A MI PRINCESA, ÁNGELA

Sólo hay que verte la carita para enamorarse de ti. Dulce, soñadora y siempre con una sonrisa. Tienes la capacidad de llegar al corazón de los que te conocemos, porque sabes hacerte querer.
Eres inteligente, cariñosa y con carácter. Ese carácter que, a veces, te hace un poquito más difícil de llevar, pero que cuando seas mayor hará de ti una gran persona, fuerte y muy valiosa.
Si me preguntaran que es lo que veo en ti nada más mirarte, tendría muy clara mi respuesta, luz. Desprendes luz allá donde vas. Tienes ese halo que sólo tienen algunas personas, eso que algunos llaman tener ángel. Tus padres acertaron con tu nombre al ponerte Ángela, no cabe duda.
Y yo, personalmente, te debo mucho. Te debo, entre otras cosas, haber aprendido que para querer, compartir apellidos no es tan importante. A mí no me importa que no seas mi sobrina carnal, eres una de mis debilidades y se me nota. Eres una de las niñas de mis ojos. Y es que te has ganado mi corazón desde muy pequeñita. Siempre me has dado tanto cariño, siempre me has hecho sentir especial y sólo espero, hacerte sentir yo a ti también, lo especial que eres para mí pequeña. Y tu tío, aunque sea más reservado, te aseguro que también te quiere con locura. Todo se le hace poco para su sobrina.
Gracias mi niña por ayudarnos a llenar nuestro pequeño vacío. Gracias por darnos ese amor que sólo un niño te puede dar. Gracias por enseñarnos que se puede querer de manera incondicional.
Gracias por los abrazos y los besos, y por tus "yo me quiero ir con los tíos" que nos llenan el alma. Gracias por ser tú.
El domingo será un día muy especial para ti, tu primera comunión, y queremos estar a tu lado. Queremos que nos sientas contigo. Que sepas que lo vivimos con la misma ilusión que si fueras nuestra pequeña y que hasta nerviosa está, la que aquí te escribe. Queremos que lo disfrutes, que sea un día maravilloso para ti y que lo recuerdes el resto de tu vida.
Cuando eras más pequeñita, un día que te tenía en brazos, me miraste a los ojos y me dijiste: "tía, parecez una princeza" y me hiciste sonreír. Ahora yo te digo, mi niña, que tú para mí, eres una princesa, mi princesa.

Comentarios

  1. Que paseos un buen día que suerte de tener sobrinos y una tía como tú Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte es nuestra te lo aseguro. No sabes que sobrinos tenemos. Nos llenan de amor.
      Muchas gracias cariñet :-*

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito! Seguro que os lo pasáis genial en la comunión. Con tías así da gusto :) Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué precioso!!!! Yo no tengo sobrinos carnales, son todos políticos y para mí son mis sobrinos y punto, los quiero como si lleváramos la misma sangre, y ellos a mí igual. Los conozco desde que nacieronn y son parte de nuestra vida.
    Espero que todo saliera genial en la Comunión, yo hace unos días también tuve la de mi sobri y fue preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO