ANALIZANDO LOS DIBUJOS: ESTA VEZ, LOS NUESTROS

Lo prometido es deuda, así que, después de crear una entrada hablando de los dibujos que ven los peques de hoy, comenté con algunos de vosotros, la posibilidad de crear otra, esta vez, hablando de los dibujos de cuando nosotros éramos pequeños, y aquí está.
Tengo muchísimos recuerdos de los dibujos de mi infancia, pero como es imposible meterlos a todos, haré un ranking de los que más me han marcado.
Y como no podía ser de otra manera, empiezo por BARRIO SÉSAMO, en este caso, el de Espinete, que era el de mi época. Espinete, un erizo rosa, del tamaño de Falete, que pasaba el día en pelotas, pero dormía con camisón y gorro, quién sabe por qué. Vivía en una especie de caseta verde, que le hicieron en un rincón, pobre Espinete, menuda casucha, aunque él parecía feliz. La verdad es que desde que se acabó la serie, no hemos vuelto a saber de él, aunque yo juraría haber visto su caseta en algún programa de Callejeros, debajo de un puente. Luego tenían a Don Pinpón, que nunca supimos que era. Un ser humano, no, desde luego. Pero si era un bicho, ¿qué clase de bicho era?. Alguna vez he oído que podía ser un hurón, yo, la verdad, nunca he visto un hurón de cerca, así que no sé que cara tienen; pero vamos, si ya era raro que tuvieran un Erizo gigante, tener un hurón vestido con un mono azul y un sombrero de paja, te da una idea del tipo del barrio que era, es que ni el de las 3000 viviendas.... Además de los "raritos" estaban el panadero (ese sí que era rarito), un matrimonio con dos nanos, un vejete dueño de un kiosko, y mi tocaya Ana. Ahora desde la distancia que marca la edad, echo la vista atrás, y pienso, Chema, el panadero, ese tío iba colocado de algo, fijo, y no de harina, precisamente. A ver, siempre contento, siempre con ganas de gastar bromas, siempre con cara de alucine...Pero es que Ana, tres cuartos de lo mismo, siempre con ganas de jugar con todos los niños del barrio, siempre con cara de alegría, que pasa, ¿no tenía síndrome premenstrual? Todos siempre felices, sin problemas, sin "crisis". Imagino que ninguno de ellos tendría sus ahorros en Bankia. Vamos que era un barrio un poco raro. Aunque pensándolo bien, si te pasas ahora por Benicalap, el barrio en el que yo me crié, no hay Erizos ni hurones, ni panaderos que dan yuyu, pero si hay especímenes sin catalogar, os lo aseguro.
Dejando a un lado al barrio del reportero más dicharachero, (ahora no tenemos a Gustavo, pero tenemos a Jorge Javier Vázquez), seguimos con otra serie que marcó mi niñez: CANDY CANDY.
Dios mío, que ploreras agarraba yo con esta niña; para los que no lo vieráis, seáis demasiado jóvenes, o básicamente hombres, esta serie narraba la vida de una niña huérfana, (bueno al principio eran dos, Candy y Annie, pero a la segunda la adoptó una familia de ricos y le dió la patada a Candy), que es adoptada por una familia de snobs, que básicamente solo la quiere para hacer las tareas de casa, y servir a los dos hijos carnales, que se pasaban la vida mortificándola. A parte de eso, la niña, va creciendo y se hace una adolescente, llorona como ella sola, se enamora de otro rico, que termina palmando, y total que la pobre Candy, se pasa la serie moqueando y haciendo moquear a las que la veíamos. La de diazepan que debió tomar esta chica, creo que fue la primera vez que supe lo que era la depresión.
Hablando de depresión no podemos dejar de nombrar a la inigualable HEIDI, otra llorona, aunque no tanto. Esta pequeña suiza, también huérfana (que manían tienen los japoneses de cargarse a los padres de las criaturas), que la llevan a vivir con el abuelo (que da más miedo que Rajoy con una tijera en la mano), y con un perrazo que se llama Niebla y se pasa el día durmiendo. Luego la misma que la destina a ese futuro incierto, se arrepiente, y se la lleva a Frankfurt (tierra de las salchichas y no del pepino Español) a que cuide de una pobre niña rica (pero que no tenía para ropa, puesto que siempre llevaba el  mismo vestido) en silla de ruedas, y a aguantar a la Srta. Rotetmeier (en la que se basaron en el PP a la hora de crear a Esperanza Aguirre). El caso es que la pobre niña, tiene que aguantar las insolencias de la amargada institutriz, y se pasa la vida soñando con volver a las montañas, a jugar con Pedro, (el de las cabras, que creo que también se fumaba algo raro, su camello debía ser el cura del pueblo, que a mí nunca me dió buena espina). Al final a la niña, la devuelven a las montañas, y por arte de magia, o del queso que hacía el abuelo, Clara se cura y anda, de repente, anda. Para mí, que Pedro le echó un poco de lo suyo al queso. Además Pedro, todo el día solo, en el monte y con las cabras.....no comments.
En fin, hay tantas series de dibujos que dan que hablar, que haría un post de dos hojas, y no es plan, pero no puedo acabar sin hacer mención a, para mí, la serie de la que más horas y horas podríamos divagar, CAMPEONES.
Oliver, Benji, los magos del balón....Esa sí que fue una gran serie de dibujos. Esos partidos de cinco o seis días de duración, esos cinco capítulos que necesitaban para recorrer el campo de área en área; esas 17 horas de reloj con la pierna en alto para lanzar un penalty.... y luego, esos tiros, esas filigranas en el aire, LA CATAPULTA INFERNAL (no intentéis hacerla en casa), el TIRO CON EFECTO, y el mejor para mí, el de Mark Lenders (este era el malo, en teoría; es decir, Cristiano Ronaldo), EL TIRO DEL TIGRE. Vamos que, eso sí era fútbol de calidad y no la liga BBVA. No me comparéis un partido entre el New Team y el Tohu, con un triste Madrid-Barça, aquí no saltan en el aire, ni hacen chilenas ni nada...bah. Yo todavía me pregunto por qué no fichan a Oliver Aton para el Valencia CF.
Es más, hoy cierro esta entrada con dos preguntas que lanzo al aire:
1. Por qué no nos hacen un día la catapulta infernal Iniesta y Messi???
2. Por qué Soldado no es lo suficientemente bueno para la Roja???

Comentarios

  1. Jajajaja, Ana es buenisimo, yo todas las series de dibujos que has dicho las conozco y algunas por mis hermanos, jajaja. te puedo decir una cuantas mas si quieres, los caballeros del zodiaco,que eran la caña siempre poniendose y quitandose las armaduras para pelear,con respecto a lo de espinete tengo yo unpequeñito trauma que ya me trataras puesto que mi madre me disfrazo de pequeña de ese entrañable erizo,jajajaja, en definitiva me a encantado.

    Fanny (de chino)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo, te disfrazaron de Espinete, jajaja. Bueno en tu caso de Espineta, jajaja. Mare de deu, y aún hablas a tu madre??? Es broma, hija si te contara de lo que me han disfrazado a mí alguna vez...
      Me alegro que te hayas divertido un rato, y sí, desde luego hay muchísimas más series para analizar, porque desde luego los que las escriben, tela, esos si que están de psicólogo, jajaja. Un besazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Vaya tela Ana...
    Lo de Espinete y el camisón es una duda que no resolveremos en la vida, jajaja!!!
    Candy Candy no la llegué a ver, así que no puedo opinar.
    Heidi... Aaaaay! Mi abuela me ha contado que hubo una época que la retransmitían después de comer, y a eso de las 15:00 no se veía un alma por la calle porque TODO EL MUNDO estaba en casita, viendo Heidi. Jejeje.
    Y Campeones... (l) A mí me gustaba Benji. Joer justamente el que menos sale, porque tanto Oliver y Benji, y ahí salía más hasta el paquete de Bruce... XD Pero vaya que en los partidos importantes, un capítulo te servía para un chute nada más! Pues sí señor, se pasaron con la cámara lenta en esos momentos. ^^ Mira que no me gusta el fútbol, pero con esa serie disfrutaba lo que no está escrito. Y en contra de lo que todas dicen... Mark Lenders no era para tanto!! Jejeje.

    ResponderEliminar
  3. jajaja, sí, la serie Campeones, ha sido mítica, yo creo que todos o casi todos la hemos visto. A mí me gustaba Tom, el amigo de Oliver, que ese salía aún menos que Benji. En fin, con lo de Mark Lenders, es como lo de C. Ronaldo, a casi todos nos cae mal y los Madridistas ven en él a un Dios, hay opiniones para todos los gustos. Besos y oye quiero seguir leyendo tu blog, no solo otras cosas......que tb me gusta leer desde luego, jajaja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO