dios, pero no en la iglesia. Al menos, no en una iglesia que tiene millones invertidos en templos llenos de oro en las paredes y feligreses muertos de hambre en la calle. Por lo tanto para mí, los curas, las monjas y demás, son personas normales y como tal, los hay buena gente y mala gente, y de hecho, he conocido a más de los chungos que de los buenos. Tampoco voy a entrar a explicar porqué si no creo que en la iglesia, estoy bautizada, confirmada, casada etc., si alguien tiene curiosidad (imagino que no porque eso sería de cotillas profundos) que me pregunte. Esta entrada pretende contar en tono humorístico lo que recuerdo de aquella charlita en particular, y de alguna otra anécdota monjil en general.
La oratoria nos la dieron en la capilla del cole (un sitio super ideal e indicado para hablar de sexo) faltó que nos confesaran a todas antes de entrar o al salir para ver si nos tocábamos. Y llegó esta señora a la que yo calculé unos taytantos, así a voz de pronto, y que luego descubriría que era monja, ya que la muy pilla no llevaba hábito, supongo que para despistar al personal. Básicamente la charla que creo recordar vino a durar una hora, terminó siendo un conjunto de afirmaciones o negaciones sobre lo divino y lo humano que llevaban escondido un potentísimo mensaje subliminal: PROHIBIDO ABORTAR. Fijaos si es así, que lo que, a día de hoy, recordamos mis amigas y yo cuando hablamos del tema, es sólo ese mensaje, abortar es un pecado mortal y vas al infierno de cabeza y además viajas en primera clase. Incluso alguna de mis amigas ni recuerda la charla, ya ves lo que le marcó.
En aquella época yo tendría unos 13 años más o menos, creo que la dieron en octavo, y de sexo ya sabía lo que tenía que saber (para eso estaban tus amigas y el Vale) y de poco o nada me serviría aquella parrafada soltada sin carácter informativo alguno. Pero imaginaos si alguna de mis compañeras (que seguro alguna habría) más sensible y puede que por los valores que hubiera podido recibir en su casa, no supiera aún nada del tema y esperara aquella charla para empezar a entender algo, es posible que en la actualidad tenga familia numerosa, dado lo aprendido aquel día.
Y es que no puede ser que a unas crías que están despertando al sexo les digas que les vas a contar el cuento de la caperucita en versión extendida y luego sólo les hables de lo malo que puede llegar a ser el lobo feroz. Sí recuerdo algo más de aquel día, risas con mis amigas, chistes verdes y bromas varias y al cabo de un rato a una monja (esta sí, de hábito puesto) indicando que había terminado y que "un aplauso para la hermana no sé qué y gracias por tan bonita experiencia" Creo que nosotras hubiéramos valorado más el visionado de una peli de Pajares y Esteso de la época del destape.
En aquella charla, no se mencionó nada de los preservativos y lo importante que puede ser su uso para no contraer enfermedades. Tampoco se habló de la necesidad de saber decir no, cuando no ves algo claro. Y desde luego no nos iban a explicar lo bonito del auto descubrimiento y lo que más tarde te puede aportar el mismo a tu relación de pareja. No, para qué.
Otro día recibimos la visita de otra hermana, que venía a hablarnos de "la llamada del señor". Ya os podéis imaginar de que iba aquello, las múltiples ventajas de convertirse en monja. Que luego llaman secta al resto, pero, ¿acaso no viven las sectas de captar miembros nuevos? A ver, que si yo quiero ser monja, o siento algún tipo de llamada (hoy en día quizá fuera un whatsapp) ya me informaré yo de lo que tengo que hacer, no necesito que vengas a intentar "captarme". Aquella también fue muy buena. Nos mandaron a una monja joven (que joven es por debajo de los taytantos) y con un rollito muy: "mira que guay soy tía, y eso que soy monja, yeah" Llegó a decirnos a modo anecdótico que ella también había ido de discotecas con las amigas y le habían gustado los chicos, pero claro, la llamada fue más intensa (en aquel momento yo ya estaba rememorando una de mis sagas favoritas La guerra de las galaxias y aquello de "la fuerza es intensa en ti") Creo que ninguna picó y se fue sin nuevos miembros (lo siento por la señora Aído pero yo lo de miembras es que no lo veo).
Por supuesto el mío era un cole sólo de chicas, empezaron a entrar chicos cuando yo estaba en FP y claro, cuando cayeron dos en mi clase, se los rifaban a los pobres (y eso que no eran Brad Pitt ninguno de los dos). Con lo que conlleva ser un colegio de monjas y de chicas, clases de costura (parece ser que a un hombre no hace falta enseñarle a coser), realizar la limpieza de las clases por las tardes en grupos de cinco (sin comentarios, esto podría considerarse explotación infantil) y alguna que otra pamplinada más.
Así que, si alguno o alguna estáis pensando en meter a vuestros hijos o hijas a un colegio religioso, informaos primero de que no pierdan el norte con ciertas cosas. Una charla de sexo la debe dar un profesional y debe tratar de sexo. Y si no están preparados para eso, pues oye que lo dejen estar, que creo que el Vale, sigue existiendo, y total ahora con Internet...

Comentarios

  1. Yo fui a un colegio público y mixto, y jamás, tuvimos charla de sexo.
    Solo recuerdo algo parecido, cuando salió el anunció de los condones, que se iban levantando uno por uno los alumnos "es mio, es mio" (no sé si te acuerdas), por la polémica y el escándalo que se montó!
    Luego en el instituto sí que no dieron alguna, aunque ya éramos más mayorcitas, y era más orientado al aprender a decir no, a no hacer nada que no nos apeteciera y a romper tópicos.
    Como tú dices, con las amigas y el vale o la super pop, valía.
    Lo de internet ya me da un miedoo...
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro! Aquel anuncio marcó un hito. Pero claro, imagina como va una monja, que son antiabortistas total, y ellas creen que cualquier método anticonceptivo lo es, a hablar de aquello. Pues mira, para darte una charla como la que nosotras recibimos, mejor te la ahorraste.
      Y sí, lo de internet da miedito. Pobres jóvenes si se dejan llevar por internet o ciertos programas de TV para despertar al sexo.
      Un besazo linda (y nada chocolatada ya) Trax

      Eliminar
  2. Jajajaj, pues los mios fueron de los 3 a los 16 con monjas y la verdad es que ni intentaron captarlos ni nada de eso, supongo que depende de la monja, del cole y que en mi caso hay muchos coles laicos cerca y no querrían que los alumnos se marchasen en masa.
    En cambio yo tuve una experiencia nefasta con el cura de mi colegio, que por reírme en clase me echó una maldición de gitana. Y cuando algo me sale mal mi hermana siempre está; ¿Ves? Si no te hubieras reído en clase no te pasaria esto, aún te dura la maldición. Jajajajaja.
    Es lo que dices, los hay buenos y malos. Y en el cole de mis hijos la verdad es que esas cosas no pasaron, además había muchos profes no monjas ni monjes y claro, ya hay otra libertad. Y los tiempos.
    P.D El Vale nos ha abierto muchos mundos a todas,jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja desde luego, qué sería de nosotras sin el Vale ;-)
      En mi cole también había profes que no eran monjas, de hecho yo tuve más profes que monjas, pero me dio tiempo a conocer a cada una....
      De todas formas creo que, como bien apuntas, los tiempos han cambiado, afortunadamente.
      Un besazo!

      Eliminar
    2. YO fui a un colegio mixto y público. Donde se hacían charlas de sexualidad que organizaba el Comité Ciudadano Antisida, donde explicaban métodos anticonceptivos. Yo misma años más tarde di esas mismas charlas. La educación sexual dbe empezar cuando el niño comienza a hacer preguntas.... mis padres hablaron siempre abiertamente de estas cosas, de hecho mi madre siempre puso a nuestra disposición preservativos en cuanto supo que teníamos parejas, obviamente en mi caso no era necesario.
      Yo tuve compañeras de cole de monjas de estos de sólo chicas que en cuanto empezaron a ir al instituto con chicos se volvieron un poco locas, mi mejor amiga por ejemplo a pesar de tener 14 años era una total ignorante acerca de estas cosas, pero hasta límites que hoy (corren otros tiempos) son totalmente preocupantes.
      El problema de la educación sexual en el cole es que no siempre la da alguien que sepa hacerlo y no siempre se sabe responder a las dudas reales de los adolescentes.
      Es cierto que eso debería correr a cargo de la familia pero muchas veces ésta no tiene recursos para poder afrontar este tipo de temas.
      MIs amigas de cole de monjas flipaban de que yo hablara de novios y otras cosas delante de mi madre por ejemplo.... cuando lo normal es que puedas hablar con tu madre y que ella pueda responder algunas dudas, eso siempre es mejor que responder dichas dudas en el Vale.
      Por cierto.... entonces no me daba yo cuenta pero ahora pienso en las cosas que yo leía con 14 años en el vale y madre mía....
      Un besote

      Eliminar
    3. jajaja no si el Vale tenía tela. Yo no tuve problema en cuestión de dudas, porque con mi madre he tenido la libertad de hablar de todo desde siempre. Tampoco he tenido amigas que tengan ese tipo de dudas. Tampoco nos pasemos, las del cole de monjas tampoco somos retrasadas, jajaja. Además el hecho de ir a un colegio de monjas no te aisla del mundo, sales con chicos igual, sólo que no los tienes en clase.
      El tema de las charlas de sexo, ha sido un atraso en España en todos o casi todos los colegios, Marigem arriba también dice que iba a colegio público y mixto y nada, ni una charla ni media. A nosotros nos la dieron, pero claro...no sirvió de mucho, o de nada.
      Pero también creo que en los 90 que es la época en la que fui adolescente ya no había tanto desconocimiento como años atrás, la mayoría de padres ya estaban curados de espanto. Al menos, en mi caso no he tenido ninguna amiga ni conocida con ese desconocimiento tan grande, a pesar de las monjas.
      De hecho, fue en el instituto al que fui después en el que se quedó preñada una chica demasiado pronto, y venía de cole publico con charlas de sexo incluidas.
      Creo que también depende de cada persona luego, hay gente espabilada y gente que ni con el libro gordo de Petete.
      Un besazo guapa

      Eliminar
  3. Hola guapa!! Yo tmb fui a un colegio de monjas solo de chicas de los 5 a 16 años y jamás nos dieron una clase de sexo (ni monja ni no monja). Me fui culturizando como tu, con amigas y revistillas de la época, más allá de que en quinto de primaria, en naturales descubrimos oficialmente que los niños no venían precisamente de París.

    Luego hice el bachillerato en un colegio de curas pero mixto, que se ve que eran más modernos porque sí que llevaron una sexologa o psicóloga (no sé muy bien qué era) que dio una charla de rigor al respecto y entregó compresas y preservativos...

    Si algún día soy mamá (espero que sí ), procuraré hablarle del tema yo independientemente de que lo hagan en el colegio.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor que podrás hacer, hablarles tú y sin tapujos ni cosas raras. Al sexo como a todo, hay que darle naturalidad, porque lo es, es algo natural, sin sexo, no estaríamos ninguno aquí ;-)
      Un besazo corazón

      Eliminar
  4. A nosotros en 5º nos dio una charla de sexo la madre de una chica de otra clase que era sexóloga.

    Recuerdo que Virginia y yo nos escandalizamos y dijimos que era una guarra jajaja ¡qué tiempos!

    Sor Gregoria, mi primera profe, nunca me dijo ni mu por tener un hijo sin casarme ni por casarme por lo civil xDDD

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tuve una Sor Gregoria!!! Se ve que era nombre de monja ;-)
      Afortunadamente hay muchas monjas guays. Yo tuve a mi tutora de 6º 7º y 8º, Sor Teresa, que cuando me operaron del corazón, se portó genial, estuvo en el hospital muchas veces y estuvo pendiente de que no perdiera el curso ( me ingresaron en plenos exámenes finales)
      Tu profe Sor Gregoria, demuestra ir avanzando con los tiempos y ser una de las buenas también

      Eliminar
  5. Yo también fui a colegio de monjas y con decirte que soy incapaz de llevar nada azul marino porque de ese color era el uniforme, te lo digo todo.
    Por suerte, de la charleta esa me libré porque la dieron en octavo y, para ese entonces, yo ya me había ido a Montevideo, a un instituto laico. Ahí la charla no estuvo tan mal pero, por lo que me cuentan mis amigas, la de las monjas fue de traca. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja mi uniforme también era azul marino y el pichi gris (espantoso). Suerte tuviste de librarte de esa charla porque al final termina siendo una hora perdida de tu tiempo.
      Un besazo bombón

      Eliminar
  6. Me he reído mucho con esta entrada. Yo no estudié en colegio de mojas ni nada parecido porque estudié fuera de España y tampoco tuve charla de sexualidad . La verdad es un tema que cuesta ,pero hay que tratarlo con normalidad y bueno hay que echarle un poco de bromas y reírse con los chicos, a mis niños les digo que hay que respetar a todos y a las chicas por supuesto porque yo soy una chica . El pequeño que es un pillo le dice a su hermano mayor de 14 que cuidado ,beso con lengua No!!,jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja que guasa tiene tu pequeñajo ;-)
      La verdad es que sí, es un tema que es mejor tratarlo en casa con normalidad, porque es complicado y nunca sabes lo que puede aprender fuera.
      Un besazo linda y gracias por leerme (tienes tú algún blog, así te leo también?)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO