LA SONRISA DE UN NIÑO

¿Puede haber algo más bonito en el mundo que ver a un niño sonreír? Es una pregunta retórica, puesto que ya conozco la respuesta, no. Ver a un niño feliz, ¿verdad que nos da a todos un poquito de paz, de alegría, y nos transmite esa misma felicidad pintada en su carita? Lo ideal, naturalmente, sería que todos los niños tuvieran siempre motivos para sonreír. Eso sería maravilloso. Pero no, eso sería en una vida justa, y ¿quién dijo que la vida lo era? No todos los niños tienen las mismas oportunidades para ser felices. Unos nacen en familias que los adoran, los cuidan, los miman, pero otros no. Unos nacen con el derecho a comer, beber agua potable, vestir, estudiar, jugar; otros no. Y unos nacen con salud, con vitalidad y energía; otros no. Así es la vida, ya lo dijo el gran Ortega y Gasset: yo soy yo y mis circunstancias. Cierto es. Depende donde nazcas, en que país lo hagas, en que familia lo hagas, y algunas otras circunstancias más, tendrás más o menos posibilidades de ser feliz y de que en tu cara haya pintada una enorme sonrisa.
Contra los padres desnaturalizados que maltratan o no cuidan debidamente de sus hijos, poco podemos hacer. Normalmente, cuando nos damos cuenta, ya ha pasado lo peor. Estar pendientes de los niños que nos rodean, vecinos, amiguitos de nuestros peques, y observar cualquier conato de maltrato por parte de sus progenitores y avisar a la autoridad competente en cada caso, es imprescindible; algo es algo.
Contra el hambre en el mundo, y la pobreza infantil, ya hay muchas ONG que actúan para ayudar, por lo menos, a que cada vez hayan menos pequeños pasando penurias. Cada uno hará lo que pueda en su medida, y creedme, todos podemos hacer algo, por pequeño que sea, muchos pocos, hacen un mucho.
Ahora, ¿qué podemos hacer con los pequeños que no gozan de buena salud? ¿cómo podemos ayudar a que estos niños, que tantas horas pasan entre hospitales, médicos y agujas, tengan, como mínimo ganitas de sonreír? Muchos pensaréis que nada se puede hacer, salvo, si son tus propios hijos, procurarles los cuidados y mimos necesarios, y muchos más. Pues podemos hacer algo mucho más grande, más bello y por muy poco esfuerzo. Todo por una Sonrisa, es una ONG, que nace con la preciosa iniciativa de hacer a los más pequeños, hospitalizados, sonreír. Así de bonito, conseguir que estos pequeños sonrían, es algo, que la señorita Elisa Isabel, está intentando por todos los medios. A través de la plataforma "lánzanos" está presentando su proyecto y tratando de conseguir votos, para ganar una subvención y poder seguir adelante con él.
¿Qué os pido desde aquí? un voto, tan simple como eso. A continuación os pongo el enlace a la página de su proyecto para que entréis, os inscribáis (si estáis en Facebook, simplemente podéis daros de alta con vuestra cuenta) y le deis vuestro voto. Solamente esto. Os llevará un par de minutos y podéis conseguir que muchos niños, que no lo están pasando nada bien, dibujen en su cara una enooooorme sonrisa.
Este es el enlace en el que espero todos los que me leéis pinchéis en seguida, y animéis al resto a hacerlo también:
www.lanzanos.com/proyectos/con-tu-ayuda-podemos-atrevete/

Ya veis con que poco podemos hacer un mucho ;)
Por muchas sonrisas en muchos niños :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG