EL ODIO

Con lo que a mí me gusta escribir de cosas bonitas, como el amor, y hoy me toca pegar un repasito a ese otro sentimiento que, a mi particularmente, no me gusta nada, porque nada bueno me aporta, el odio.
Odio, que palabra tan fea, verdad. Pero qué es el odio? Recurramos pues, primero, a la definición que se da de odio en el diccionario:
Odio Sentimiento fuerte de rechazo o antipatía hacia una persona o cosa cuyo mal se desea.
Y yo me pregunto: ¿Cómo puede una persona, llegar al punto, de odiar a otra? y lo peor ¿Cómo puede, ese odio, llevarte a hacer cosas espantosas en contra, ya no sólo de esa persona, si no de otra, para que el efecto le rebote a la primera? Vemos casos así constantemente, véase el caso José Bretón, quien, presuntamente, mató a sus hijos, en venganza contra su ex mujer. Pero no hay que irse a casos de la tele, sin ir más lejos, yo, esta mañana, he tenido un caso, que me toca de cerca. ¿Cómo puede una persona, digamos, una abuela, por poner un ejemplo, hablar mal de su propia nieta, y ridiculizarla en una red social, sólo para intentar hacer un daño (que no hace, no olvidemos que no daña quien quiere sino quien puede) a la ex pareja de su hijo? Para mí, esto es el colmo de la mezquindad. No hay más explicación. Eres un ser intolerable, que no soporta la felicidad ajena y tratas de hacer daño a toda costa. No te importa si ese daño se lo haces a un niño, incluso si ese niño, lleva tu propia sangre. Que pena!
La verdad es que yo, no odio a este tipo de personas, más bien siento lástima por ellos. ¿Sabéis que toda esa gente, esos que llevan tanto asco y odio encima, suelen hacerlo porque no son felices y viven amargados? Pensadlo, si tu eres feliz, cuando estás bien contigo mismo, estás bien en tu piel, ¿a que no te molesta la felicidad ajena? De hecho te alegras de las cosas buenas de los demás. Cuando estas bien, no tienes tiempo de odiar, porque viviendo tu vida, ya estás suficientemente ocupado ¿No creéis?
Ese es, yo pienso, el problema, el vivir amargado e intentar amargar la vida al resto. Hay un dicho, que a mí me encanta, y reza lo siguiente: vive y deja vivir (seguro que lo habéis escuchado alguna vez)
Pues eso, vive tu vida, y si no, (como dice la Pantoja) cómprate una.
Verás como si estás suficientemente ocupado con lo tuyo, no te queda tiempo de ir tocando las narices a los demás.
De todas formas, me reitero, me da lástima esta gente, es muy triste pensar que hay por ahí, individuos/as, pensando todo el día en dar por cu....uy, en qué estaría yo pensando, en molestar a los demás.
Yo tengo la enorme suerte, de no conocer el odio. Naturalmente, no soy amiga de todo el mundo. Simplemente en mi vida hay gente que cuenta y gente que no. La gente que me aporta algo, (y no hablo de cosas materiales), un sentimiento bonito, por pequeño que sea, está en mi vida. Y la que no me aporta nada pues, para que los quiero en ella.
Así pues, disfruta la vida, que es muy corta, demasiado para malgastarla odiando a nadie, y menos fastidiando a los demás. Mejor invierte tu tiempo en amar y ser amado. ¿Hay algo más grande que el amor?



Comentarios

  1. Pues a pesar de todo, te ha quedado una entrada bien bonita!
    Yo soy como tú, hay gente que me sobra, pero nunca pensaría en hacer daño a nadie, y mucho menos a alguien para fastidiar a una tercera persona. Eso me parece de lo más retorcido.
    Pero como dice mi madre, de todo hay en la viña del señor. Desgraciadamente, para valorar a la gente buena y al amor, tiene que haber gente mala.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí Trax ha de existir el amor y el odio, el ying y el yang, pero hay actitudes que me superan y cuando veo a gente haciendo daño sin más, no lo entiendo.
      Un besazo princesa

      Eliminar
  2. Más que el odio, yo creo que en este país, el deporte nacional es la envidia. Y a través de ella, te aseguro que te llegan a hacer cosas realmente maliciosas y retorcidas, que pueden llegar a dar la sensación de que esa persona de odia, lo que pasa es que yo creo que se da en personas tan realmente egoistas y egocéntricas que como les importa una mierda lo que les pase a los demás pues la percepción quizás pueda estar en una fina línea entre el odio y la envidia, el egoismo...... Porque de odio, si te puedo hablar. Es un sentimiento que te consume, que te envenena, que te duele hasta el alma y en este caso va unido a la rabia y la impotencia por todos los que el 16 de octubre de 2008 dejaron morir a mi hija. Sin embargo mi sentimiento no llega por querer hacerles daño. No. Solamente les deseo a todos ellos que sufran todo lo que aquel día le hicieron sufrir a pasar a mi hija y todo el dolor, la angustia y el miedo que nos hicieron y nos están haciendo pasar a su padre y a mi. En cualquier caso, y a pesar de lo que pueda parecer, no hemos dejado que ese sentimiento domine nuestra vida ni nos consuma. Está ahí, pero no dejamos que nunca nos supere ni nunca pueda prevalecer por encima del resto de sentimientos, porque sino no tendríamos vida ni sabríamos apreciar el resto de cosas buenas que tenemos, ni los momentos felices y buenos que procuramos sacar. Incluso te diré que antes la medicina y los profesionales dedicados a ella, me parecían la profesión más valorada, más respetada y más digna de elogio y hoy día me sigue pareciendo igual, solamente que las ovejas negras hay que erradicarlas y se les debe aplicar la justicia necesaria para que no ejerzan una profesión de la que no son dignos.
    Por lo demás, la vida tiene cosas buenas, cosas malas, hay gente buena y gente mala. Yo sigo prefiriendo estar con los buenos y como te dije en el otro post, procuro rodearme de gente que merece la pena. A los demás que les vayan dando, haya ellos y sus retorcidos pensamientos y actitudes.
    Un besazo hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa,
      Con lo de la envidia, totalmente de acuerdo, es lo peor, y suele ser lo que lleva al odio irracional muchas veces.
      Con respecto a tus sentimientos, eso es distinto. En vuestro caso, así como en el caso de cualquiera que pase por una injusticia semejante a la que vosotros pasasteis, es muy lógico, si no el odio, por lo menos la rabia y los deseos de venganza, o más bien, de que se haga justicia. El problema radica en que, en este país, no existe la justicia para los pobres. Ahí, comprendo perfectamente ese sentimiento.
      Yo me refería, más bien, al odio por el odio, por la envida o simplemente por el puro aburrimiento de no tener nada en tu vida que te llene lo suficiente, como para dejar a los demás vivir su vida.
      Sabes que, para lo que quieras, desahogarte, o mandarlos a todos al cuerno, me tienes cuando quieras. Y por favor, ahora que ya tienes mi correo, te pido, que según vaya habiendo noticias, acerca del tema de tu pequeña, me vayas informando, ya que, me gustaría escribir acerca de ello. Creo que es un tema, que nadie debería olvidar.
      Ojalá, en este caso, sí se haga justicia.
      Un besazo enorme cariño

      Eliminar
  3. Me ha llegado inmensamente éste post Ana. Justamente ayer estaba hablando con mi madre sobre ésto mezquino sentimiento como tú bien dices. Porque es mezquino. Y gran matización cuando dices que ya no es lo malo sentir odio, sino la acción que conlleva después del sentimiento. Y cada día tengo más claro la respuesta a la pregunta que pones. La gente feliz o que lo intenta, no tiene tiempo, o mejor dicho no quiere malgastarlo en algo tan insano para su salud. Mil besito preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Yolanda. La gente que tiene su vida completa, no tiene tiempo de ir dando por ahí, a los demás.
      Es tan ruin lo de ir fastidiando a la gente, por, no sé, aburrimiento, envidia como comentaba María del Mar, y tantas otras cosas feas.
      De todas formas, lo mejor, es pasar de esa gente. Una vez alguien me dijo, no hay mayor desprecio, que no hacer aprecio, y yo, lo llevo a cabo. A quien viene a hacer daño, que le vayan dando ;)
      Un abrazo, guapísima

      Eliminar
  4. Me ha gustado leerte, y me has hecho pensar.
    Yo de un tiempo para aqui estoy eliminando mis odios, es un gran esfuerzo personal, pero he a llegado la consciencia de que el odio es una perdida de energía que se desvía hacia un sentimiento vacío, y lo estoy consiguiendo, excepto con una persona.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es. Es un esfuerzo muchas veces, porque hay personas que se ganan a pulso ese odio, las cosas como son. Pero hay que intentar dejar los sentimientos negativos a un lado. Como bien dices es una pérdida de tiempo y energía para ti. Así que, fuera sentimientos feos, y dentro los bonitos.
      Un besazo linda.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG