EL PODER DE LA INVISIBILIDAD

Yo, no lo sabía, pero resulta que soy invisible. Por lo menos a ratos. Os lo juro, no lo sabía, pero me han ido ocurriendo cosas, que me han hecho darme cuenta que así es. Parece ser, que hay ciertos momentos, en que logro volverme invisible. Ahora estoy investigando en que ocasiones sucede este hecho.
La primera vez que me ocurrió fue en El Corte Inglés. Mi amore y yo estábamos allí a llevar una cafetera de estas modernas que le regalamos a mi mami, y se le había estropeado, y la llevábamos a ver si nos la mandaban a arreglar. Pues allí estábamos mi amore y yo, con la cafetera encima, y venga a pasar y pasar dependientes por delante justito de nosotros...y nada. Ahí fue cuando lo descubrimos, tenemos el poder de no ser vistos, además lo tenemos los dos. Por delante mismo, ehhh, algunos incluso nos rozaban, pero nada. Lo mejor de la situación, fue, que, justo enfrente, teníamos a un señor, tenía pinta de encargado, o jefe de sección, ahí, delante delante nuestro, y él a la suya, y cuando mi amore decidió salir de su invisibilidad e ir a preguntarle si podía atendernos, este le contestó tan tranquilo: "Buenas tardes, dígame usted" osea que ya es oficial, no nos había visto: ERAMOS INVISIBLES. Además está claro que lo éramos, porque a nuestro lado, llegaba gente, que había llegado mucho después, pero que iban a hacer compras, y a estos, si los veían. Lo dicho INVISIBLES DEL TODO.
Y el sábado por la noche, volvió a pasarme. Estaba yo en un hospital, acompañando a otra persona, concretamente en urgencias (otro día os cuento lo "bien" que te tratan en el Hospital General en Urgencias que da para un post enterito dedicado a ello) y la persona a la que acompañaba estaba bastante fastidiada. Hacía ya una hora, más menos, que nos habían dicho que vendría a ponerle algo para el dolor y nada. Así que, decidí salir al pasillo, a ver si veía a alguien para pedirle que por favor hicieran algo o por lo menos preguntar que pasaba. Entonces después de un rato sin ver a nadie....tic tac tic tac tic tac, hospital vacío (menos mal que son "urgencias") veo a un par de enfermeras y tantatachán vuelve a pasar SOY INVISIBLE. Por mi ladito justo que pasaron, y nada, no me vieron. Y ahí estuve yo parada un momento de pie, a ver si me veían, y nada, no me veían. Así que tuve que salir de mi invisibilidad para que me "atendieran" o algo parecido.
Y ayer fue mi última experiencia como "la mujer sin sombra", iba camino del metro, y me crucé, pero justo cara a cara, con mi vecina del ático (la "simpática" del edificio) y yo, iba a saludarle, lógicamente, pero me di cuenta que no me miraba, y pensé, "ya está, me ha vuelto a pasar"  me he vuelto invisible.
Así que, no sé que pasa, o bien mi dieta está haciendo estragos y ya no se me ve. O bien como siempre me han dicho que soy una persona transparente, estoy empezando a serlo del todo. O definitivamente como yo creo tengo EL PODER DE LA INVISIBILIDAD.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

CONFESIONES DE...LA LÓPEZ

CONFESIONES: ESTRENAMOS SECCIÓN // QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG