VER EL VASO MEDIO LLENO

Hay dos maneras de tomarse la vida: a sorbitos, poco a poco y saboreando cada trago o toda de golpe y sin respirar. Y también hay dos formas de vivirla: viendo siempre el vaso medio lleno o verlo medio vacío y desesperarte. Yo, por mi parte, soy de las que prefiere ir tomando poco a poco sorbitos de la vida, sin atragantarme y ver el lado positivo de las cosas.
Por ejemplo, no tengo trabajo, eso es así. Yo podría desesperarme todos los días mirando los anuncios que salen, que son de risa y viendo que no me llaman de ningún sitio, casi ni para entrevistas y que no termina de salirme nada. O, como estoy haciendo, aprovecharme de esta situación de tiempo libre para estudiar la carrera que siempre quise hacer.
Está claro que hay situaciones muy duras en las que uno no termina de ver la salida clara y ahí es más difícil ver las cosas desde un punto de vista positivo. Aún así, si buscas, seguro que algo, aunque sea ligeramente positivo, encuentras.  Y si no es así, es porque debes hacer algo para cambiar las cosas. Una cosa está clara, sentándote a lamentarte, no vas a solucionar nada. Hay que echar narices a la vida, plantarle cara y si intenta reírse de ti, pensad que, el que ríe el último, ríe mejor. No puedes dejar, por muy negro que lo veas todo en un momento dado, que te venza el hastío. Cuando lo veas todo oscuro, concédete un segundo para caer, para llorar si quieres, para pensar que no hay derecho, que no es justo...Pero solo un segundo. Luego levanta la cara, convierte esa frustración en reto y convéncete a ti mismo que ya has caído y ahora toca levantarse con más ganas que nunca. Y si no encuentras tú solo la solución a, lo que sea, busca ayuda. Seguro que tienes a alguien dispuesto a echarte una mano. Lo importante es salir adelante y para eso, lo mejor, es ver siempre el vaso medio lleno.

Comentarios

  1. Yo suelo ser positiva, por norma general. Cuando me despidieron del taller me sentí liberada, porque ese trabajo, aunque me gustaba, me ataba mucho al pueblo. Estuve 6 meses en el paro, y encontré trabajo... en el pueblo. Otra vez atada, aunque sólo media jornada. Así que aproveche la oportunidad para estudiar lo que hacía tiempo me rondaba la mente y anteriormente no podía: Chino en la Escuela Oficial. :) Mi vida a partir de ahí ya la conoces.

    En cuanto a cómo ver el vaso. Es muy sencillo. Te cuento la teoría que tenemos mi hermana y yo. Si lo estás llenando, está medio lleno; si lo estás vaciando (estás bebiendo), está medio vacío. ;)

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la teoría, me la apunto. Un besazo mi niña

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO