LA PEQUEÑA ANGELA

La pequeña Ángela debería cumplir mañana día 16 de Octubre, cinco añitos. A estas alturas sería una preciosa niña Murciana, imagino que con un corazoncito tan grande como el que demuestran su mami, María del Mar y su papi Juan Carlos. Esta pequeña princesa, mañana debería soplar sus cinco velas, jugar con sus muñecos y demás regalos que le hubieran hecho sus padres, tíos, primos, amiguitos....y quizá partir una tarta con la imagen de Peppa Pig, Dora la Exploradora o cualquiera de estos personajes que a los niños encantan.
También imagino lo celebraría en el cole, donde ya estaría cursando tercero de infantil y saldría de su clase con una corona de papel y feliz por ser la protagonista del día.
No será así. No lo será, porque Ángela, es justo eso, un ángel. Un ángel, que, desde el cielo, cuida de sus padres y les ayuda a soportar el dolor desgarrador de su pérdida.
El 16 de Octubre de 2008, Ángela, nació, pero sin vida. ¿Por qué?, os preguntáis ¿cómo es posible que Dios permita que una madre, viva el momento más feliz y a la vez el más amargo de su vida juntos?
En el caso de María del Mar y Juan Carlos, tiene una respuesta clara. Gracias al ser humano. Gracias a personas que deciden hacer una carrera como la Medicina y ejercer en ella sin vocación alguna. Gracias a que unas individuas que se hacen llamar ginecólogas (estén en el MIR o no, para mi, son igual de responsables pues ninguna escuchó los ruegos de María del Mar), no saben o no quieren hacer bien su trabajo, además de demostrar una falta de humanidad tan grande como sus egos que no les dejaron atender a la mujer que a lloros pedía que la atendieran porque veía que algo no iba bien.
Que una mujer ingrese en un Hospital Público de Murcia, a dar a luz. Un hospital de estos que tanto gritan ahora en los telediarios, que por la crisis, no les dejan ejercer. De estos que presume nuestro Monarca que son fantásticos y te tratan maravillosamente bien (aunque a él le operen en uno privado un equipo especialmente venido de EE.UU). Que una parturienta primeriza, llegue con sus miedos, ilusiones e inquietudes, y no sea atendida como toca. Con cariño, profesionalidad y respeto, y humanidad, sí, señores, humanidad, que es una mujer, no una yegua. Y se encuentre con unas "profesionales" que no solo, no la daban si quiera agua (su marido tuvo que salir a comprarla), no la atiendan, no miren el monitor que controlaba los latidos del corazón de su pequeña, a pesar de que este registraba diversos paros, y no solo eso, tampoco escuchaban a María del Mar, implorarles que miraran el monitor, que algo no iba bien, y tuvieran la desfachatez de reírse de ella y no pasar por ahí, por lo menos para echar un vistazo, eso no tiene nombre.
Gracias a todo esto, a esta actuación deshumanizada, Ángela, nació, después de una cesárea de urgencia, a última hora, cuando nada se podía hacer ya por la pequeña.
Podría dar muchos más detalles, me sé su historia de memoria. He leído su blog, que descubrí por casualidad, estando yo, en pleno proceso de mi In Vitro. Ya que, Ángela, venía después de varios tratamientos In Vitro. Es la única princesa que quiso quedarse en el útero de mamá. Y por unos desalmados, no pudo llegar a disfrutar del amor que su madre y padre le tenían preparado. Aunque me consta que la ama más que así misma, aunque no haya podido disfrutarla.
Para los que queráis conocer su historia más de cerca "In Vitro, aprendiendo a vivir: Para Ángela" es el título del blog que aún hoy escribe María del Mar. Para que la historia de su princesa no quede en el olvido, y por lo menos, se haga justicia.
Mar, si escribo esta entrada hoy y no mañana, es, porque considero que mañana, es tu día y su día. Es su aniversario. Y debe ser vuestro y de nadie más. Pero sí he querido, volver a hablar de vuestra historia en mi blog, porque creo necesario que la gente, entienda, conozca y sepa acerca de ella. Y que de una vez, se haga justicia. El que no tenga vocación de médico, que se dedique a notario, o a lo que quiera, pero no a ejercer una profesión, que puede curar y puede dar vida, pero también la puede arrebatar si no se lleva a cabo con responsabilidad.
Con tu permiso, siempre, voy a dedicar a tu pequeña por su aniversario, un precioso poema de Antonio Machado que leí siendo muy niña y me encantó:
Era un niño que soñaba
un caballo de cartón.
Abrió los ojos el niño
y el caballito no vio.

Con un caballito blanco
el niño volvió a soñar;
y por la crin lo cogía...
¡Ahora no te escaparás!

Apenas lo hubo cogido,
el niño se despertó.
Tenía el puño cerrado.
¡El caballito voló!

Quedóse el niño muy serio
pensando que no es verdad
un caballito soñado.
Y ya no volvió a soñar.

Pero el niño se hizo mozo
y el mozo tuvo un amor,
y a su amada le decía:
¿Tú eres de verdad o no?

Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba: Todo es soñar,
y el caballito soñado
y el caballo de verdad.

Y cuando le vino la muerte,
el viejo a su corazón
preguntaba: ¿Tú eres sueño?
¡Quién sabe si despertó!
(Antonio Machado)

A la pequeña Ángela

Comentarios

  1. Una entrada preciosa y un poema precioso. No tengo más que añadir. En casos como este, cualquier palabra se queda corta.
    Un abrazo especialmente fuerte el de hoy para María del Mar, a la que sigo y admiro.
    Y un abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trax a ti también, gracias. Por estar ahí. Por contarnos todo tan bien. Por ser fuerte y con tu fortaleza, aunque no lo sepas, levantarme a mi cuando me caigo. Eres una fuente de inspiración en mi vida diaria al igual que María del Mar. No quiero vivir quejándome, quiero salir adelante y poder con todo. Como vosotras lo hacéis.
      Un abrazo enorme mi niña.

      Eliminar
  2. Mi querida Ana Cristina, que curioso, te llamas como mi psicóloga, no tengo palabras, sólo emoción, alegría y orgullo de ver esta preciosa entrada en tu blog, dedicado a mi hija, a mi pequeña, a mi Ángela. Si te diera las gracias me quedaría corta, por eso, si de alguna forma, a través de estas líneas, a través del ciber-espacio puede llegarte mi más grande y emocionado abrazo y beso, ahí te lo hago llegar.
    Gracias, gracias, gracias, gracias. Por la entrada, por el cariño, por el homenaje, por contar su historia, por compartirla a través de tu blog, por la comprensión, por el bonito regalo. Gracias por la maravilla del poema, que es una auténtica preciosidad. Gracias por estar ahí.
    Un fuerte beso con todo mi cariño.

    Otro también muy fuerte para Trax.

    Sois muy grandes, sois muy fuertes, sois muy valientes, y conseguireís vuestro sueño. Como dice el poema: soñar, soñar, que no os lo quite nadie.
    Yo también aprendo de vosotras.

    ResponderEliminar
  3. Me emocionan tus palabras, no sabes cuanto. Pero no, por favor, las gracias no me las des. Ojalá, no tuviera que escribir esto, ojalá nos hubiéramos conocido en otras circunstancias, y el escrito hubiera sido por su precioso cumpleaños. No me agradezcas nada cielo mío. Si lo hago es porque me nace. Y aún así es tan poco. Que poco podemos hacer ante una injusticia tan grande. Lo poco que pueda, mi pequeño, mi ínfimo granito de arena, ahí está, cuenta con él. Ahora y siempre. Valientes somos todas. O te parece poco tu valentía amiga. Eres muy grande, siempre te lo digo. Conozco a tanta gente que se queja de vicio, sin motivos reales. Y tú, tú encima has aprendido de todo esto, te has levantado y además nos das lecciones de vida a cada paso.
    Recibo ese beso y os envío uno enorme el más grande que podáis abarcar a los dos, en este día, especial. Quizá especialmente duro, pero especial al fin y al cabo.
    A vosotros y a la pequeña Ángela que siempre estará en nuestros corazones el mayor de los homenajes.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana Cristina, he llegado a tu blog desde el de María del Mar y me quedo por aquí.

    Hoy es un día muy triste, pero el poema que has puesto es precioso. Un abrazo fuerte, y otro muy fuerte también para Mar y Juan Carlos en un día como hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Netzi. Muchas gracias por leerme. Como bien dices, un día triste, y mucho. Y como ya le he dicho a ellos, ojalá no nos hubiéramos conocido en estas circunstancias. Y ojalá algún día pueda dedicarles una entrada preciosa, hablando de algún milagro. Yo, no pierdo las esperanzas. Se merecen todo.
      Un abrazo enorme Netzi y bienvenida

      Eliminar
  5. Hola Ana, qué entrada más bonita y reivindicativa.
    No hay derecho a lo que les hicieron a Ángela, Mari y Juan Carlos.
    Es lo que pasa cuando estudias algo porque se cobra bien y no por vocación.
    Mi padre también murió por una negligencia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias corazón. Desde luego que no hay derecho a que te hagan algo así. Ponemos nuestras vidas en sus manos y parecen no darse cuenta. Para ellos será un trabajo, para nosotros es nuestra vida y no tenemos dos.
      Lamento muchísimo lo de tu padre. Imagino la impotencia y rabia que debiste sentir. Yo, no he llegado a perder a nadie, por este motivo, y Dios quiera que no tenga que vivirlo nunca. Pero sí he padecido algún trato vejatorio por parte de algún "profesional" de la medicina hacia algún familiar, así como también he dado con gente maravillosa en este mundo. Que le vamos a hacer. Solo volver a reivindicar que este tipo de profesiones se ejerzan por amor y vocación y si no, que se dediquen a otra cosa menos "vital"
      Besos y gracias por tu comentario

      Eliminar
  6. He llegado aquí por el blog de Mª Mar y me han encantado tus palabras, no lo has podido decir mejor y con mas sentimiento. El poema precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Virtudes, muchas gracias por tu comentario cielo. La pequeña Ángela, no se merece menos. Pero me hubiese encantado escribir otra entrada más alegre para felicitarla su cumpleaños, por desgracia la vida, no es justa. Me alegro que te guste el poema de Machado, yo lo leí siendo una niña, y me encantó, por eso me pareció apropiado regalárselo a Ángela.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Mucho sentimiento en esta entrada.. la verdad es que despues de leerla quedas con lagrimas en los ojos.. estas cosas no deberian pasar...
    Lo siento por sus padres que tan ilusionados la esperaban, y por esa niña que no pudo tener la vida que era para ella..
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible tener que escribir acerca de estas cosas, que no deberían pasar. La verdad es que yo pienso mucho en ellos, en los papás de este ángel que no puedo llegar a disfrutar de la vida por culpa de gente deshumanizada y nada profesional. Espero que la vida les compense de alguna manera por esta pérdida.
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO