COMO HEMOS CAMBIADO

Hoy, víspera del día de reyes, me he puesto melancólica. Me ha dado por recordar mis días de reyes de cuando era niña. Recuerdo muy bien, la emoción de ir a la cabalgata, que me llevaban mis padres casi todos los años. Me llenaba los bolsillos de los caramelos que recogía, que eran muchos, más de los que luego podía comer. Disfrutaba de cada carroza, de cada personaje que desfilaba, de los olores de las calles, a castañas asadas, a perfumerías abarrotadas de gente... Me encantaba ir al centro con mis padres esa tarde.
Y luego llegaba a casa y cada año quería acostarme antes, para que pasara la noche lo más rápido posible y que llegara el día tan esperado. Y por la noche no podía apenas dormir, soñaba sin parar y todo de los nervios que llevaba. Al día siguiente nos despertaba mi padre, bastante pronto y uff es recordar ese momento y aún lo siento como si fuera ayer. Con los ojos aún pegados, salíamos al comedor a ver que había debajo del árbol. Y solía haber bastantes paquetes. Siempre tenía debajo la muñeca del momento, me acuerdo de la "minena" la "cabbage Patch Kids", el "Rn", y los distintos nenucos.....en fin, y luego paquetitos más pequeños, chuches....que ilusión. Más tarde a casa de mis iaios, que por allí también pasaban los reyes. Cada año el mismo recorrido, las mismas ilusiones...
Ahora ya no es lo mismo. Yo creo que, aunque los niños de hoy en día, esperan con ilusión el día de reyes, ya no es igual. Para empezar, antes, la mayoría de nosotros, solo esperábamos la llegada de los reyes; ahora los niños reciben primero a Papá Noel , que ya los deja surtiditos. Además, en aquellos tiempos, los papás y como mucho los iaios eran los que te dejaban regalitos en el árbol. Ahora todos los tíos, primos, abuelos, papás y hasta el apuntador te va dejando regalos. Al final tienen tantos, que yo he llegado a ver a mis sobrinos abriendo paquetes sin ton ni son, es decir: venga uno abierto, a por otro...sin pararse a mirarlos casi. Que pena!
Además cuando nosotros éramos pequeños, solo recibías regalos en reyes y en tu cumple, con suerte. Ahora....por cada tontería les hacemos algún detalle. Que si, te has portado bien, toma regalito, que si es viernes toma regalito, que si te ha caído un diente...no veas como viene ahora el ratoncito pérez....Pues eso, demasiado materialistas los estamos haciendo, en un mundo cada vez más materialista de por sí. Recuerdo los "regalos siempre esperados nunca recibidos", esos que te dejaban un poco chafado porque los esperabas pero, por una cosa u otra, nunca llegaban. Yo recuerdo el "Quién es quién" que nunca me trajeron. Esas cosas, esos pequeños detalles, te van enseñando lo que es la frustración, cosa que los niños también necesitan aprender. Ahora los protegemos demasiado, como si fueran de cristal. Ay no, que no se traumatice, que tenga todo lo que quiera, que no le insulten en el cole, que no le pase nada....Por el amor de Dios,  yo me pregunto si mi vida hubiera sido la misma, sin mis pequeñas frustraciones infantiles, sin aquellos matones del cole, que te hacían aprender a defenderte por ti misma y sin aquellas peleas que hacían que aprendieras a luchar por la vida, porque la vida hay que lucharla, no siempre vas a tener a alguien que te saque las castañas del fuego.
Yo, desde luego, creo que los de mi generación, año arriba año abajo, es decir, los de finales de los 60, los de los 70  y principios de los 80, hemos tenido una infancia más natural, no tan sobre protegida y quizás, hasta más feliz, pues, aunque no teníamos internet, ni tablets, ni asientos de seguridad en el coche, tuvimos ilusión por las pequeñas cosas y eso a día de hoy, mucho me temo, se lo están perdiendo.
Así pues, a todos los que, como yo, crecisteis con los dibujos solo los sábados y domingos por la tarde, y no con el Clan TV a todas horas. Ibais en un 850 con tus padres, tu hermano, tus abuelos y sin asiento infantil. Y el juguete más tecnológico que tenías eran los walkie talkie para hablar con tu hermano de habitación a habitación (aquello fue la antesala del whatssap, sin duda), a todos vosotros chicos y chicas FELIZ NOCHE DE REYES.

Comentarios

  1. Me encanta esta entrada. Estoy de acuerdo contigo: los reyes magos de antes no eran, ni de lejos, como los de ahora. Los de nuestra época eran mil veces mejores!

    Mis reyes eran así: El día 5, como estábamos casi todas las navidades en casa de mis abuelos, íbamos a ver la cabalgata del pueblo, al salón a ver cómo muchos niños recibían su primer regalo de mano de los Reyes Magos en persona, y después a hacer la ronda: casa de los abuelos, casa de los tíos (donde cada año a mi tía le dejaban un par de "alpargatas", y lo que ella se emocionaba cuando las veía), casa de otros tíos... Por la mañana el día 6 nos recogían mis padres e íbamos a casa, donde nos esperaba el resto de regalos.

    Tampoco creas que eran muchos paquetitos, no. Uno, o dos como máximo en cada casa. Y nunca, nunca, nos traían lo que pedíamos. Pero éramos felices así.

    Dos regalos que recuerdo con mucho cariño son un Nenuco en casa de mis abuelos (el único regalo famoso anunciado en televisión que me trajeron los reyes) y un tron de los deseos con una piedra preciosa (obviamente de plástico) como ombligo. Un año me trajeron también un monopoly, y no sabes cómo disfrutamos en clase con todos los billetitos, jugando al show de Joan Monleón (a guanyar diners... On estàn? On estàn?) y sus famosas vidriolas...

    Aaaaay, la infancia de antes no era como ahora... Era mejor!

    Este año, a pesar de la crisis, mi hermana y yo nos hemos pasado un poco, bastante, con los regalos, y de nuestra parte van a haber muchos paquetitos para cada uno... Esperemos acertar con alguno de entre todos. :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Vir, que lo hayas compartido con nosotros en mi blog. Que bonito que tengamos esos recuerdos, verdad. Eso queda para siempre, el recuerdo. Y que recuerdo me has traído tú, del Show de Joan Monleon, me encantaba, jeje.
    Un besazo y que los reyes sean muy buenos contigo este año y siempre, te lo mereces guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO