SINCERIDAD

Ayer volvió a pasarme algo que es muy habitual en esta vida de fantasmas, y no, no me refiero a fantasmas tipo casper, me estoy refiriendo a los fantasmas que cuentan fantasmadas. Yo me considero una persona sincera, no voy a decir lo de las mentiras piadosas, porque eso de "piadosas" me suena mal, yo sí que miento de vez en cuando, cuando la ocasión, no te permite decir la verdad, normalmente para no herir a alguien, hay verdades crueles que es mejor disfrazar de mentirijillas. Pero bueno, en resumen, soy bastante sincera, esto implica, que, si estoy en paro, como ahora, pues estoy en paro, y eso le digo a la gente que me encuentro por la calle y conozco, cuando me preguntan, y si no tengo mi economía en su momento más álgido, pues si lo tengo que reconocer, pues lo reconozco. Igualmente si algo me va bien, pues perfecto, también lo digo. Yo pensaba que esto era lo normal, decir la verdad, esto me va genial, esto ahora no va tan bien....pero no, parece ser que esto de la sinceridad, no está de moda. Ahora lo que se lleva es, mentir, presumir y agrandar lo que uno tiene, o no tiene.
Me explico, ayer iba yo camino de mi clase de Chino, en la Escuela Oficial de Idiomas, despues de tomarme un café con mis padres, en un bar muy cuco del barrio de ellos, estaba yo tan contenta, me había bajado a Valencia con mi marido, estaba con mis padres un ratito (hay que aprovechar los ratitos de estar con la familia), y ya a punto de pillar la Av. Burjassot, para ir a mis clases en las que he hecho colla, con gente muy guay, gracias a la cual me lo paso genial en las dos horas que dura la clase, Pues eso feliz y contenta, y ya sabéis lo que pasa, el viejo dicho de "hoy es un día perfecto, seguro que viene alguien y te lo jode", pues eso, de repente nos encontramos con una persona, (no voy a dar muchos datos de la persona), era una conocida de mis padres, que parece ser, es una de estas "fantasmillas" , a la que, no solo, no ve la crisis por ningún lado porque le sale trabajo a espuertas, sino que, no paran de llamar de todos lados para que trabaje con ellos. Esta chica encuentra trabajo en todos lados, Infojobs (página que yo tengo trilladísima y en la que  no me sale nada), Atento, incluso páginas del Inem (increíble), pero no solo es que encuentre, es que además a ella LA LLAMAN, es decir, no busca ella, la buscan a ella. Y además, le salen trabajos de estos megaguays, de trabajar cinco horas, y ganar casi 1000 euros. Claro yo a estas alturas de la conversación, ya flipaba, pensando, a ver, yo llevo meses (muchos) sin hacer ni una puta entrevista, y me muevo ehh, no creáis que no, mando currículums, estoy inscrita en doscientas mil plataformas por internet, pateo mi pueblo, y los alrededores y Valencia, currículums en mano...vamos que no es que esté quietecita en casa, esperando a que me llueva el trabajo del cielo. Pero algo debo estar haciendo mal, o eso pensé oyendo a esta chica. Luego ya, me entero, que la señorita está EN PARO, sí, resulta que, a pesar de las dos mil ofertas diarias que recibe, no le encaja ninguna, por horario, ups, que casualidad. Yo pensando, digo, no será más bien, que las ofertas merderas que recibes, son las mismas que recibo yo, para vender enciclopedias, ir a revisar el gas, a abueletes mayores y estafarles, porque, de esas ofertas, yo también he recibido unas cuantas, lo que pasa es que mi moral no me permite aceptarlas. De todas formas y por si acaso, nada más llegar a casa, le hice llegar un e mail con mi currículum a la afortunada en cuestión ya que tanta suerte tiene,  a ver si me pasa una poquita a mí.
Y lo peor es que esto que me pasó ayer, es solo un ejemplo de lo que me ha pasado muchas más veces. Encontrarme con gente con la que hace tiempo no hablo, y, joder, tooodo les va fenomenal. Tienen un super trabajo, una casa de ensueño, su marido o mujer parece sacado de la pasarela cibeles y los niños, ufff, angelitos guapísimos y que comen y duermen y encima presiento que llegarán a ser médicos o concursantes de pasapalabra, algo importante, seguro.
Yo por mi parte, voy a seguir siendo yo, y con mi verdad por delante, porque sí, porque soy así, porque tengo 34 años, y sigo buscando el trabajo de mi vida, pasando por mierdas de empleos con sueldos miserables; porque he vuelto a empezar otra carrera, será la segunda, porque con la primera conseguí poco; porque siempre pensé que a esta edad ya tendría hijos, y hoy por hoy aún no tengo ninguno, que le vamos a hacer; porque vivo en un piso de 92 metros, no es un palacio, pero para mí es el paraíso; porque mi marido y yo, no parecemos sacados de la portada de una revista, pero es el hombre más maravilloso del mundo para mí y yo lo soy para él; y porque esta es mi verdad, mi realidad y aún con todo y con ella SOY FELIZ Y SOY YO.

Comentarios

  1. Ufff como te entiendo, de esa gente hay muchísima. Todo es super mega chupi guay, pero sobre todo mejor que lo tuyo que es lo que más les importa. Un besito guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO