HE MANDADO AL PARO A LOS REYES MAGOS

Desde mi primer año de vida, siempre he tenido el día de reyes al levantarme por la mañana un regalito o varios en el árbol. Todos los años he abierto regalos el día 6, pues, cuando me casé, mi amore y yo, seguimos con la tradición.
Este año no será así, por primera vez en mi vida, el día 6 cuando nos levantemos, no habrá nada debajo del árbol, de hecho no habrá ni árbol. Sí, este año, ni árbol, ni adornos, ni turrón, pisarán mi casa. Simplemente, no abriré las puertas de mi casa al dichoso espíritu navideño, hemos decidido dejarlo pasar de largo, acudiremos a las obligatorias cenas y comidas familiares y ya está.
La navidad....alguien recuerda que se celebra exactamente estos días??? Yo creo que no. Sabéis una cosa que siempre me ha causado curiosidad y me hace gracia, la gente que se dice no ser creyente, o se ríe de los que todavía decimos creer en Dios, y se hacen llamar ATEOS, y se lo hacen llamar así, en mayúsculas, pero eso sí, luego van y celebran la nochebuena, la navidad, y no me extrañaría que hasta fueran a la misa del gallo. Estos son los mismos, que luego mandan a sus hijos a tomar la primera comunión...yo alucino. Otro día trataremos el tema de las dobles morales, que tenemos muchas en este santo país. Hoy no, hoy vengo a contaros, porque hemos decidido dar pasaporte a estas fiestas tan entrañables.
No es ningún secreto, que este, el 2012, no ha sido mi mejor año, y bueno, creo que el de mucha más gente tampoco. Solo hay que ver las noticias, para darse cuenta. Cuanta gente este año, no tendrá como mayor preocupación, que pone en la mesa para nochebuena, sino, si tendrá mesa o casa para el año que viene o incluso, para este mismo. Y es que si este año se ha caracterizado por algo, ha sido por multiplicar por mil, las personas que se han quedado literalmente en la calle. Así que, la verdad, no me apetece  ponerme a colocar un árbol con bolitas de color, inflarnos de turrón y poner cara de gilipollas con una sonrisa que no me sale, solo porque es navidad y hay que dejarse llevar por el espíritu de estos días. No me apetece gastarme un dinero que no tengo en comprar mil regalos, solo porque sí, porque es navidad y hay que gastar. Y puede que penséis, "no te puedes dejar llevar por las desgracias ajenas". Seguro que no??? Seguro que no deberíamos todos practicar un poquito más la empatía??? Pensadlo un poco, si todos fuéramos un poquito más empáticos quizá el mundo no estaría como está. Tal vez, si los directores de banco que han engañado a la gente, hubieran sentido esa empatía, no hubieran vendido los dichosos preferentes, aún sabiendo que podían arruinarles la vida. Así pues, yo, particularmente, si voy a seguir practicando mi empatía natural  y así, este año, pensando un poquito más en los demás y en lo mal que lo está pasando mucha gente a  mi alrededor, voy a dejar escapar esa alegría impuesta en estos días.
Tampoco voy a comerme las uvas (y porque, cada vez que se lo comento a alguien pone la misma cara que si le hubiera dicho que en febrero viajo a Júpiter). No, no pienso comerme las uvas. Y por qué??? Bueno es sencillo, he decidido, que, a partir de ahora, voy a borrar de mi vida, todo lo inocuo, es decir, todo lo que no sirve para nada, aquello que me hace perder tiempo inútilmente, como, por ejemplo, las supersticiones. Vamos a ver, si nunca he creído en los horóscopos o en los martes y 13, porque voy a creer que si me como 12 uvas el día 31 y consigo hacerlo sin atragantarme, además de beberme el cava sin tragarme un anillo que hay que meter dentro de la copa y todo esto hacerlo, a la pata coja, para entrar en el año con el pie derecho, voy a tener un año nuevo cojonudo. Os aseguro que si el año pasado alguien me hubiera dicho que este año me iba a ir como me ha ido, hubiera tirado las uvas por el balcón y hubiera entrado en el 2012 haciendo el pino. No, este año me niego y dedicaré mi tiempo a cosas más provechosas. Además que alboroto se monta con el año nuevo, pero que año nuevo ni que ocho cuartos, de verdad alguien piensa que el día 1, por el simple hecho de cambiar el último dígito en el calendario le va a cambiar la vida??? Porque lamento deciros, si sois de esos, que el día 1, tendrás que seguir con tu vida de siempre, la misma que tenías el 31, solo que con resaca.
Y, no me malinterpretéis, no es que venga yo aquí a hundiros la moral, ni mucho menos, y por favor, que nadie piense que me estoy lamentando o que soy una persona negativa. Todo lo contrario, me doy cuenta de la suerte que tengo, que es mucha, por todo lo que soy y lo que me regala la vida a diario. Tengo mucho por lo que ser feliz, muchísimo. Y eso es lo que voy a practicar este año, ser feliz, con lo que tengo y día a día, sin esperar. Sin esperar a cosas que puede que lleguen o puede que no, feliz en el momento presente, porque si no....si siempre estás esperando algo...puede que entonces desesperes esperando a ser feliz. Por eso no quiero que en estos días seáis felices solo porque os lo impongan las fechas y el día 25 tengáis casi la obligación de tratar bien a todo el mundo porque es navidad. No. Haced lo que os plazca y lo que os venga en gana. Si tenéis ganas de sonreír, pues hacedlo, pero porque os apetece, no porque sea navidad. Y si tenéis ganas de comeros las uvas, hacedlo, pero porque os gusten, o porque os queráis probar a ver si sois capaces de hacerlo cada vez más rápido, no porque penséis que ello os llevará a ser más felices. Nosotros por nuestra parte, este año, hemos mandado a los reyes magos a la cola del paro y mucho me temo que no hemos sido los únicos. Así que si pasáis por una oficina del Inem y veis un negro que no esté vendiendo DVDs piratas, tratarlo bien, quien sabe, podría ser Baltasar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO