RECUERDOS EN COLOR

Cuando yo era pequeña, en mi casa había un televisor en blanco y negro. Y me he dado cuenta de que apenas lo recuerdo. Sin embargo, sí recuerdo perfectamente cuando estrenamos la primera televisión en color, era una Philips K30. Me ha hecho gracia pensar, en como mi cerebro ha anulado los recuerdos en blanco y negro y sin embargo sí ha dejado impresos en tinta permanente los recuerdos a color.
Recuerdo el primer piso en el que vivía con mis padres y mi hermano mayor. Aquel comedor grande, sobretodo, en comparación con mi habitación, que era diminuta. Aún así, me encantaba mi habitación, era mi espacio, mi rincón. Allí ya imaginaba historias y las escribía, a mano claro, entonces no habían ordenadores, nací en el 77. Siempre he sido un poco fantasiosa, la verdad. Me chiflaba inventar poesías y regalarlas, mi madre tiene unas cuantas guardadas. Inventaba historias y las escribía, y luego las rompía, nunca me convencían del todo. Soy un poco perfeccionista. Bueno, vale, soy muy perfeccionista. 
Recuerdo mi guardería, era una de esas cerradas, sin patios al aire libre como tienen casi todas ahora. Aunque no os lo creáis los que me conocéis, yo en aquella época era tímida y reservada y no hablaba con nadie. Sólo con mi familia o la gente de mucha confianza. Sé que costará de creer, porque ahora hablo por los codos y lo hago hasta con el apuntador, pero juro que así era. No me gustaba juntarme con nadie, ni siquiera con otros niños. Pasaba los recreos sola. Y no lo pasaba mal. Simplemente yo era feliz así. 
Con los años cambié y me hice mucho más abierta. Pero no os equivoquéis, sigo siendo muy mía. Soy abierta cuando me hacen sentir a gusto. Cuando las personas con las que estoy, me inspiran confianza y me gustan, si no me agrada la compañía, lo notará. 
A los 12 años cambiamos de piso. No nos fuimos muy lejos. Pero era un piso más grande y tuve una habitación bastante más amplia. Creo que mis padres trataron de compensarme por la mini habitación que había tenido hasta entonces, y me dieron la más grande. Esa fue la habitación que ha visto pasar mi adolescencia, mi juventud, mi primer amor, las confidencias con mis amigas, mis estudios...
¿Qué habría sido de mis recuerdos sin esa habitación y todo lo que vino después de ella?
Una de mis paredes, la más grande de todas, estaba dedicada a Alejandro Sanz. Toda ella estaba llena de sus pósters. La música que sonaba en mi cuarto, casi siempre era suya. Siempre lo he dicho, él compuso la banda sonora de mi vida.
Recuerdo esa sensación de ir al instituto y los ratos por el barrio dando vueltas con mis niñas, con mis grandes amores, mis amigas. Tengo la suerte de seguir teniendo las mismas desde entonces, desde el cole. ¿Qué habría sido mi vida sin ellas? Seguramente no tan divertida sin mi pelirroja favorita. Con ella he reído hasta llorar. Es de esas personas de risa contagiosa, imposible aguantar con ella sin reír también. Y sin mi chica más tímida, ella la más seria del grupo, la calladita, de esas que se hace querer al segundo de conocerla. Y sin la ligona. Esa que se los llevaba de calle, quisiera ella o no. Esa que tenía a los chicos ahí, a los más guapos siempre. Y sin la loca del grupo. Esa que hacía cosas de lo más extravagantes, que te quedabas pensando, ¿esta chiquilla está bien? Y sin la que se mete contigo desde el cariño siempre y te hace pensar que tu vida no sería igual sin sus bromas. Esa que sabes que te quiere con locura pero no lo dice porque no va con ella, la durita. Y sin mi niña, sin mi "mejor amiga" porque dentro de cada grupo siempre tenemos a "esa persona" con la que, no sabes muy bien porqué, terminas teniendo una conexión especial. 
¿Qué habría sido de mi juventud sin mi amor de la adolescencia? No hace mucho, hablaba de ello con mis chicas. De nuestro "él" ese que te marca de jovencita y nunca llegó a más. Y nos daba la risa recordando las locuras que habíamos sido capaces de hacer. Lo que hace la impulsividad de aquellos años...Y yo creo que, llegamos a la conclusión, de que todas somos felices con nuestras actuales parejas, pero ninguna cambia aquellos años de locuras por "amor", porque yo creo que la vida sin aquellas ilusiones, no la hubiéramos vivido igual. Y quien no haya sentido eso, no sabe lo se ha perdido. 
Y ¿qué habría sido de mi vida sin ese bar? Ese lugar donde te juntas y te conocen. Nosotras teníamos dos. A uno íbamos más en invierno y al otro en verano, por la terraza. Y ahora, 20 años después, volvemos al segundo, porque el primero ya no existe como tal, y nos hace gracia que el dueño nos llame "las viejas glorias" (aunque lo de viejas, tendremos que hablarlo con él)
Nuestra discoteca favorita...¿qué habría sido de mi vida sin ella? Sin Woody!!! Íbamos los sábados los domingos y algunos viernes. Ahí sí que nos conocía hasta el portero. Y no sería capaz de recordar aquellos años sin sonar en mi interior aquellas canciones de los 90     https://www.youtube.com/watch?v=ZQdqS4jH058
Como veis, mi vida está pintada en mil tonalidades, porque todos los que la habéis ido llenando, habéis ido aportando algún color a ella.

Comentarios

  1. Yo también conservo a mis amigos de infancia y mi mejor amiga lo es desde los cinco años jajaja

    Qué bonito es recordar lo bueno :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es que son los mejores amigos, los de siempre. Esos que te conocen tanto o más que tú mismo.
    Besos guapísima!

    ResponderEliminar
  3. Hola. me gustó mucho leer tu pasado y los buenos recuerdos que guardas. Me siento muy identificada contigo en aspectos como la televisión en blanco y negro y los amigos de la infancia... Acabo de descubrir tu blog gracias a otras compañeras que te siguen y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG