COSAS DE PUEBLO

Mis abuelos eran de Puertollano, mis padres, mis tíos...menos la última generación, mis primos(maternos), mi hermano y yo que nacimos en Valencia, el resto son todos Manchegos. Por lo tanto, no soy o no me considero de pueblo, (que tampoco pasaría nada) pero lo he vivido bastante de cerca, puesto que, cuando éramos pequeños y adolescentes, íbamos a Puertollano casi todos los veranos. Aún me queda mucha gente por allí, aunque desde que murió mi abuela paterna hace mucho que no vamos.
Cuando llegábamos, yo me sentía un poco, como si hubiera retrocedido en el tiempo. Allí todo iba a un ritmo más lento que en la ciudad. Por ejemplo, aún recuerdo que cuando era pequeña, por allí aún pasaba el lechero todas las mañanas por las casas, y aquí en Valencia eso yo no lo vivía. Para mi era una cruz, porque la leche era tan pura, que venía con mucha nata, y ya la teníamos liada, porque yo odiaba la nata en la leche.
Luego mi abuela (hablo de mi abuela paterna que es la que vivía allí, ya que mi familia materna es la que emigró a Valencia), mi abuela no tenía lavadora. Es curioso, porque en aquellos años, los ochenta y tantos, ya había lavadoras en casi cualquier casa pero mi abuela no tenía y le tocaba a mi madre lavar la ropa en un curioso artefacto de madera puesto en la bañera. Mis tíos tampoco tenían coche, de hecho en aquella época, aún mucha gente de allí no lo tenía. Si bien es cierto que Puertollano, no es Valencia, tampoco es pequeño. Vamos había y hay líneas de autobús. Y desde hace unos años, hay hasta estación de Ave. Por supuesto la finca de mi abuela, la de mi tío y muchas más, no tenían ascensor. Y luego ese olor característico de la finca de mi abuela, no se me olvidará nunca.
Las expresiones de las señoras de pueblo, como la de verte y soltarte: "Uy hijo mio que hermoso estás" o que gordo, que venía a ser lo mismo, pero para ellos era un piropo. O "madre mía, los de ciudad que señoritos sois". Y una cosa que nunca llegué a entender, te hacían volver con el coche cargado hasta los topes de cosas como: aceite, porque el aceite del pueblo era lo mejor y en la ciudad no sabíamos ni lo que tomábamos. Embutidos, carnes, quesos, vino, pimientos, berenjenas.....todo esto por lo mismo que el aceite, como los del pueblo, ningunos. Y en nuestro caso roscos. Unos roscos caseros que nos hacía la tita Pepa (hermana de mi abuela materna), desde luego en ese caso era cierto, como esos roscos no he comido otros. Vamos que volvías en el coche oliendo a buffet libre, porque esa cantidad de comida en el maletero, no era ni medio normal.
Y el "amooooosssss" que expresión tan de allí . O el "veros, veros ya" en lugar de "iros ya".
Recuerdo que un año tendría yo más o menos 17, inauguraron el primer Telepizza allí, y la que se montó fue bestial. Claro tu ibas hinchado de ver telepizzas en cada esquina y flipabas.
La verdad es que guardo muy buenos recuerdos de aquellas vacaciones, aquellas rutas por todos lo bares del pueblo con mis tíos y mis primos, a la hora del aperitivo y a la hora de la cena. Y el domingo todo el mundo de punta en blanco al paseo de San Gregorio ( y si tienes huevos ves en chándal, que eras la comidilla de todo el pueblo). La fuente agria, la chimenea cuadrá, el monumento al Minero....
Y al final del viaje siempre se repetía la misma escena , mi tío y mi padre dándose un abrazo delante de nuestro coche y mi tío haciendo como que no lloraba. Y siempre nos despedían con la misma: Buen viaje y llamar cuando lleguéis (que en aquella época aún no habían móviles) y seguían agitando la mano hasta que nos perdían de vista.

Comentarios

  1. Ains, qué recuerdos!!
    Yo también pasaba los veranos en el pueblo de mi padre, mientras vivía mi abuela. Aquello era otro mundo. Mi madre, lavaba en una charca!! con la tablita esa de madera!
    Y sí, volvíamos con el coche cargado de cosas y mi padre haciendo que no lloraba.
    Pero lo que más se me ha quedado es ese olor, olor a pueblo, a aire limpio, me encanta!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Es que es un ambiente muy distinto al de la ciudad y además no hay tanto estrés. Y eso que Valencia no es Madrid ni Barcelona, también es una ciudad bastante tranquila y pequeña. Pero aún así, el cambio de aires era estupendo.

      Eliminar
  2. Aunque hubo una temporada que viví por la zona de Valencia, yo soy de pueblo, sin más (y a mucha honra, jeje) y corroboro que los productos del pueblo, más naturales que los de la ciudad, son los mejores. Andaaaaaa lo bueno que es el aceite del campo (huerta o monte) de uno... Dónde vas a comparar! :)

    Pero en mi pueblo no hay Telepizza, ni Burger King, ni nada similar. Tu pueblo ya no es muy pueblo, eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego sí, la vida y los productos de pueblo son más sanos, y te recuerdo que aunque soy Valenciana de la city, yo ahora también vivo en un pueblo, y tan feliz. Y sí mi pueblo Puertollano, no es nada pueblo ya, tienen hasta Carrefour...a mi no me gustó la última vez que fui, han perdido la esencia "pueblo". Aunque me alegro por ellos porque tienen más cosas y más salidas laborales, claro está.

      Eliminar
  3. Por cierto, es verdad! Ojo cómo vas vestida los domingos. Yo en casa de mi abuela cuando iba a comer los domingos, iba arreglada y algo maquillada (y lo sigo haciendo). Pero por alguna extraña razón, no importa el peinado que lleve, nunca le gusta. Cosas de abuelas! Jajaja.

    ResponderEliminar
  4. y pronto tendremos un ecler ke somos pueblo pero denominados ciudad primita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, lo sé. De hecho cuando llegas, por lo menos hace unos años, el cartel rezaba: Bienvenido a la ciudad de Puertollano. Eso lo sabe poca gente pero así es. Y yo me alegro que avance, para la gente joven sobretodo es necesario. Pero me apena porque pierde un poco la esencia de cuando yo iba de pequeña. Para mi que iba de ciudad, era muy bonito el cambio de ambiente primo. Muacks guapo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO